Cine SOCIEDAD

«Batman Vs Superman. El amanecer de la justicia». Sueños rotos

EBFNoticias/Manuel Díaz Noda/Adivinaquienvienealcine.- Al final, puestos a escoger bandos, parece que la disyuntiva no está entre Batman o Superman, sino entre quienes defienden la película y los que la abominan. Ahí nosotros, sintiéndolo mucho, nos adscribimos al segundo bando. Enfrentar en pantalla a los “Mejores del Mundo” era un sueño anhelado por muchos, más si tenemos en cuenta la excelsa tradición en papel que tienen estos dos personajes. El primer encuentro de los dos buques insignia de la editorial DC llegó al papel en 1952, cuando Superman llevaba ya catorce años sobrevolando Metropolis, mientras que Batman sólo uno menos ajustándose los leotardos y la capa.

En aquella historia, un tanto naif y acorde a los tiempos, los dos héroes enseguida hacían buenas migas y se convertían en fuertes aliados. Desde entonces, su relación siempre ha sido amistosa, aunque no han faltado los guionistas que le han sacado punta a las diferencias psicológicas de ambos personajes. Fue Frank Miller en 1986 con “El Regreso del Señor de la Noche” quien marcó un contexto menos cordial, escenificando una épica batalla entre el hombre de acero y el caballero oscuro a la luz de la farola que vio morir al matrimonio Wayne. Junto con otros guionistas, como Alan Moore o Grant Morrison, fue uno de los autores que abrió las puertas a una visión menos infantil y con más aristas del superhéroe (no sólo con Batman, previamente, Miller ya había avanzado en Marvel esa nueva línea de estudio con Daredevil).

Este acercamiento más maduro y psicoanalítico marcó una pauta y durante la década de los 90 fuimos testigos del auge de una serie de personajes moralmente cuestionables y con tendencia a la sociopatía. Años después escritores como Alan Moore se propusieron reconducir una situación que había afectado rotundamente al tono y la estética de los cómics, devolviendo a los héroes el valor aventurero y colorido de antaño. En los últimos años, el auge de los superhéroes en el cine se ha estado debatiendo también en esta doble vertiente. Frente a la línea más aventurera y ligera, marcada principalmente por Marvel, el Batman de Christopher Nolan abogaba por un tono oscuro, realista y más adulto.

Con su entrada en la franquicia, Zack Snyder ha querido apostar por esa misma línea oscurantista, aunque dejándose llevar por una puesta en escena más esteticista y cercana al lenguaje enfático del cómic. Los antecedentes de Snyder, con sus adaptaciones de “300”, “Watchmen” o “Sucker Punch” (aunque ésta no estuviera basada en un comic), dejaban claro que el bagaje cultural del cineasta derivaba más hacia esa vertiente de los 80 y los 90; sin embargo, entre las dos primeras y la tercera pudimos apreciar un importante cambio narrativo.

Si en las adaptaciones de las novelas gráficas de Frank Miller y Alan Moore podíamos apreciar un gusto por una narrativa pulcra y clara, para la historia de Babydoll (primera cinta en la que el cineasta contaba con un guion original y también la primera en la que ejercía como productor) desató un amor por el exceso, saturando la puesta en escena de una manera que sobrepasaba la capacidad de asimilación del espectador. Esa misma saturación fue la que se llevó las peores críticas de “El Hombre de Acero” y la que, en parte, ha sido la responsable de esa debacle que es “Batman V Superman. El Amanecer de la Justicia”.

Empecemos por el principio. Como punto de partida, la idea de la película es arriesgada, pero no carente de interés. El guion nos presenta tres líneas argumentales principales: La primera, general, con una reflexión sobre el valor de Superman en la sociedad; la segunda, más concreta, con el debate moral de Batman frente a Superman; y una tercera centrada en el plan maquiavélico de Lex Luthor.

Con estas ideas sobre la mesa, parecería que nos encontramos ante una película reflexiva, más interesada en establecer una confrontación intelectual entre las diferentes atalayas morales que representan cada uno de los tres personajes; sin embargo, tras un (innecesario) prólogo, donde se nos vuelve a contar los orígenes de Batman, y una introducción donde guionistas y director sitúan a Bruce Wayne en el contexto del clímax final de “El Hombre de Acero” (en nuestra opinión, la mejor secuencia de la película), la película se diluye por líneas argumentales confusas, incoherentes, que traicionan las características de los dos superhéroes y conducen, una vez más, a un clímax sobreexpositivo, recargado y antinarrativo.

Se enfatizan las aparatosas secuencias de acción, mientras que se racanea cualquier confrontación dialéctica entre los dos protagonistas, quedando como único momento en el que ambos establecen sus posiciones la exigua conversación entre Clark Kent y Bruce Wayne en su primer encuentro en la casa de Lex Luthor.

Como con sus guiones para la trilogía de “El Caballero Oscuro” de Christopher Nolan, Goyer se dedica a plagiar (perdón, homenajear) con descaro los comics, especialmente, combinando dos novelas gráficas de peso en la historia de ambos personajes como son  “El Regreso del Señor de la Noche” de Frank Miller (de donde coge elementos como el Batman maduro o la armadura con la que se enfrenta al Hombre de Acero) y “La Muerte de Superman” de Dan Jurgens (todo lo referente a la aparición de Doomsday).

Sin embargo, Goyer lo hace de manera torpe y caprichosa, malcosiendo tramas y guiños a los comics, dando por sentado que los espectadores conocen los referentes y por lo tanto son capaces de cubrir las zonas oscuras del guion. Parte de esto se puede achacar a la labor de tijera que se ha llevado a cabo por orden del estudio para aligerar media hora de película. Si bien el desarrollo de la trama evidencia cortes abruptos, la cinta no puede esconder que partía de un libreto excesivo y desproporcionado, que podría haberse resuelto de manera más concisa, y con giros argumentales más verosímiles.

A esto se suman varios elementos crípticos que quedan sin resolver a la espera de futuras entregas de la franquicia. Estos no quedan en meros apuntes, sino que incluso se desarrollan en forma de complejas secuencias, que finalmente quedan descolgadas y sin explicar al espectador (como el sueño de Bruce Wayne). Por otro lado, desfigura a ambos personajes. La nueva versión de Batman y Superman que ha parido Warner es fruto de los tiempos convulsos y cínicos que vivimos, y de ahí que los héroes, como sucediera en los comics durante la década de los 90, más que referentes morales pasen a convertirse en individuos psicológicamente inestables.

La forma en que se representa a ambos personajes protagonistas es agresiva. Ya en “El Hombre de Acero”, Superman se mostraba como un personaje psicológicamente traumatizado por la figura paterna (algo que aquí sigue teniendo en un papel determinante) e incapaz de asimilar de manera equilibrada su situación en la Tierra. Batman es más vigilante que detective. Se enfatiza esa sed de venganza, pero se minimaliza la parte intelectual del personaje. Alfred parece cargar más con la parte reflexiva del personaje. Hasta el final, Superman es una figura pasiva.

Todos los personajes tienen que ver con él, incluso el propio Clark está inmerso en un proceso de evaluación de sus acciones como Superman, pero no es partícipe de la acción. Para paliar esto, se introducen con calzador algunas secuencias para que el espectador no tenga la impresión de que es una película de Superman, sin Superman. Batman, por su parte, es el verdadero protagonista de la película, hasta que Goyer y Snyder deciden sacarlo de la acción una vez Doomsday entra en acción.

Entre los dos personajes principales se sitúa a Lex Luthor, maestro de marionetas que mueve los hilos de toda la trama. Traumatizado también por la figura de su padre, es un personaje extremo, en plena ruptura psicológica que lo conduce a una psicopatía que a duras penas puede contener o disimular. Con los años Ben Affleck ha aprendido a ganar personalidad como actor, algo que aún le falta a Henry Cavill, sin embargo, tanto uno como el otro dan el físico para sus respectivos personajes y les saben dar presencia en pantalla. Cavill se esfuerzo por reflejar las dudas de Superman frente a lo que hace, aunque cuando mejor sabe representar al personaje es en las escenas de acción.

Por su parte, pese a las dudas iniciales, Affleck consigue encarnar espléndidamente a ese Bruce Wayne maduro y taciturno, de rabia contenida. En este sentido, el problema con los dos personajes protagonistas no corre tanto de mano de los actores, sino de las fallas del guion y el enfoque, a nuestro entender errado,  de la dirección. Jesse Eisenberg, por su parte, carga excesivamente las tintas con su interpretación de Lex Luthor. Mientras que el resto del reparto se ajusta a un registro sobrio, interiorizando los conflictos de los personajes, el actor de “La Red Social” se decanta por un trabajo histriónico, esperpéntico e irritante. Si, como parece, la intención era que el espectador aborreciera al villano, el objetivo se ha cumplido. Sin embargo, a nosotros particularmente nos hubiese gustado un Luthor más centrado y sibilino, y no esa burda imitación del Joker.

La presentación de Wonder Woman es corta e insuficiente (imaginamos que a expensas de explayarse más sobre el personaje en su película individual). Es verdaderamente cuando entra en acción que el personaje coge fuerza, aunque cojea por esa falta de presentación. Así por ejemplo vemos su lazo actuar contra Doomsday, pero sin darle el valor dramático que tiene y sin explicarle al espectador profano de dónde sale o qué es. De entre los personajes secundarios, destacan, por su valor emocional hacia los protagonistas, Lois, Martha Kent y Alfred, sin embargo, más allá de actuar como muletas de los dos héroes aportan poco a la trama.

El resto de los personajes secundarios son insustanciales y prescindibles. Algunos están por ser personajes clásicos de los comics y otros para dar una cierta consistencia a la trama, aunque al final lo único que consiguen es alargarla de manera innecesaria. Gal Gadot era otra apuesta arriesgada para la película. La modelo y actriz contaba con escasa experiencia cinematográfica para un papel de esta envergadura y, si bien a nosotros físicamente sigue sin parecernos que refleje bien al personaje, no podemos negar que sí le otorga sensualidad, elegancia y presencia en pantalla, de igual manera que cumple con nota en el clímax final. Jeremy Irons aporta ironía británica a su Alfred, pero está lejos de dar la humanidad que Michael Caine supo aportar al personaje.

En esto de nuevo es responsable el guion, que apenas concede espacio de desarrollo al personaje, dejándolo prácticamente en un apunte humorístico. Holly Hunter y Scoot McNairy dan algo de enjundia a sus personajes, sin embargo, como la mayor parte de los secundarios, su presencia en la película carece del peso dramático adecuado como para que aporten algo al conjunto. De igual manera que, como sucediera con “El Hombre de Acero”, Goyer y Snyder no saben qué hacer con el personaje de Lois Lane (aunque todo parece apuntar que en un futuro sí tendrá más peso en la trama), de ahí que Amy Adams tampoco pueda aportar mucho a su personaje, más allá de dar apoyo emocional a Superman.

A cada nuevo trabajo, aquel prometedor Zack Snyder de sus primeras películas nos parece más lejano. Desde  “Sucker Punch” el cineasta ha preferido optar por una línea de saturación visual que obstaculiza la narración, queriendo mantener además un nivel de intensidad dramática siempre al límite y sin apenas descanso que permita a los personajes respirar. La película tiene problemas de ritmo, con una primera mitad que tarda en arrancar y donde la trama parece empeñada en adentrarse por recovecos que no conducen a ningún sitio, desembocando al final en un totum revolutum, sin carga narrativa alguna, y donde esa búsqueda de intensidad y violencia acaba sacrificando por el camino el sentido de la aventura y la diversión que siempre se había asociado a estos personajes.

Por otro lado, heredado de sus trabajos con “300” o “Watchmen”, Snyder planifica su película como si cada encuadre fuera una viñeta, aparentemente olvidando que el lenguaje visual del séptimo y el noveno arte no tienen por qué ser equivalentes. El director apuesta por un tono oscuro, anulando por completo cualquier posibilidad de contraste entre los dos protagonistas. Como ya sucediera con “El Hombre de Acero”, Superman está lejos de los colores vistosos a los que nos tiene acostumbrados, y el director lo escenifica con tonos oscuros, diferenciándose de Batman, más en una cuestión de grado, que de contrate.

Todo esto aporta al conjunto un valor artificioso, que se incrementa con el abrumador trabajo de retoque digital de cada plano. El uso de la tecnología digital devora por completo cualquier atisbo de naturalismo en la escenificación, llegando al límite en el clímax final, donde más que una película de imagen real, parece que nos encontremos ante la animática de un videojuego de última generación.

Para una película de 250 millones de dólares y tras casi dos años de postproducción, el trabajo infográfico queda lejos de lo que cabía esperar. Aquellos elementos que pretendían integrarse con los componentes físicos quedan claramente expuestos, mientras que las partes que debían ser puramente digitales acaban siendo tan excesivas y saturadas que carecen de valor dramático. El gran apoyo de la película acaba siendo su diseño de producción.

El trabajo de Patrick Tatopoulos es excelente, especialmente en lo que se refiere a la recreación de Gotham y todo el entorno de Bruce Wayne, aportado una estética definida a la película, algo que ni el guion, ni la dirección consiguen equiparar. Por último, la partitura musical esgrimida por Hans Zimmer y Junkie XL se acomoda perfectamente a las características de la película. Resulta ruidosa, desproporcionada, estridente y, si bien cuenta con algunos temas afortunados, carece de discurso narrativo y prefiere optar por saturar auditivamente al espectador.

Como primer encuentro en la gran pantalla de estos dos héroes, “Batman V Superman. El Amanecer de la Justicia” se salda como un sueño roto para los que ansiábamos ver ese duelo cinematográfico. Desgraciadamente, 424 millones de dólares de recaudación en su primer fin de semana validan este nuevo enfoque de la Warner que, mucho nos tememos, seguirá sumando oportunidades perdidas en las próximas entregas de la franquicia.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario