FIRMAS

El bar de Pepe. ¿Dónde vas Alfonso Guerra? Por Joaquín Hernández

Dicen que con el paso del tiempo las personas sufren una mutación no solo física, también y más importante mental. La metamorfosis sufrida por Alfonso Guerra no es motivada por la edad, comparando el pasado con el presente se nota que desde el famoso congreso de Suresnes su aptitud y actitud en el presente refleja el cambio radical producido en su ideología en los últimos 30 años. Ya, ya se le veía venir que con su verborrea al estilo populista no contrastaba con su traje de Emidio Zegna y sus Yankos de 50 mil pesetas de las antiguas, de los años 80 cuando el sueldo mínimo no llegaba a las 70 mil pelas de vellón.

De cuando era vicepresidente del Gobierno presidido por su amigo y colega sociata, hoy también en las alturas, Felipe Gonzalez Márquez, le voy a recordar un par de cosas para que nos refresquemos la memoria y sepamos todos la clase de socialista que era y es Alfonso Guerra:

El País 6 de abril de 1988, «El vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, recurrió el pasado domingo al uso de un Mystére de la Fuerza Aérea Española, enviado especialmente desde Madrid, para eludir una cola de varios kilómetros en la frontera portuguesa de Vila Real de Santo Antonio. Guerra, que regresaba a España tras pasar unos días de vacaciones en la región portuguesa del Algarve, fue increpado por numerosos automovilistas que aguardaban en Vila Real una cola de varios kilómetros para tomar el transbordador hacia la localidad onubense de Ayamonte cuando pretendió colarse. El vicepresidente del Gobierno desistió entonces de cruzar el paso fluvial y regresó a la localidad lusa de Faro, donde le recogió el Mystére, tomando después rumbo a Sevilla. El Mystére Regó al aeropuerto de Faro sobre las 21.21, hora española, y partió 26 minutos después hacia Sevilla, según confirmaron fuentes del aeropuerto portugués. Mientras, la cifra de muertos en las carreteras españolas durante la operación Semana Santa 88 ascendía a 187 a la medianoche de ayer, momento en que concluía oficialmente la operación, iniciada a las tres de la tarde del pasado 25 de marzo”.

Por aquellas fechas el número de accidentes mortales ascendía a esa hora a 154; el de heridos graves, a 146, y el de heridos leves, a 76. La citada cifra de fallecidos supone un incremento próximo al 30% en comparación con la producida entre las tres de la tarde del viernes de Dolores y la medianoche del lunes de Pascua de 1987, en que se registraron 145 muertos, Ud. se montaba en un avión de las FFAA y a tomar por saco las colas que para eso usted era el very important persons, y eso, claro, tratándose de un individuo que se mostraba levantando el puño izquierdo y diciendo ¡¡viva la clase obrera!! Dejaba mucho que desear.

Esto es solamente una pequeña pincelada de su carácter déspota y dictatorial, pero si a este asunto le sumamos el asunto de su hermanísimo Juan Guerra, esperpento de personajillo de la golfería sevillana que utilizando despacho en la Junta de Andalucía se dedicaba hacer lo mismo que la familia del ex honorable Pujol, o sea cobrar comisiones por su intervención en sucios negocios urbanísticos en toda España, con su conocimiento y su consentimiento.

Guerra sabe muy bien que sus mejores amigos se encuentran situado a la derecha de su derecha, él nunca fue socialista y menos obrero, de hecho no pertenece ni ha pertenecido jamás a una corriente crítica del Partido, sin mucho que decir, con silencio táctico, Guerra ha venido diciendo que para socialista de izquierda él, de lo que si estamos seguros es que en toda su vida, durante 50 años o más, sin más estudios ni preparación que Pablo Iglesias, Monedero o Errejón, presumiendo de intelectual melómano aficionado a Malher, ha estado viviendo de la política toda su vida. Echado a los leones por su mejor amigo, Felipe Gonzalez, se dice que Mister X siempre fue Guerra que como vicepresidente del Gobierno cuidaba de las cloacas del Estado y fue el promotor verdadero ingeniero de los Gal, se recluyó en el silencio de los corderos y acomodado en su poltrona del hemiciclo, esperando verlas venir, habrá recibido el encargo de atacar a los que debieran ser los herederos de Suresnes.

¿A qué viene ahora sus insultos a PODEMOS tachando a su líder como una cuadrilla de jóvenes pandilleros incapaces de gobernar? El tema no es otro que su amor a la derecha, se siente más cercano al Partido Popular y a las políticas austericidas de Rajoy que al pueblo. La felicidad completa de Alfonso Guerra sería ver, desde su retiro dorado, un matrimonio PP / Psoe y un gobierno en coalición y así que coman perdices y vivan felices.

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario