FIRMAS Juan Velarde

Irene Lozano: jeta, fresca y muy desmemoriada. Por Juan Velarde

Va dando lecciones de moralidad por donde quiera que va, pero ella no admite una sola y mucho menos asume que ha metido la pata hasta el corvejón.

Así es Irene Lozano, la flamante incorporación de Pedro Sánchez para que vaya en un puesto de salida en las elecciones generales dentro del PSOE, partido al que puso de vuelta y media no hace mucho como parlamentaria de UPyD. Pero claro, la memoria es muy corta y las ganas de comer calentito y en los mejores restaurantes son muy grandes y una no puede perder su estatus.

Lozano, una excelente periodista, ha dado muestra en más de una ocasión de no conocer lo que se traía entre manos. Alguien que, por ejemplo, estaba en la Comisión de Seguimiento de RTVE tendría que saberse al dedillo hasta el último de los pintamonas incrustado en el organigrama. Sin embargo le cuestionaban por un determinado personaje y, lejos de disimular o intentar solventar la papeleta tratando de averiguar por quién le estaban preguntando sin que se notase su supina ignorancia, prefirió encogerse de hombros y soltar a bocajarro que no tenía ni pajolera idea de quién le estaban hablando.

Y claro, seguramente a la señora Lozano se le habrán olvidado sus ataques al PSOE y al propio Sánchez al que acusó de ser un buen vendedor, pero no saber qué es lo que vende. La ex de UPyD demuestra que en España para triunfar en política no hay que estar preparado, sino ser una verdadera oportunista como es esta señora. Y encima dormirá tranquilamente la muy fresca y caradura.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario