FIRMAS

Paris, touché. Por Manuel Herrador

Tu luz, se ha apagado. Tu amor, se ha divorciado. Notre Dame, piedra a piedra, cuerpo a cuerpo, se ha desmoronado. Los reflejos de Montmartre se han decolorado. La Gioconda, en el Louvre se ha escondido, está triste, está llorando.

A la sombra del Arco del Triunfo, firmes, destrozados, gritan mil soldados. Los Campos Elíseos, la morada de los muertos han reavivado, la eternidad mitológica han truncado. En la Torre Eiffel el hierro es endeble, ya no es forjado. Tus salas de fiestas, tu café teatro, el Moulin Rouge, tu Barrio Rojo, el Boulevard, en todos ellos la función ha terminado.

Los Derechos del Hombre, los Principios de Libertad, la Igualdad y la Fraternidad, están revolucionados. Tu río Sena ya no lleva agua, de millones de lágrimas rojas se ha desbordado. En el Palacio de Versalles los jardines no son verdes, son negros, se han marchitado.

Maxim’s no reserva, no da cenas, los fogones se han apagado. Tu Nouvelle Cuisine se ha podrido, la manteca no ha cuajado. Las Galerías Lafayette ya no tiene maniquíes, se han ido todos, tristes, desnudos, inertes, cabizbajos.

¡Qué sufrimiento, París, qué desgarro!

Disneyland atemorizado, Pato Donald no grazna, Goofy afónico, no ladra, y Mickey Mouse musita su tristeza sollozando con Bambi, a su Hada abrazados.

Hoy, el Tour, ha perdido la etapa, no hay besos ni liderazgo. Los ciclistas van a pie, no quieren tramos ensangrentados. Francia está de luto, sus campos de tragedia sembrados, su tierra, de drama se ha empapado.

¡Lo sentimos, París, pueblo galo!

Tu profundo dolor y toda tu ira, tu amargo llanto y tu injusto desgarro, tu justificada rabia y tu hidalga nobleza, la inconsolable pena por la ofensa a tus seres amados, a cada uno de nosotros nos ha conmocionado.

Tu himno nacional, con duelo, hoy debe ser al viento propagado. La Marsellesa, ya al futuro está cantando, con 130 voces menos, con 130 patriotas callados, 130 almas en silencio que injustamente se han marchado, sin miedo, sin cadenas ni grilletes preparados, que se unirán a nuestras voces, desde el Cielo, a coro con España, para siempre recordarlos.  

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario