Canarias Comunicación Radio SOCIEDAD Televisión

ENTREVISTA CON ‘SELFI’. José Antonio Pardellas: «Hoy la radio entretiene, o eso pretende, informa bastante y forma poco»

EBFNoticias/ Mónica Ledesma.-  Casi 60 años dedicado al mundo de la comunicación han forjado el nombre de José Antonio Pardellas al del periodismo con mayúscula. Gallego de nacimiento y canario de corazón, confiesa que aunque no es titulado en este oficio, la experiencia ha sido su mejor escuela, logrando numerosos reconocimientos a lo largo de su dilatada trayectoria profesional, entre ellos el premio Ondas 1978 o el premio Canarias de Comunicación en 2007, entre otros. Licenciado en Geografía e Historia, recuerda que siendo muy joven el destino lo llevó ante los micrófonos, comenzando así una historia de amor que no sólo sedujo al dial sino también a su vida. Fue de esta manera como a finales de 1958 comenzó sus primeros pasos en la profesión en la recién inaugurada emisora Radio Juventud de Canarias, la cual se convirtió en su mejor bagaje. «Hubo una convocatoria en antena para cursar estudios de guionista de radio, locutor y técnicos de sonido. En esos momentos estaba estudiado en la Escuela de Náutica, justo donde está ahora la Radio Autonómica, en el edificio Mapfre; pero escuché el anuncio y me presenté para prepararme como guionista. Me venía de pequeño que ya me gustaba inventar y contar historias. Es más, recuerdo que siendo un chico de catorce o quince años, edité una revista mecanografiada titulada ‘Drago’ en donde vertía comentarios, poesías y relatos originales y reproducía poemas de Rubén Darío, Bécquer o Rosalía de Castro. Fragmentos de obras literarias y colaboraciones que distribuía entre amigos, especialmente ex compañeros de las Escuelas Pías», apunta el veterano periodista.

De esta manera, el oficio de comunicar fue transformándose en su profesión, en la que aparte de locutor llegó hasta ejercer como actor. «Me empecé a formar en Radio Juventud, pero resulta que además de escribir guiones, con enseñanzas de cómo hacerlo para la radio, del recordado profesor Carmelo García Cabrera, empecé a colaborar, ante micrófono, primero con lectura de noticias en el programa ‘Carrusel de las Artes’ de Ignacio GarcíaTalavera y como actor en el recordado ‘Escenario Radiofónico’ que dirigía Manuel Escalera. Después realicé turnos de locutor, de ocho horas, en donde lo mismo leías noticias, que esquelas, publicidad y, ya con cierta experiencia, presenté programas en diversos escenarios con una gran dosis de improvisación, pues antes la Radio se hacía mucho fuera de los locutorios de la emisora. Fue una escuela maravillosa que me permitió especializarme en todo lo que debe ser un radiofonista completo», explica.

Pardellas señala que tras su formación en Radio Juventud ( 1958-1964) pasó a Radio Nacional de España en Canarias, la cual se convertiría en su gran casa. «Me presenté a unas pruebas de acceso en julio de 1964, por cierto, muy duras, con un enorme cuestionario de más de cincuenta preguntas de cultura general, política, historia y pruebas de lectura, improvisación, dramatización, etc. Y conmigo, recuerdo también a Maite Acarreta y Goyo Pérez, como locutores y Diego García Soto y Francisco Chueca como controles de sonido. Aprobé y empecé de locutor y guionista. Fui Jefe de programas de 1978 a 1981 y desde ese año hasta 1994, director territorial en las islas. En 1992 hice un paréntesis en Canarias; la Dirección Nacional de RTVE me envió a Prado del Rey, en Madrid, para dirigir la Red de Emisoras Territoriales de toda España y culminar la fusión de RNE y Radiocadena Española. En la época de Radio Nacional, alternaba Televisión Española en Canarias. Junto a Luis Zárate y Carlos Pablos en Las Palmas, fui el primer locutor presentador en Santa Cruz de Tenerife, tanto en el Telecanarias como en actos exteriores: carnavales, Fiestas de Mayo, recogida de juguetes o Festival del Atlántico De esa época son también Paco Alvarez, Cristina García Ramos, Andrés Chaves y recuerdo como cámaras a Jorge Perdomo, Alejandro Togores o Altamirano», subraya.

Tras un largo tiempo vinculado a las ondas, José Antonio Pardellas decidió acogerse voluntariamente en 1994 a una prejubilación anticipada cuando tenía 56 años de edad y, más tarde, junto con Juan Fuentes y Francisco Pomares formaron la denominada sociedad Canarias de Radio y Comunicación y se puso en marcha su gran reto, la emisora Radio Isla. Un proyecto de comunicación por el pasaron y formaron profesionales de la comunicación canarios hasta que ciertas decisiones políticas llevaron a su cierre definitivo. Un hombre de radio y un comunicador de raza que también es el autor del libro ‘¡Oh, la radio!’ y de un futuro ejemplar que pronto verá la luz.

José Antonio Pardellas en una fotografía de su archivo personal.
José Antonio Pardellas en una fotografía de su archivo personal.

– ¿La experiencia vale más que un título universitario en el mundo de la comunicación?

La experiencia vale mucho, muchísimo; pero los títulos no estorban. Yo no soy titulado en periodismo, aunque cursé, muchos años después de empezar a trabajar en el medio, el doctorado (a pesar de que no he leído la tesis que está dedicada a la Radio pública en Canarias, dirigida por Ricardo Acirón, por razones que no vienen al caso). Por cierto, Idea Ediciones me la va a publicar. Un sueño. Pero como decía los títulos no estorban; de hecho yo soy Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de La Laguna (ULL) y Master en Dirección de Medios Audiovisuales por la Complutense de Madrid; pero ha sido mi experiencia, en el tajo, haciendo radio durante años, la que me ha permitido ser un profesional con un ya largo bagaje.

¿Qué significa la radio para José Antonio Pardellas?

– La radio ha sido mucho en mi vida; por ella conocí a Loly, mi mujer con la que llevo casado más cincuenta años, dos hijos que están pisando mis huellas en los medios informativos, una cierta comodidad de vida, conocer muchos lugares y muchísima gente y hacer gran cantidad de amigos y conocidos.

– Después de muchos años trabajando para otros medios abrió su propia emisora, Radio Isla, junto a grandes voces como la del desaparecido César Fernández Trujillo. ¿Cómo fue la experiencia y qué supuso, años más tarde, tener que cerrar un sueño?

– La experiencia en Radio Isla, además de la profesional, fue la empresarial. Y sí, por esa razón y por la profunda amistad y admiración que le tenía, pensé que sería una gran fichaje tener a mi lado a César Fernández Trujillo que, por entonces, 1994, había causado baja en la Cope. Un sueño maravilloso de una emisora muy profesional y una escuela de radiofonismo ( recuerdo los cursos que hacíamos con Paco Padrón, el de los OVNIS). Por la emisora pasaron magníficos profesionales como Irma Cervino, Mónica Ledesma, Enrique Hernández, Job Ledesma, Antonio Delgado, El profesor Javaloyes, Paco Almagro, Iván Bonales, Gonzalo Castañeda, Luis Fumero o Natacha Llarena…Uff, muchos… sería muy largo nombrar a tantos. Después de esa labor y un cierto reconocimiento público, nos llegó el jarro de agua fría de que no nos concedía frecuencia ninguna el Gobierno de Canarias. Decidimos cerrar, aunque algún miembro del Ejecutivo, como Fernando Ríos, me dijo que podíamos seguir emitiendo. ¿ Ilegalmente ? No, señor. Más tarde me dijo Paulino Rivero, en la sede de la Presidencia del Gobierno, que eso se arreglaría…hasta la fecha. En fin, un episodio triste, penoso…¡mejor olvidar, ya!

– El Gobierno de Canarias reconoció su labor en 2010 con el Premio Canarias de Comunicación. ¿Qué supuso este galardón?

– Un agradecimiento y una alegría, claro. Especialmente, porque el jurado estaba compuesto, en gran parte, por profesionales de la información. Una emoción similar a la que sentí cuando desde Radio Barcelona me llamaron, años antes, para comunicarme la concesión del premio Ondas. Son momentos muy especiales porque son para toda la vida. Pero igual agradecimiento con premios, digamos, menores: Peña Salamanca, Radio Ecca, etc.

– ¿A qué achaca la situación que atraviesan los medios de comunicación y qué habría que hacer, en su opinión, para mejorar el sector?

– Es una consecuencia del panorama económico general. Si yo tuviese la fórmula, sería mágica en este momento. Hay excesiva oferta y el lector, oyente o telespectador tiene mucho en donde elegir y no suele ser fiel ya a una sola sintonía, en el caso de la radio; en todo caso lo es por horas; antes, no se movía el dial de una frecuencia casi nunca. Eras fiel las veinticuatro horas a un indicativo, a sus voces y contenidos. Lo que es muy bueno para los ciudadanos, tener mucho donde elegir, es malo para algunos profesionales y empresarios.

– ¿El periodismo actual ha perdido su base de informar, formar y entretener en pro del interés económico empresarial?

-Cada vez que se dice algo en la radio se cumplen las tres premisas, o debería ser así. Forma, informa y entretiene. Aunque hoy, salvo casos específicos como el de Radio Ecca, se ha invertido el orden. Si, se entretiene mucho, o eso se pretende, se informa bastante, y se forma poco. A veces se desinforma porque, desgraciadamente, en muchos casos no se consultan las fuentes, los personajes. A mi no me vale aquello de que el rumor es el origen de la noticia; no, puede ser el origen de una falsedad, en muchas ocasiones interesada o malintencionada. No, no creo que sea sólo un interés empresarial. Es verdad que el titular vende y la línea editorial, también; pero quién elige es el público que sigue, o «compra», el producto que más le conviene. Las medidas de aceptación que periódicamente nos muestran las consultoras son claras y suelen variar poco de un período a otro, salvo fenómeno especial como ocurrió no hace mucho la incorporación de Carlos Herrera a la cadena Cope.

– Fue uno de los impulsores de la famosa expresión radiofónica “una hora menos en Canarias”. ¿Cómo valora, entonces, ese acuerdo anunciado por PSOE-Ciudadanos para equipar el huso horario en toda España?

– Perderíamos una distinción, una cita de Canarias las veinticuatro horas del día en Radio y Televisión. No entiendo ese interés de los dos partidos por hacer ahora ese cambio. Lo agradecerán, según me dicen, algunas agencias de viaje y transportistas que a veces se lían con lo de los cambios horarios. No hace mucho, en Galicia también hubo una discusión para homologar su hora a la canaria o a la del meridiano de Greenwich.

– ¿La política siempre regirá el devenir del periodismo?

– La política, la sociedad, la economía…pero no siempre ni en todos los casos. Hay, afortunadamente, medios «rebeldes» que sobreviven a las presiones e influencias.

– ¿Cómo ve el futuro de la comunicación? ¿Hay esperanzas para las nuevas generaciones?

– La información es siempre necesaria y requerida por la sociedad; es columna vertebral en las democracias. Claro que tiene futuro. Cambiarán cabeceras, indicativos…pero surgirán otros. Las nuevas generaciones tienen que prepararse bien, en los centros de enseñanza y, especialmente, en los medios de comunicación. El aprendizaje ante el micro, el ordenador, la cámara, en las redacciones, oyendo, leyendo y viendo a diario. Tomando «recortes» de profesionales consolidados es fundamental. Yo, al menos, lo hice así…y no me ha ido mal.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario