FIRMAS Juan Velarde

Beatriz Talegón: croquetera y sectaria. Por Juan Velarde

Esta mujer no aprende a tener la boca cerrada ni siquiera cuando engulle como una posesa toneladas de croquetas. Beatriz Talegón, diga lo que diga por las redes sociales, fue expulsada del programa ‘Más claro agua’ (13TV) por mitinera, maleducada y mentirosa, soberanamente mentirosa.

El problema que tiene esta mujer, aparte de ser una mendaz de tomo y lomo, acusando a todo el mundo de manipular, cuando la única que manipula la realidad es ella, es que se creyó el centro del universo un buen día de buena mañana cuando se pegó un speech en un congreso de socialistas europeos criticando los lujos de la vieja guarda progresista. Las televisiones le dieron carrete y ella se pensó que todo el monte era orégano y que de ahí a ser la sucesora de Rubalcaba no había más que un trecho. ¡Craso error, croquetera mía!

Cuando vio que en el PSOE el mediocre de Pedro Sánchez le cerraba el paso, empezó a moverse por la izquierda más radical a ver si se hacía un hueco en Podemos. Pero ni tiene parentesco con Iglesias ni lleva coleta. Es más, con esa pinta de marimacha, en el partido morado no querían ni verla y se dedicó a engatusar a gente de cierto renombre para construir una especie de partido revestido de organización que reivindicase la auténtica y verdadera izquierda. Pero claro, yendo al lado de otro ególatra como Baltasar Garzón, el proyecto estaba condenado al fracaso.

Ya sólo le quedaban las tertulias como forma de promoción y, como no podía ser de otra manera, también la ha pifiado por bocas, por auténtica bocazas metepatas. Y eso que Isabel Durán ya le había dado algún que otro toque porque enseguida sacaba su patita sectaria. Pero el bochornoso espectáculo que ofreció el 18 de noviembre de 2015 fue la gota que colmó el vaso y que hizo plantarse a la periodista con un ‘hasta aquí hemos llegado’. Así que nada, a seguir comiendo croquetas o palomitas. Lo que más te guste mamarracha del demonio.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario