FIRMAS Francisco Pomares

A babor. La fiesta de los idiotas. Por Francisco Pomares

Vale: nos creemos la foto de la ministra de Fomento y el presidente Clavijo firmando la puesta en marcha de la primera fase de Las Chumberas (para 2016). Y el compromiso de no tener que devolverle el ITE al Estado (para 2016). Y los 120 millones para la terminal del Reina Sofía (para 2016). Nos creemos lo que haga falta, incluso que se han acordado ahora de las víctimas del Polisario y del Mpaiac (cuarenta años después) y hoy van a ponerles un saco de medallas a cada uno, en un acto en la Delegación del Gobierno en Las Palmas. Nos creemos incluso el anuncio de Soria y el presidente de Red Eléctrica de que van a gastarse 800 kilos en arreglar la red de transporte de las Islas (a partir 2016). Y aplaudimos a rabiar que el Gobierno de Canaria haya recuperado el diálogo y se entienda mejor con el de Madrid y aquí todos tiremos en la misma dirección. ¡Bravo!

Pero luego, uno que lleva sus años leyendo y escribiendo periódicos (yo) recuerda que faltan menos de dos meses para las elecciones. Y que hace unos días, después de felicitar públicamente en esta misma tira la lluvia de millones ofrecida por Soria y el presidente de Red Eléctrica, me dio por tirar de hemeroteca. Y vi que esa inversión -la de 800 millones en Canarias- ya la había anunciado Red Eléctrica en el verano de 2014. ¿La misma? Sí, exactamente la misma. Nos venden la piel de un oso por cazar, tantas veces como les sale del occipucio, y aquí nos lo tragamos. Esperamos los 800 kilos sentados, apuntando cada nueva entrega mediática de la promesa como si fuera la primera, mientras el sistema eléctrico canario se sostiene de chiripa y sólo porque el consumo se redujo con la crisis. Pero uno acaba por recordar que ya nos lo vendieron hace año y medio -aquella vez sin Soria en la foto- y aquí no ha llegado ni un euro.

Otra: la foto de la firma de Las Chumberas… ¿no les recuerda a la misma foto, cuatro años atrás? También justo antes de unas elecciones, todos firmando compromisos y acuerdos que luego no se materializaron porque el PSOE no los dejó apuntaditos y el PP se los pasó por el arco de triunfo. La misma foto, cuatro años después. Aunque dicen que ahora hay ya dinero (para 2016).

Otra: la ministra de Fomento garantiza «personalmente» que en 2016 habrá dinero para la pista del Reina Sofía. Pero… ¿es que esta señora va a seguir siendo ministra después de las elecciones? ¿Eso lo garantiza ella también? ¿Cómo puede un ministro de un Gobierno en funciones garantizar lo que hará el Gobierno siguiente?

Y otra, la mejor de todas: Yo no he visto por ningún lado asomar lo del ITE. Dicen que no es cosa de presupuestos, pero un papelito firmado no estaría mal… ¿verdad? Mientras, aquí abajo andamos matándonos a cuenta de si el reparto de esos dineros que nadie ha visto se produce per cápita, por parado, por kilómetro cuadrado o por los piercings que uno lleve en la tetilla derecha.

De todo este saco de palabrería electoral y fotos felices que se repiten cada cuatro años, me quedo con la de las medallas y los honores a las víctimas canarias de terrorismo. No es que sirvan para mucho, cuarenta años más tarde. Pero a la gente le hace ilusión que se les reconozca el esfuerzo, el sacrificio y hasta la mala pata de pasar por el sitio inadecuado en el peor momento. En fin. Nos tragamos lo que nos echan. Y nos toman por idiotas. Probablemente nos lo merecemos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario