Canarias Comunicación Prensa Radio SOCIEDAD

ENTREVISTA CON ‘SELFI’. Tachi Izquierdo: «Hay mucho servilismo en las ondas»

EBFNoticias/ Mónica Ledesma. – Desde que era niño sentía verdadera pasión por la radio. Pasaba horas escuchando todo tipo de programas y aquellas radionovelas que le situaban en múltiples realidades. Creció oyendo a profesionales como Luis del Olmo, en diferentes etapas, a Andrés Aberasturi y otros como José María García, Encarna Sánchez o Carlos Herrera, que a través de sus programas ofrecían una visión de la vida que le apasionaba. Con algunos, quién se lo iba a decir, llegó a trabajar y, desde entonces, tres décadas lo han vinculado con los medios de comunicación. Tachi Izquierdo echa la vista atrás para rememorar sus inicios en el periodismo, un oficio al que llegó por vocación pero que «lejos de sentir el paso del tiempo, y a pesar de la situación por la que atraviesa la profesión, siento cada vez más pasión y entusiasmo», afirma.

Confiesa que pertenece a esa generación de profesionales de la información que llegó a los medios por vocación, sin el paso por una facultad especializada. No obstante, este hecho no le ha impedido consolidarse como comunicador, viviendo la profesión de manera ininterrumpida cada día y cada semana de los últimos 30 años. «He trabajado duro y he tenido la suerte de tener a grandes maestros, de los que he sacado buen partido», añade.

Sus primeros pasos fueron en el montaje y desarrollo de la primera emisora local y educativa de esta isla, Radio Norte en Tacoronte, a mediados de los años 80, alentado por José Pestano, profesor de Periodismo y quien supo darle clases más allá de los libros. «Esa escuela radiofónica me abrió las puertas para entrar en los medios profesionales, con una experiencia de algunos años en COPE Tenerife, de donde me llevé un pedacito de todos y cada uno de mis compañeros con los que tuve la suerte de compartir micrófonos, entre ellos, con el mejor de todos, César Fernández Trujillo, a quien tengo y he tenido presente durante toda mi trayectoria. De ahí, seducido por Juan Carlos Moreno, retorné al proyecto de Radio 21, donde también tuve mis primeros escarceos con la televisión. Eso es otro mundo. Con el maestro Pardellas también pasé por Radio Isla, y también he realizado mis pinitos en la prensa digital, precisamente, en el Blogoferoz y en Canarias Ahora», relata.

En cuando a prensa escrita, Tachi Izquierdo asegura que su etapa profesional más larga ha sido en los periódicos, en donde se inició en una cabecera singular y entrañable como La Gaceta de Canarias y desde la cual dio el salto a su último empleo, en El Día. «Allí aprendí periodismo de verdad», subraya. Tras sufrir en primera persona el varapalo de los ERE, el profesional decidió volver a la radio, aunque recientemente ha tomado la decisión de tomarse un respiro.

Tachi Izquierdo.
Tachi Izquierdo.

– ¿El periodismo está en peligro de extinción?

– Ni mucho menos. Pero del periodismo depende seguir evolucionando para mantener su lugar en esta sociedad. El problema de esta profesión, como en casi todos los sectores, es que se depende demasiado de la economía, pero esto es periodismo y nos debemos a otras cuestiones. Se intenta confundir con otras formas de informar y hacer creer que el periodismo es prescindible, pero no hay nada que tenga que ver con la labor seria que se ejerce desde una redacción. Los periodistas son los que deben reclamar su espacio y defender su papel, pero eso se nos da muy mal. El individualismo y la falta de perspectiva son ahora nuestros aliados.

– ¿En su caso, que ha vivido en primera persona el desempleo, fue muy duro tener que empezar a buscar trabajo?

– Lo que es realmente duro es ver la gran cantidad de oportunistas que se han sumado a este río revuelto. Gente que no tiene ni idea de lo que es un periódico o un medio de comunicación y pretende que trabajes para él o ella pero sin cobrar un céntimo. Los medios tradicionales también están en esa dinámica de cambiar las relaciones laborales, descuidando la calidad de su producto, algo que nos conduce a un camino erróneo, porque la gente también valora cada vez más en que se gasta su dinero. Si el producto no convence, ese euro y pico diario se va a otra cosa o los clientes tal vez piensen que la publicidad no vale la pena en determinados medios y un cambio de dial es fácil. Estamos en un callejón sin salida: viejos periodistas que ya no interesan y nuevos profesionales muy mal pagados. Ese es un cóctel muy explosivo.

– ¿Puede un medio de comunicación presumir de calidad informativa si prescinde de profesionales con experiencia?

– Hay un dicho que afirma: dime de lo que presumes y te diré de lo que careces. Precisamente, en la actualidad se adolece de experiencia en todas las redacciones, pero, por el contrario, también se incorporan excelentes profesionales recién salidos de las facultades, cada vez más formados. Ellos sabrán en qué condiciones quieren trabajar.

– ¿Cree que los medios han buscado más la influencia política que la rentabilidad directa?

– Es posible. La dependencia económica ha llevado a determinados medios a ejercer incluso presiones para lograr fondos, sometiendo a sus lectores o seguidores a seguir sus escaramuzas. Ese es un pobre espectáculo que al final no es rentable para nadie.

Se habla de empresas y políticos, pero ¿los periodistas no han contribuido también a esta crisis de la información?

– El sector y la profesión son un ejemplo de división. Salvo hechos muy puntuales, casi no se han visto a periodistas ir de la mano a reclamar algo o plantear una mejora del ejercicio de la profesión. En Canarias, cientos de compañeros se han ido a la calle y no se ha oído ni un lamento, y eso que se supone que los medios garantizamos un derecho fundamental. Los medios se han desangrado y los políticos y sindicatos simplemente se han conformado con su cuota de pantalla. Es lamentable.

– Ha sido un hombre de radio. ¿Cómo ve la situación del dial en Canarias?

– Ojalá fuera mejor. La situación es compleja porque no hay dinero, que es lo que, al parecer, mueve todo. Pero lo que no se puede seguir permitiendo es que accedan a los micrófonos, bajo el pretexto de que nos informarán, solo personas que son capaces de aportar también la publicidad al medio. Eso es una hipoteca para la audiencia. No importa la calidad, sino la cantidad. Que se lo hagan mirar algunos medios. Hay una realidad de legalidad, ilegalidad, semilegalidad y oportunismo que da como resultado un enjambre de radios difícil de escuchar. También aprecio servilismo en las ondas, con perdón para quienes lo hacen bien.

– Recientemente ha anunciado su marcha de las ondas. ¿Qué le llevó a tomar esta decisión y cuál es su próximo reto?

– Es una medida transitoria, y quizá me han motivado, precisamente, estas reflexiones que he compartido en la entrevista. He vuelto a las ondas tras más de una década en la prensa escrita, pero la radio con la que me he encontrado, me ha desvelado que es mí verdadera pasión, y quienes me conocen lo saben. Me gusta, principalmente, escuchar a la gente y hacer cosas que sean útiles para ellos y me encanta sacar la radio a la calle. El futuro no sé dónde estará. Estoy en proceso de reconversión, como muchos compañeros.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario