Sin categorizar

Evitar el alcohol y los alimentos ricos en purina, clave para evitar las crisis de gota

Elblogoferoz.- La gota ataca a las articulaciones  provocando dolor, calor, hinchazón y, enrojecimiento, según explica el reumatólogo de Hospiten José Luis Rosales. A pesar de ser muy antigua está afección no está del todo erradicada. Es cierto que la introducción de hábitos de vida saludables ha supuesto una mejora notable en relación con su incidencia. Sin embargo, actualmente entre el 1-2% de la población española padece esta patología, diagnosticándose entre 1 a 2 casos nuevos todos los años por cada 1.000 personas, tal y como indican datos de la Sociedad Española de Reumatología.

Esta patología, que tiene especial incidencia en los hombres mayores de 40 años, ocurre cuando se incrementan los niveles de ácido úrico en sangre, que surge de la descomposición de unas sustancias llamadas purinas, las cuales se encuentran presentes en alimentos tales como carnes rojas, alcohol, mariscos, o las vísceras.

Normalmente, el ácido úrico en sangre se incrementa debido a un aumento en la producción de ácido úrico por la degradación de purinas o porque los riñones no lo pueden eliminar eficientemente, lo cual implica un incremento de sus niveles en sangre y su posterior acumulación en las articulaciones, provocando crisis de gota. Por este motivo, el especialista de Hospiten recomienda a los pacientes con altos índices de ácido úrico evitar fundamentalmente alimentos ricos en purinas, que suelen favorecer la aparición de la inflamación de las articulaciones.

Los ataques agudos de gota, que son especialmente dolorosos, también pueden desencadenarse por otros factores distintos a la alimentación, como por ejemplo el abuso de medicamentos diuréticos, relacionarse con otras enfermedades cardiovasculares, los ayunos prolongados, o como consecuencia de alguna alteración genética, añade el doctor José Luis Rosales.

El tipo de tratamiento que se aplica depende del perfil de cada paciente por lo que desde Hospiten se recomienda seguir estrictamente las instrucciones del médico respecto a cómo disminuir los niveles de ácido úrico en sangre, y de cómo tratar la hiperuricemia. En la actualidad, existen medicamentos que pueden ayudar a mantener niveles adecuados de ácido úrico  y a evitar las crisis de gota. Así, recientemente se comercializa una medicación que permite disminuir los niveles de ácido úrico de manera segura en pacientes con insuficiencia renal. Además, por regla general, a los pacientes se les recomienda realizar algunos cambios en sus hábitos diarios, tales como realizar una dieta baja en purinas (alimentación en base a verduras, frutas y pescado), mantener un peso corporal adecuado, e incrementar la actividad física diaria.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario