Sin categorizar

Ayudas al Alquiler 2015 ¿En el limbo?

EBFNoticias.- Mucho se ha escrito recientemente sobre los buenos propósitos en relación a las políticas de vivienda: modificación del sistema de sorteo por el de puntuación, paralización de desahucios financieros a personas en riesgo de exclusión social, incluso la creación de la oficina de defensa del derecho a la vivienda y de intermediación hipotecaria.

Sin embargo, nada se ha mencionado sobre las Ayudas al Alquiler 2015. La convocatoria del Gobierno de Canarias fue publicada en el BOC en Abril con unas bases y plazos establecidos, se trata de una ayuda destinada a sufragar parte del importe de la renta de alquiler.

A ella concurren las unidades de convivencia con los niveles de ingresos más bajos, incluyendo también familias que optan a una vivienda protegida y que no resultaron agraciadas en el último sorteo.

Lo sorprendente es que el Instituto Canario de Vivienda publica oficialmente como plazo máximo de resolución el 30 de Septiembre. Ninguna lista ni resolución, ni provisional ni definitiva, se ha publicado hasta hoy. Muchas familias canarias en situación de vulnerabilidad permanecen a la espera durante meses sin ni siquiera poder acceder a información, dado que en el 012 se limitan a transmitir que no hay datos ni instrucciones desde el Instituto Canario de Vivienda, reconociendo que, efectivamente, el plazo expiró.

Cuanto más se demore la resolución, más tarde se hacen efectivos los pagos. Esta misma modalidad de Ayuda al Alquiler se aplica en otras CCAA, que ya han resuelto y publicado debidamente, y en aquellos casos en los que se ha producido retraso se ha subsanado con efecto retroactivo en los pagos.

Si de verdad este Gobierno tiene como seña de identidad «hacer cosas con la gente y escuchar mucho», una de las personas afectadas que ha contactado con este digital denuncia que «el silencio sobre esta ayuda que podría evitar que familias pierdan su hogar debería traducirse en una respuesta real».

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 Comentarios

Clic aquí para publicar un comentario

  • Muchas promesas pero es una incoherencia como un templo dejar colgadas a las personas que han pedido la ayuda de alquiler,hagan el favor de ponerse a trabajar!

  • Muy lamentable la situación de las personas que, como en este caso, dependen de una ayuda de las Instituciones Públicas para poder tener un techo.

    Sin embargo, las Instituciones Públicas ¿duermen, quizá? ¿O qué es lo que realmente ocurre? ¿Por qué tenemos la pueril costumbre de querer arreglar los problemas parcialmente, sin contemplar el todo? ¿Por qué no vamos a la raíz? 

    Existe una especie de pacto implícito entre los comunicadores profesionales para ocultar la verdad. Al igual que, por ejemplo, no se divulga la considerable cantidad de suicidios que se llevan a término, solo que, en este caso, existe un interés noble tras ese silencio. Es que resulta ¡Mira por donde! que, con ese silencio, se está mirando por el bien de los ciudadanos, o lo que es lo mismo, el bien público.

    Pero, en el caso que nos ocupa, el silencio de la Prensa y resto de medios de comunicación es un silencio cómplice. Así como una muestra inequívoca de que se adolece de una carencia absoluta de interés por ese bien público; sí, ése por el que tanto proclaman velar. Pero, con esto, no descubro nada nuevo para cualquier persona interesada en llegar al fondo de la cuestión. 

    ¿Por qué las Instituciones no cumplen con sus compromisos? Pues, sencillamente, porque no pueden. En una época de grave crisis, su prioridad es preservar por todos los medios, su propia existencia. Afortunadamente, ya muchos ciudadanos nos preguntamos ¿Para que sirve esa megaestructura de Estado que «padecemos»? Casi lo único que no se ha querido tocar, bajo ningún concepto, prefiriendo nuestros excelsos políticos cargar todo el peso de la crisis sobre los ciudadanos, hasta el punto de llegar a asfixiarlos. Tenemos una estructura de Estado que, además de absurda y anacrónica, supone sostener un verdadero lujo asiático, que no solo no sirve para nada, salvo una rémora para el desarrollo de nuestro país por el inmenso coste que conlleva su mera existencia. ¿Por qué no miramos a Francia y su estado centralizado? Es que no interesa, señores. ¿Acaso existe alguna duda de que Francia sea un ejemplo de libertad y democracia? No la hay, pero es igual: políticos y prensa siguen callando.

    En un país con una extensión muy poco menor que la de Francia, poseemos ¡¡¡DIECIOCHO PARLAMENTOS, DIECIOCHO GOBIERNOS,y DIECIOCHO ESTRUCTURAS POLÍTICAS Y ADMINISTRATIVAS DERIVADAS DE DICHAS INSTITUCIONES!!! Ridículo a más no poder. En Europa se quedan con la boca abierta, porque lo que sucede en España es más que dificil de comprender. Cuando se habla de la imperiosa necesidad de imponer más recortes al ciudadano en servicios públicos, asistencia social, prestaciones por desempleo, ayudas sociales, etc… Nadie dice que sostener esa ridícula estructura de estado -coto de privilegio de políticos (la nueva aristocracia) y tiralevitas- supone cada año muchísimos miles de millones de euros. Muchisimo más dinero que el que se ha ahorrado con los terroríficos recortes. Pero eso no se dice a los ciudadanos que han perdido su empleo, sus viviendas, muchos de los cuales han pasado a engrosar las filas de la mendicidad. Porque, claro, tener dieciocho Gobiernos es mucho más importante que comer.

    Se habla de reformar la Constitución solo por el problema de Cataluña, asunto en el que no quiero entrar. Pero no se habla de reformar la Constitución para el verdadero bien de los ciudadanos. 

    Y alguien se preguntará ¿Qué tiene que ver todo este discurso con el problema que nos ocupa de las ayudas al alquiler? Pues, lamentablemente, tiene que ver absolutamente todo. En España se está tirando el dinero a espuertas en cosas que no sirven para nada. Por eso los recortes al ciudadano se han multiplicado casi exponencialmente, Pero nada de eso importa a nuestros políticos y comunicadores. Tenemos dieciocho gobiernos, algo imprescindible. Porque ¿qué sería de España si se reformará la Constitución y se construyera un estado serio? ¡¡¡No… Vive Dios!!! dicen nuestros políticos.  Eso sería una catástrofe. ¡Menos mal que nosotros estamos aquí,  y somos «tantos», para salvaguardar ell interés de los ciudadanos! 

    ¿Verdad que si? ¡Menos mal que están los políticos para salvarnos de imbéciles como yo!