FIRMAS Salvador García

Reveses en el horizonte. Por Salvador García Llanos

Podemos empieza a amontonar reveses, aumentando los recelos incluso entre quienes mostraron hasta hace poco apoyo fervoroso. Seguro que quienes han recibido cálidos elogios por las estrategias de comunicación de esa formación política, reflejadas en no pocos números para la galería y consiguientes impactos mediáticos que contribuyeron a incrementar los respaldos populares, están haciéndoselo mirar, salvo que les dé igual cualquier reacción adversa, que también puede suceder. A ver si van a fenecer del éxito que labraron en tertulias, platós de televisión y productoras que deslumbraron en la red.

Lo cierto es que no todo empieza a ser de color rosa para la formación antisistema que reivindica un lugar en los cielos, eso sí, de igual a igual, aunque aquí se sabe bien quién ha de marcar el paso.

Se oscurece el horizonte cuando la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, habla por la mañana del error que significaba no haber apoyado la investidura del candidato Sánchez y horas después es obligada -de no ser así, no hubiera hecho la segunda manifestación- a matizar ni más ni menos que leyendo el brevísimo texto que le habían preparado… para que no hubiera dudas. De todos los trances que Carmena ha tenido que afrontar desde que accedió a la alcaldía capitalina, ninguno tan amargo y tan visiblemente incómodo como éste. Lo ocurrido, desde luego, desvela hasta ciertos métodos totalitarios para reconducir las situaciones, al mejor estilo centralista para lograr la unidad de imagen o de discurso.

Y luego viene lo del ex fiscal Anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, eurodiputado que ejerciera durante unos meses con la formación podemista. Discrepa Villarejo con la estrategia seguida desde las elecciones del 20 de diciembre pasado y con el voto negativo en la sesión de investidura pues, en su opinión, lo consecuente era la abstención. Total, que mediante carta dirigida a Pablo Manuel Iglesias, no contestada, se consuma la desvinculación definitiva del ex fiscal, ya  iniciada tras las elecciones autonómicas -no plebiscitarias- de Catalunya en septiembre de 2015.

Tendrán que hacérselo mirar en Podemos y revisar algunos planteamientos pues los tratamientos mediáticos también entran en fases de hibernación y entonces es más difícil colocar los mensajes. La  política podrá tener su vertiente de espectáculo pero la población se cansa porque lo que quiere son hechos, soluciones y no gestos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario