Cine SOCIEDAD

CINE. “Divergente. Leal. Parte 1″. La fuga de Tris

EBFNoticias/Manuel Díaz Noda/Adivinaquienvienealcibe.- Hubo una época en la que la literatura distópica ofrecía una lectura especulativa sobre nuestra sociedad, llegando incluso a adelantarse al propio declive de la civilización, elucubrando sistemas de gobierno ordenados y reguladores que acababan destruyendo o aplacando al espíritu humano. El fracaso de las utopías sociales a mitad del siglo XX originó la visión pesimista del futuro de la humanidad de George Orwell, Aldous Huxley o Ray Bradbury, entre otros. El abuso de los autoritarismos, la corrupción de la libertad, el control de la educación y la cultura, la industrialización del individuo, una reglamentación deshumanizadora y la amenaza nuclear creó las peores pesadillas de la civilización, a las que después se sumarían la destrucción medioambiental, la alienación o la proliferación de mundos virtuales. También dentro del subgénero, podemos destacar dos vertientes principales, aquellas en las que el protagonista intenta cambiar la sociedad desde dentro (“1984”, “Fahrenheit 451”), y en las que huye en busca de un futuro mejor y acaba enfrentándose a una alternativa igual o más tenebrosa (“La Máquina del Tiempo”, “La Fuga de Logan”). Pese a notables avances positivos, a día de hoy sentimos que estamos más cerca de aquellas distopías que antes y que nuestros sistemas de gobierno no sólo resultan ineficaces, sino que benefician a las oligarquías por encima de las necesidades del pueblo.

Hace pocos años, la crisis capitalista y la corrupción política parieron un renacer de la utopía de los llamados “populistas”, nuevas-viejas formas de hacer política, abanderada por nuevas generaciones que buscaban cambiar el mundo, devolver la capacidad de decisión al pueblo y destruir el control de los poderosos. No es de extrañar, por lo tanto, que en los últimos años hayamos experimentado también un brote de literatura de ciencia ficción juvenil inspirada en aquellas pesadillas absolutistas de los distópicos de mediados del siglo XX. Sin embargo, lo que otrora era un grito desgarrado y desmoralizado por el fracaso del espíritu de cambio, ahora, en su mayor parte, se ha transformado en una operación comercial, franquicias precocinadas que replican patrones narrativos de manera industrial, con un target de público definido, pero huecas de mensaje. Esa naturaleza artificiosa adquiere aún más calado si cabe con su trasvase al medio cinematográfico. La serie de “Divergente” es un ejemplo de ello. Si en sus dos primeras entregas nos ofrecía el enfrentamiento de un grupo de jóvenes inadaptados contra la tiranía de un sistema político basado en la regulación del individuo por habilidades y la eliminación de la ecuación de aquellos que no encajaran en la cuadrícula social, en esta nueva entrega, “Divergente. Leal. Parte I”, encontramos dos tramas principales. Una vez acabada con la dictadura de Jeanine, ha llegado el momento de sacar al personaje protagonista de su entorno y situarlo en un hábitat diferente, más futurista, pero a la postre igual de totalitario y homogeneizador. Al mismo tiempo, después de cantarnos el éxito de los populistas, los inadaptados que lograron acabar con el sistema, ha llegado la hora de narrar su caída, su paso al lado oscuro, donde la corrupción inherente al ser humano les lleva a replicar las mismas conductas represivas e inhumanas de sus contrincantes.

Tras la cámara repite Robert Schwentke, artesano del cine que en la anterior película se las apañó para aportar un cierto empaque visual al conjunto, pero que aquí evidencia una total desidia por la historia y el nuevo contexto social en la que se desarrolla. Tampoco es que el guion motive a lo contrario. El único aspecto positivo que encontramos a la adaptación es que, a pesar de recoger sólo la primera mitad del libro, sí consigue dar un cierre argumental a la cinta, al contrario que otros casos similares (como “Los Juegos del Hambre. Sinsajo. Parte I”) donde la escisión de la trama de la novela dejaba a la primera mitad huérfana de identidad propia. Desgraciadamente, a medida que avanza, la historia se va adentrando en terrenos cada vez más absurdos e inverosímiles, todo resulta a su vez demasiado plano y artificial, impidiendo que el espectador pueda tener una conexión emocional con los personajes. La ausencia de carisma y de química de los actores principales, ya evidente en las entregas anteriores, aquí resulta aún más molesta. Ni Shailene Woodley, ni Theo James aportan nada nuevo a sus personajes, más bien parecen estar completamente perdidos y ausentes en la cinta.

También es cierto que la cosa no mejora con actores veteranos y más solventes como Naomi Watts o Jeff Daniels (en las anteriores, Kate Winslet tampoco dio la interpretación de su carrera, precisamente, pero al menos sí lograba resultaba convincente en su papel). Únicamente Miles Teller parece saber los márgenes en los que se mueve su personaje, que básicamente son resultar insufrible al espectador. A nivel técnico, la cinta abusa de los fondos digitales. Ese mundo al otro lado del muro que represente una sociedad más avanzada que la que conocen los protagonistas implica un cambio estético en la saga, pero también un mayor uso de la infografía, con resultados poco verosímiles. Ni los decorados digitales convencen al espectador, ni los actores se ven cómodos trabajando en ellos. A esto se suma también un trabajo musical excesivo y cargante. Joseph Trapanese repite por enésima vez ese sonido zimmeriano que le abrió las puertas de Hollywood tras su paso por “Tron. Legacy”, subrayando de manera innecesaria la mayor parte del metraje.

No podemos negar algunas buenas ideas argumentales de fondo en esta “Divergente. Leal. Parte I” (las mismas que ya estaban en los dos títulos anteriores), pero, una vez más, son rápidamente descartadas en favor de un conjunto esquemático, previsible, reiterativo y carente de sustancia alguna. Por delante aún queda una entrega más, pero prevemos pocas posibilidades de que esta franquicia logre remontar en un último capítulo, lo que en tres no ha logrado conseguir. 

interés: