FIRMAS Juan Velarde

Mamarrachadas parisinas de Podemos Anchuelo, Carlos Bardem y Beatriz Talegón. Por Juan Velarde

¿Por que Podemos no pone de una puñetera vez una denuncia al responsable del perfil en Twitter de Podemos Anchuelo? ¿Tal vez porque no es un fake? ¿Tal vez porque está en el fondo de acuerdo con sus bestialidades en la red social? Si yo pertenezco a un partido y alguien intenta desacreditar mi marca aunque sea desde un lugar tan perdido en el mapa como Anchuelo, al que sea se le cae el pelo. La denuncia virtual y en papel la iba a tener ipso facto.

Podemos Anchuelo, por mucho que se empeñen los acólitos podemitas en decir que es un fake, actúa cada vez que hay un atentado de las características del de París para justificar la matanza. No verás a nadie de Podemos enmendarles la plana. Nadie les recrimina por parte del partido. No reconocen la autoría, pero tampoco saltan a la yugular. Deben ser tuiteros de buena voluntad los que con mensajes masivos a Twitter, a los perfiles de Guardia Civil y Policía Nacional logran que a estos nefastos sujetos le cierren la cuenta o, al menos, se la suspendan.

El problema es que no es Podemos Anchuelo el único que acaba encontrando una justificación para la carnicería en París. Sólo hay que mirar los perfiles de Beatriz Talegón o de Carlos Bardem. A una le parece que hay que responder con paz y no con guerra y el otro acusando a Occidente de alimentar al monstruo yihadista. Lo peor es que se quedan tan anchos y se correrán del gusto cuando ven tantos mensajes en su timeline (muchos de ellos deleznables, dicho sea de paso, porque las amenazas no pueden justificarse bajo ningún concepto) y tantos retuits.

Como bien decía esta misma mañana del 14 de noviembre de 2015 el editorial de ABC, estamos en una guerra y esto no se soluciona con parches o con soluciones parciales. Hace falta un plan global de ataque contra estos facinerosos, aunque a la croqueta Talegón no le guste el belicismo y prefiera el paz y amor ante la masacre islamista. Sí, sí, tú sigue así que a este paso no quedará viva ni la cabra del islote Perejil.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario