FIRMAS

Un paso adelante. Por José Manuel Bermúdez Esparza

El pasado día 16 sentamos a la misma mesa en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife a representantes de diferentes administraciones con el objetivo de buscar soluciones para una mejor atención de las personas sin hogar en la Isla. Tal y como este mismo periódico comentó en su editorial del pasado domingo, ese primer objetivo, el de mantener una reunión interadministrativa, está conseguido. Era un paso necesario e imprescindible para poner en común una problemática que afecta a toda la isla de Tenerife y que, en consecuencia, ha de resolverse entre todos. Dentro de unas semanas podremos tener un primer documento, con una estrategia de ámbito insular para proponer medidas a corto plazo.

La reunión fue especialmente positiva porque todas las instituciones implicadas coincidimos en que la situación de las personas sin hogar en Santa Cruz requiere soluciones de carácter supramunicipal, dado el perfil de los afectados, su diferente procedencia geográfica o las distintas competencias que entran en juego. Se trata de una responsabilidad compartida que, no obstante, requiere de respuestas específicas a la luz de la variada casuística que se da entre las personas sin hogar: tantas como individuos se encuentran en esa dramática situación.

De la misma manera, todos los participantes en la reunión –entre los que había también entidades del llamado tercer sector– respaldaron el diagnóstico efectuado por el Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) y certificaron la dimensión insular del fenómeno. Hay que recordar que el 65 por ciento de las personas sin hogar que atiende nuestro municipio nunca antes habían estado empadronadas en Santa Cruz y que llegan a la ciudad atraídas por dos factores: la existencia de recursos sociales y las mayores posibilidades económicas que ofrece la capital.

El Ayuntamiento invierte dos millones de euros en este servicio, lo que supone el 15 por ciento del presupuesto total de Atención Social, y emplea a 50 profesionales de manera específica. Es decir, Santa Cruz aporta más que el resto de las corporaciones locales tinerfeñas juntas.

Pero me gustaría subrayar, en ese sentido, que el Ayuntamiento de Santa Cruz no ha promovido esta iniciativa con el objetivo de invertir menos dinero en la atención a estas personas, sino de prestar un servicio más eficiente en todos los puntos de la Isla. Se trata de complementar los recursos en otros puntos de Tenerife para afrontar una atención cuyo objetivo último tiene que ser la integración social de cada una de ellas.

Hay otro factor al que debemos prestar mucha atención: el normativo. Se da la circunstancia de que tenemos una ley canaria de Servicios Sociales del año 1987 y una ley de erradicación de la pobreza del año 2003. No es, desde luego, el mejor marco para afrontar una problemática como ésta. La Consejería de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias debe promover con carácter urgente un plan regional para las personas sin hogar, que establezca una regulación clara sobre el particular y una delimitación exacta de las responsabilidades de cada una de las administraciones.

Por cierto, un departamento autonómico, el de Políticas Sociales, del que me hubiera gustado una mayor implicación y compromiso en la reunión que celebramos el día 16, pero del que espero, en cualquier caso, una respuesta a la altura del reto que todos los demás nos hemos planteado.

 

*Alcalde de Santa Cruz de Tenerife.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario