FIRMAS Juan Miguel Munguía Torres

Fecundación in vitro y despidos nulos. Juan Miguel Munguía

Para comenzar, es imprescindible que conozcamos cuáles son las causas que dan lugar a que un despido sea nulo. Estas causas son:

1.- Discriminación del trabajador despedido.

2.- Vulneración de los derechos fundamentales y libertades públicas del trabajador despedido.

3.- Despido de una trabajadora durante la maternidad, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia natural, enfermedades causadas por el embarazo, parto o lactancia natural, adopción, acogimiento, paternidad.

4.- Despido de una trabajadora embarazada.

5.- Despido de un trabajador que haya solicitado o esté disfrutando de la reducción de jornada por lactancia, reducción de jornada por hijo recién nacido hospitalizado, y reducción de jornada por guarda legal.

6.- Despido de un trabajador que haya solicitado o esté disfrutando de la excedencia por cuidado de hijo.

7.- Despido de las trabajadoras víctimas de violencia de género.

8.- Despido de los trabajadores que se han reincorporado a su puesto de trabajo después de la suspensión del contrato por maternidad, adopción, acogimiento o paternidad (hasta 9 meses después).

8.- Despido de los trabajadores en un despido colectivo si existen defectos en la tramitación del ERE.

En todos estos casos el despido será declarado nulo, salvo que la empresa demuestre que las causas alegadas en el despido son reales y que el motivo del despido no tiene nada que ver con los motivos anteriores.

La consecuencia de un despido nulo es la obligatoriedad de la empresa de readmitir al trabajador en su puesto de trabajo. Pero no lleva aparejada ningún tipo de indemnización.

Si bien es cierto que lo más recomendable, cuando una mujer se queda embarazada en su empresa es que lo comunique de manera fehaciente, obteniendo, de manera automática la vulgarmente conocida “protección de la embarazada”. Lo que queremos exponer es: ¿qué debe hacer una mujer que, no estando aún embarazada, decide someterse a un tratamiento de fecundación in vitro? ¿También debe comunicarlo? ¿Gozará de la misma protección que una embarazada?

Pues bien, al respecto una reciente Sentencia del Tribunal superior de Justicia de Cataluña, ha interpretado que cuando una mujer se está sometiendo a un tratamiento de este tipo, pasa a adquirir también de manera automática la “protección de la embarazada” y se considera discriminatorio y, por tanto nulo, un despido en esta circunstancias: el despido de la trabajadora supone una vulneración del derecho a la no discriminación por razón de sexo al considerarse que el tiempo durante el cual estuvo sometida al tratamiento de fertilidad debe incluirse entre los supuestos de especial protección frente a un despido, conforme al art. 55.5 b) del Estatuto de los Trabajadores, igualándose a las trabajadoras embarazadas.

De esta manera, se obliga al empresario a probar que la decisión disciplinaria adoptada obedece a motivos ajenos a la vulneración del derecho fundamental de la trabajadora, aplicándose el principio de inversión de la carga probatoria en los términos que establece nuestra doctrina Constitucional. Es decir, que el despido de la trabajadora al estar motivado en la voluntad de la interesada en quedarse embarazada a través de la técnica de fecundación in vitro constituye una discriminación directa por razón de género y el derecho a ser readmitida en la organización.

En consecuencia, la decisión de despedir según interpreta el Tribunal, se toma sin justificación alguna, no pudiendo avalarse la razonabilidad de tal medida al tener conocimiento de la decisión de la trabajadora de continuar el tratamiento iniciado. No obstante, existen muchas discrepancias en esta materia ya que hay determinados Tribunales y Juzgados que consideran que, hasta que no se materializa la transferencia de óvulos fecundados in vitro al útero de la mujer, no ha de equipararse esta situación a la de una mujer que ya está embarazada.

A sabiendas de que aún queda mucho camino por recorrer en esta materia y en otras muchas, y que aún hoy en día hay mucha gente que se aprovecha de este tipo de situaciones y del desconocimiento de otros, nuestra recomendación, en todo caso, a cualquier mujer que decida someterse a este tipo de tratamientos y que ya se encuentre en una fase avanzada del mismo, así como a cualquier mujer que se quede embarazada y que sea empleada por cuenta ajena, es que lo comunique en cuanto tenga conocimiento de ello y que deje constancia de dicha comunicación a la entidad, ya que, ya no sólo no pueden ser despedidas por estos motivos sino que, además, están amparadas por todas las de la ley.

munguia@munguiaabogados.com

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario