FIRMAS

El bar de Pepe. Igualdad. Por Joaquín Hernández

Según informaciones del entorno de Pablo Iglesias, se comenta que el partido PODEMOS solicitará una petición a los diputados y diputadas españoles para que inmediatamente sea retirado de las hemerotecas la serie “Erase una vez el hombre” por considerar machista y discriminatorio el titulo de la citada serie de televisión. Al mismo tiempo, el portavoz del partido morado, se ha pronunciado en el sentido de prohibir los concursos de Miss y está dispuesto, si llega a gobernar, a “decretar la prohibición de todos estos eventos de carácter machista y que deja a la mujer relegada sex simbol, a objeto sexual, de deseo”.

Por otro lado las asociaciones feministas están considerando elevar una iniciativa popular con más de 20 millones de firmas para que el Congreso de Diputados y Diputadas solicite del Consejo Superior de Investigaciones Científicas informe sobre su programa sobre el embarazo masculino. Fuentes de CSIF informan que se trata de un proyecto difícil ya que solo se ha experimentado en primates y, aunque no se ha desarrollado ningún embarazo, si se ha notado un cambio feminista de estos simios que se muestran más propicios a “recibir que a dar”. El parto por cesárea, se habrá dado un paso de “giganta” en la igualdad hombre mujer.

Se prevé una serie de decretos que lleven a equiparar el trabajo, el deporte, las relaciones familiares, amistades, amorosas de tal forma que cualquier derecho susceptible al hombre podrá ser indistintamente de la mujer, incluso se espera que, en un futuro no muy lejano, la menstruación sea cosa de hombres, de hecho se están preparando spots publicitarios como aquél de “Fundador es cosa de hombres” pues igualito “la menstruación también es cosa de hombres” , como podrán suponer las fabricas de compresas están empezando a ampliar su oferta con colores apropiados al sexo opuesto.

El problema de la mal llamada “igualdad de género” tiene arreglo, el problema no se soluciona con el cambio de los semáforos en Valencia, o la retirada de la serie televisiva, ni siquiera pariendo y teniendo la menstruación el hombre, el problema de la desigualdad de la mujer tiene arreglo. Porque el machismo lleva miles de año existiendo, las soluciones a la igualdad de los derechos mujer / hombre tardaran en llegar otros 50 años mínimos, es cuestión de educación desde la cuna. Tomen nota; hasta el año 1975 la mujer para sacarse el carnet de conducir necesitaba hacer una especie de servicio social que se realizaba en la Sección Femenina de las JONS (Junta Ofensiva Nacional Sindicalista) toda una proeza que llevaba dos años su formación, conozco bien el tema porque mi madre fue profesora de la Sección Femenina en Santa Cruz de Tenerife, igual ocurría con el pasaporte, o pasabas por el tubo del curso o no te daban la visa para viajar.

Ya entrada la democracia la mujer pudo empezar a sentir soplos de aires de independencia del marido, la llegada del divorcio, la ley del aborto, el matrimonio homosexual, etc., etc., han sido revulsivos importantes en cuanto a esa equiparación de la hembra al varón, de los derechos fundamentales de la persona independientemente de su género. La mujer tiene la obligación, más la mujer que el hombre, de educar desde la cuna a sus hijos en la conveniencia de la existencia de personas humanas, de no distinguir entre mujer y hombre, entre homosexuales y heterosexuales, entre blancos o negros, amarillos o azules o rojos. Empezar desde pequeño a limar diferencias salvables.

Hasta hace pocos años los niños estaban en colegios diferentes a las niñas, las clases en el mismo instituto no eran mixtas, la oligarquía masculina se hacía ver en todas las dimensiones de la vida cotidiana, las madres se ocupaban más del hijo varón porque, en teoría, era el que llevaría el peso de la casa, el que ganaría el dinero para el sustento diario, el que con el sudor de su frente obtendría el pan nuestro de cada día. Mientras esto sucedía, la mujer se quemaba en las tareas de la casa, en la preocupación de hacer multiplicar, la mayoría de las veces sin saber hacerlo, los panes y los peces, porque Jesucristo no fue el único que lo hizo.

Faltaran dos o tres generaciones par educar a la sociedad sobre la necesidad de dar las mismas oportunidades a todos los seres humanos, y no hablo solo de mujeres y hombres, hablo de aquellas personas que nacen hijos de un Dios menor, de los que por el color de su piel o su rango étnico son desterrados hijos de Eva, porque en el fondo cuando hablamos de igualdad debemos referirnos a todas las desigualdades que existen en este feo, asqueroso y maravilloso mundo.

Hoy en día se dan las condiciones, el clima ideal, para iniciar la conquista de los valores humanos que nos lleven a una igualdad total entre unos y otros. Empezar desde la cuna es esencial, continuar con una asignatura sobre la igualdad en colegios, charlas diarias, no solo los días 8 de marzo de cada año. El sueldo digno con los mismos derechos para todos los trabajadores sin tener en cuenta su sexo es lo normal, lo otro es trata de mujeres y de esclavos.  

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario