FIRMAS

El bar de Pepe. ¡¡Olé togego!! Por Joaquín Hernández

¡¡Olé togego guapo!! Así de entusiastas estaban en el tendido 5 de la plaza de Toros de Granada aquellas dos francesitas que se tapaban los ojos cuando el toro embestía el caballo del picador, dando cornadas mortales e intentando clavar su afilada cornamenta en el peto del ciego y asustado caballo. Mientras, sobre el lomo del morlaco, de 760 kgs de peso y dos metros de envergadura de cuernos, el picador aferrado a su garrocha la clavaba una y otra vez intentando disminuir las enormes fuerzas de un toro bravo.

Mi padre, con su franchute de oreja, intentaba explicar cómo era todo el entramado de la llamada “fiesta nacional”. El significado del paseíllo y sus normas, el monosabio, los subalternos, los colores de los “trajes de luces”, el arte de cuchares con su mejor cicerone, mi padre.

Llevaba la sangre torera en las venas, ya con 14 años quiso ser torero y sólo un problema de salud de mi abuela paró la “carrera taurina” del que después fue mi padre.

Viendo por tv. La cogida de Francisco Rivera Ordoñez, hijo y nieto de toreros, buen maestro y con dilatada experiencia, uno se pegunta: ¿con tanto dinero por qué vuelve a los ruedos?

La pregunta tiene solo una respuesta, la sangre que tienen los toreros no es la misma que cualquier ser humano racional. Al preguntarle al médico como se encontraba, después de una operación a vida o muerte, el cirujano le respondió que aún era pronto porque la gravedad persistía y hasta pasadas 48 horas no se podría saber la evolución. Rivera Ordoñez le contestó: “quiero saber cuándo volveré a torear, volver a los ruedos…”

Rabia contenida, eso he sentido por la forma de alegrarse los anti taurinos de la cogida del hijo mayor de Paquirrín, rabia que he podido callar durante unos minutos. Porque se necesita ser descerebrado, psicópata, hijo de mala madre, y desecho humano para alegrarse de la desgracia de otro ser común a ti, aunque sea blanco, negro, amarillo o azul, aunque sea catalán o mañico, andaluz o canario, aunque sea mecánico tornero o fresador, aunque sea futbolista o entrenador, aunque sea torero o banderillero, médico o enterrador. La vida de un hombre o mujer siempre valdrá más que la del toro de lidia, un animal creado y criado ex profeso para ser toreado, para ser ejecutado en un ruedo de arena y con la posibilidad de demostrar su bravía y ser indultado de esa “ejecución” obligada.

El mismo derecho que tienen los anti taurinos de protestar ante las corridas de toros bajo pretexto del sufrimiento del toro de “lidia”, lo tienen los aficionados a la tauromaquia (que no es otra cosa que el arte del mundo de los toros, su interpretación desde el mundo de la cultura, de la historia, del espectáculo, de la gastronomía, etc.) a defenderla. La cuestión es que los anti toros son pocos pero hacen mucho ruido, el resto que la gran mayoría parece que se avergüenzan de ser taurinos y silencian su afición.

Lo curioso de este asunto de toros si, toros no, es que los mismos que muchos de los que protestan en las puertas de las plazas de toros de algunas capitales españolas, son los que están en las fiestas del toro embolao (toro al que se le pone unas bolas de brea en los cuernos y encienden la brea llegando arder las astas, cara y cuello, quemándole los ojos y dejándolos ciegos) hasta que alguien, una vez que el nauseabundo olor a carne quemada impregna las ropas de los “aficionados”, da por terminada la sesión y de un golpe certero en la testuz del toro manso lo mandan directamente al matadero. La curiosa escala de medir “atrocidades con los pobres animales” llega a tal punto que muchos de los que se congregan a protestar en contra del festejo taurino, van de caza a un coto privado y disparan contra todo lo que se mueve en 200 mts a la redonda, ciervos, corzos, jabalís, liebres son algunos de los trofeos de estas personas. Otros no dudan en apostar en peleas de gallos o de perros, donde siempre uno de los dos muere por las espuelas de acero o los afilados colmillos, otros, los mas, simplemente aprovechan las “matanzas de los toros en las corridas de toros” para degustar un delicioso chuletón, filete o un estofado riquísimo de rabo de toro.

No es menos horrible el sufrimiento de una res en el matadero, todas pasan por el degüelle, y todas se aprovechan para el consumo humano, pero no seré yo el que quiera polemizar sobre el tema del cossio, arte, valor y sangre, respeto cualquier decisión pero claro, respetando las de todos. Si respetamos todas las opiniones deberemos respetar los millones de personas de todo el mundo al que les gustan las llamadas “corridas de toros” en el fondo el problema no es tan grave si tenemos en cuenta que:

  • El toro nace hijo de un semental de toro bravo, ya de por sí es un toro bravo, luego se cría en plena naturaleza libremente.
  • Está destinado a ser carne de consumo humano, su muerte de no producirse para lo que fue creado, o sea para ser lidiado y muerto en una plaza de toros tendría que serlo en un matadero.

3)      La cuestión es de libre albedrio de la gente; los que quieran ir a ver una fiesta taurina que lo haga libremente si escollos y sin marginación y los que no deseen hacerlo pues que se queden donde quieran también de forma libre y pacífica.

¿Por qué prohibir los toros? Un toro bravo de la ganadería de miura, por ejemplo, está destinado a ser lidiado por un torero que expone su vida cada vez que pisa la arena del coso y a morir en manos de ese maestro de la lidia que también imprime arte en cada acto del festejo, arte en los muletazos, en los pases, en el quiebro en el tercio de varas. Un toro con una fuerza descomunal de más de 700 kgs necesita reducir esa fuerza animal capaz de arrancar un burladero de una cornada para poder ser toreado, pero aun así en el momento de entrar con el estoque a matar, el torero corre un gran riesgo de muerte. Todos los años y en todas las plazas de todo el mundo mueren corneados decenas de novilleros y toreros.la mayor parte de ello son olvidados y solo en su tumba el epitafio: “Vino, venció. Fue vencido y murió en lo que quiso vencer.”

PROHIBIDO PROHIBIR.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario