Cine SOCIEDAD

CINE. Premios Goya 2016

EBFNoticias/Manuel Díaz Noda/Adivinaquienvienealcine.- 2015 fue un buen año para el cine español. En lo económico, películas como “Ahora o Nunca”, “Atrapa la Bandera”, “Ocho Apellidos Catalanes” o “Palmeras en la Nieve” han marcado un excelente cierre contable. Por otro lado, películas como “La Novia”, “Truman”, “A Cambio de Nada”, “B”, “Un Día Perfecto”, “Techo y Comida” o “Requisitos para Ser una Persona Normal” vuelven a demostrar que el cine nacional ofrece películas comprometidas con nuestra realidad y con un alto nivel artístico y cultural. En nuestra opinión, el cine español brinda una marca innovadora, diversa y moderna. Sin embargo, es una pena que todo esto quede en aguas de borrajas ante la pésima imagen que la Academia del Cine Español dio el pasado sábado 6 de febrero con su entrega de los Premios Goya. Además no se trataba de una entrega más, sino el trigésimo aniversario de esta gala, que se reveló más caduca y vetusta que nunca.

Hablemos primero de lo verdaderamente importante. En nuestra opinión “Truman” fue una de las mejores películas del 2015, y como tal nos alegramos del amplio reconocimiento recibido, con estatuillas a mejor película, mejor director, mejor guion original, mejor actor principal o mejor actor secundario (faltándole únicamente montaje, que fue a parar a la cinta “El Desconocido”, para conseguir el pleno de sus candidaturas). Frente a este triunfo incontestable, la gran perdedora de la noche fue “La Novia”, que de 12 candidaturas (la favorita en número de opciones) se tuvo que contentar con las categorías de mejor actriz de reparto y dirección de fotografía, un varapalo a todas luces severo e injusto hacia la película. Por el resto, hay que reconocer que los premios fueron bastante repartidos, con buena aceptación de títulos como “Nadie Quiere la Noche” (dirección de producción, vestuario, maquillaje y peluquería y partitura original), “El Desconocido” (sonido y montaje), “Palmeras en la Nieve” (dirección artística, canción) o “A Cambio de Nada” (dirección novel y actor revelación), “Un Día Perfecto” (mejor guion adaptado) o “Techo y Comida” (mejor actriz principal).

En lo referente a la gala, nos encontramos con un espectáculo irregular, que si bien sí logró ajustarse mejor a los tiempos establecidos, se hizo larga y tediosa. Salvo por las lágrimas de Daniel Guzmán, faltó emotividad; pese a los discursos comprometidos, no se produjo ningún momento trascendente o memorable y sí más situaciones ridículas de las aconsejables (Lucas Vidal no era nuestro favorito en ninguna de las dos candidaturas musicales donde se erigió ganador y sus discursos fueron lo más vergonzoso de una noche no especialmente lúcida). Dani Rovira repetía como maestro de ceremonias, y si bien hay que reconocerle ingenio y capacidad para aportar algunos momentos de humor al conjunto, su participación resultó clónica y menos inspirada que la del año pasado. El cine, supuesto protagonista de la noche, pasó a segundo plano, destacando más otros componentes como la presencia política (con la consabidas reclamaciones por parte del sector y la crítica, humorística o directa, a la gestión cultural) o artistas de otros ámbitos. Resulta penoso que la Academia quiera ponerse la medalla cultural, invitando a un Premio Nobel de literatura a entregar un premio, al mismo tiempo que a los guionistas nominados se les entra por la puerta de atrás y no se les permite desfilar por la alfombra roja, de la misma manera que se da espacio para que un gran artista como Joan Manuel Serrat cante en el escenario, mientras que las canciones candidatas al premio no son escuchadas en ningún momento (esto, en cualquier caso, no es algo nuevo y al menos este año hemos tenido a Serrat y no a Alex O’Dogherty). Mientras el cine está en pleno proceso de cambio y evolución, cuando se están haciendo tantos esfuerzos por situar a la industria en el espacio que le corresponde dentro de los avances tecnológicos actuales, la Academia del cine sigue viendo en internet a un enemigo a abatir, sin darse cuenta de que esos internautas de los que tanto defenestra son sus espectadores, que el VOD y el streaming son el futuro de la distribución audiovisual a nivel internacional y que, los videoclubs (pese al cariño que les profesamos los que desarrollamos nuestra formación audiovisual a partir de los 80) son empresas en extinción. Añorar ese pasado (un pasado que, en su momento, no era tan festivo como se nos quiere recordar ahora, y, si no, comprobemos cifras) y no aportar ningún discurso de futuro no sólo distancia a la Academia del público, también la aleja del propio cine que dice representar.    

PREMIOS

MEJOR PELÍCULA

Truman

MEJOR DIRECTOR

Cesc Gay por Truman

MEJOR DIRECTOR NOVEL

Daniel Guzmán por A cambio de nada

MEJOR ACTOR PROTAGONISTA

Ricardo Darín por Truman

MEJOR ACTRIZ PROTAGONISTA

Natalia de Molina por Techo y Comida

MEJOR ACTOR DE REPARTO

Javier Cámara por Truman

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO

Luisa Gavasa por La novia

ACTOR REVELACIÓN

Miguel Herrán por A cambio de nada

ACTRIZ REVELACIÓN

Irene Escolar por Un otoño sin Berlín

MEJOR GUION ORIGINAL

Cesc Gay y Tomàs Aragay por Truman

MEJOR GUION ADAPTADO

Fernando León de Aranoa por Un día perfecto

MEJOR DIRECCIÓN ARTÍSTICA

Palmeras en la nieve

MEJOR DIRECCIÓN DE PRODUCCIÓN

Nadie quiere la noche

MEJOR DISEÑO DE VESTUARIO

Nadie quiere la noche

MEJOR MÚSICA ORIGINAL

Nadie quiere la noche

MEJOR CANCIÓN ORIGINAL

Palmeras en la nieve

MEJOR SONIDO

El Desconocido

MEJOR PELÍCULA DE ANIMACIÓN

Atrapa la bandera

MEJOR DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA

La novia

MEJOR MONTAJE

El desconocido

MEJOR MAQUILLAJE Y/O PELUQUERÍA

Nadie quiere la noche

MEJORES EFECTOS ESPECIALES

Anacleto: Agente secreto

MEJOR PELÍCULA DOCUMENTAL

Sueños de sal

MEJOR PELÍCULA EUROPEA

Mustang

MEJOR PELÍCULA IBEROAMERICANA

El clan

MEJOR CORTOMETRAJE DE FICCIÓN

El corredor

MEJOR CORTOMETRAJE DOCUMENTAL

Hijos de la Tierra

MEJOR CORTOMETRAJE DE ANIMACIÓN

Alike

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario