FIRMAS Juan Velarde

FC Barcelona: otro triplete que marca una nueva época. Por Juan Velarde

Otro equipazo que puede marcar una época. El Fútbol Club Barcelona, tras conquistar hace unas horas su quinta Champions de la historia y conseguir en esta misma temporada sumar su segundo triplete (el anterior fue en la campaña 2008-2009), vuelve a conseguir lo que ningún otro conjunto del continente europeo ha logrado hasta la fecha. No es que los culés hayan rozado la perfección, especialmente en Liga, pero sí que han conseguido dar el do de pecho en el momento preciso para llevarse todos los entorchados en juego.

En enero de 2015, tras la derrota de los de Luis Enrique en el campo de la Real Sociedad, nadie pensaba, con la mano en el corazón, que cinco meses después estaría el conjunto blaugrana festejando el triplete. Es más, todo lo que ahora son parabienes para el míster del Barcelona, en aquel momento eran portadas claras y evidentes en las que no sólo se pedía el relevo del asturiano al frente del banquillo, sino que es que hubo algún que otro plumilla de la prensa catalana que tuvo el papo de escribir que tenía las horas contadas, incluso ganando al Atlético de Madrid en el penúltimo partido de la primera vuelta. Pues bien, no sólo ganó a los de Simeone, sino que a partir de ahí el Barcelona fue imparable en Liga y el único tropiezo severo fue en casa ante el Málaga.

Claro que, evidentemente, no sólo el trabajo de Luis Enrique ha sido suficiente. Para ello también tuvo que conseguir el compromiso de sus estrellas, en especial la de un Leo Messi que llegó a montar una especie de rebelión a bordo porque no se entendía con el técnico. De hecho, el Messi que ha acabado la temporada nada tiene que ver con el de los inicios, un jugador abúlico, desmotivado y que parecía ser un calco del de la campaña anterior con Tata Martino. Sea por un toque del entrenador o porque desde arriba se le prometieron una serie de cosas a final del curso, lo cierto es que el argentino ha estado inconmensurable y encima se ha entendido a la perfección con sus dos acompañantes, con Luis Suárez y Neymar. Más de 120 goles entre ambos en las tres competiciones. Todo un lujo.

Lo importante ahora, al margen de disfrutar de los logros cosechados en esta temporada, es saber gestionar el triunfo de cara a la siguiente. Psicológicamente no es sencillo mantener el hambre competitivo cuando crees que lo has logrado todo. El ejemplo más claro está en el Real Madrid, Habiendo ganado la Champions, llevando más de 22 partidos invicto y obteniendo sin dificultades el Mundialito de Clubes, los merengues volvieron de las vacaciones de Navidad con una caraja fenomenal y que al final les supuso caer eliminados de la Copa del Rey, perder el tren de la Liga y, esto ya fue cuestión de mala suerte (o de demasiada confianza) ser superados en las semifinales de la Champions por la Juventus y encima a manos de un exmerengue, Álvaro Morata.

Independientemente de todo, mis más sinceras felicitaciones a un Barcelona que, una vez más, ha vuelto a hacer lo que ningún equipo del resto de Europa ha sabido o podido hacer hasta la fecha. Enhorabuena.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario