FIRMAS Juan Velarde

El general podemita ‘Julio el Rojo’, vencido y derrocado por bocazas. Por Juan Velarde

Derrocado. El Gobierno de España, con muy buen criterio, ha decapitado al exjefe del Estado Mayor de la Defensa José Julio Rodríguez, después de echarse en los brazos de los amigos de la ETA, del chavismo, del separatismo catalán y de los que quieren romper el marco constitucional español.

El taciturno general, el cobardón que no quiso dar la orden de que capturasen a los piratas somalíes que atacaron y secuestraron a los marineros del pesquero vasco Alakrana, ha visto la oportunidad de oro de medrar en política y no ha parado en barras a la hora de ponerse morado a alabar las estrategias de su jefe, Pablo Iglesias, con respecto a cuestiones tan delicadas como Cataluña.

Julio ‘el Rojo’, como le llaman en el Ejército, como revelaba Alfonso Ussía en La Razón, es un tipo con poco amor al trabajo activo. Será muy militar, pero le gustaba más bien poco la labor de campo. Tenía una querencia increíble al despacho y la maledicencia más acerada le llegó a definir como el portabolsos de la ministra Carmen Chacón. Pero claro, él tampoco hacía grandes esfuerzos por desmentirlo y en google salen muchas fotos del general haciendo de sujetavelas. ¡Conmovedor!

Ahora, sin la mamandurria del abrevadero que tenía como general en la reserva, me veo a este rojeras yendo a rezarle a la Virgen del Pilar para que Podemos saque dos escaños por Zaragoza. De lo contrario, acabará haciendo imaginarias esperando a poder tener un cargo de relevancia y remunerado en la formación morada. Eso o tocar la corneta en cada rueda de prensa de ‘Coleta Morada’.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario