FIRMAS

El bar de Pepe. Diarreas mentales y anales. Por Joaquín Hernández

Albert Pla en su disco Diarrea mental dice:

Sucio puerco solitario

voy vomitando mi llanto

y al verme tan inútil 

nadie quiere darme un beso 

porque apesto a estercolero 

y hasta se me caen los mocos 

me los como y es penoso 

no poderlos compartir 

nunca nadie se ha atrevido 

a darme un poco de cariño

Así, leída la letra y aunque parezca grosera es un calco de la situación diarreica mental de Mariano Rajoy y su troupe circense. Nunca pensé que el ansia por el poder, la ambición desmedida por esa especie de cosa que antes se llamaba “la erótica del poder” podía hacer caer tan bajo al ser humano, hasta tal punto de perder toda dignidad y principios, hasta tal punto de perder cualquier ideología, cualquier vergüenza aunque no sea torera.

El batacazo del Partido Popular protagonizado por Esperanza Aguirre en Madrid, Rita Barbera en Valencia, Monagos en Extremadura y su buque insignia, Cospedal en Castilla La Mancha, unido a la pérdida de 5 millones de votantes augura lo que muchos decíamos y que la prepotencia de un gobierno mediocre, incluso diría que el peor gobierno de todos los que han pasado en los últimos 40 años por la Moncloa, obsoleto y falto de ideas e imaginación, más volcado a solucionar los problemas de la oligarquía del sistema financiero que los de su pueblo, ha llevado a esta situación a un partido que fue votado por 11 millones de españoles y que le dieron la posibilidad de gobernar con la mayoría más absoluta de todas las que han tenido anteriores gobiernos. La prepotencia y la ignominia con la que Rajoy y su comparsa han tratado a los españoles tienen que tener su castigo y espero que no sea solo en las urnas.

De pena ver como son capaces de rogar, arrastrándose por la alfombra de los perdedores, pidiendo el apoyo de todos los partidos para “luchar contra PODEMOS”, ya se acabaron los insultos a Susana en Andalucía, o a Carmona en Madrid, ya no importa babear con CIUDADANOS, sólo importa cargarse a Carmena en Madrid, Ada Colau en Barcelona, Joan Ribó en Valencia, etc., están dispuestos a todo por liquidar cualquier proceso que pasara por la posibilidad de perder ayuntamientos y comunidades autónomas. El miedo es tanto que se convierte en una diarrea mental donde las estupideces, las incongruencias empiezan hacer mella en el conglomerado del panel de zánganos alrededor de la abeja reina que ahora empieza a temer por su vida. Ahora es cuando, los vecinos de la calle de Génova, al ver como sus orondos culos empiezan a moverse del asiento quieren echar toda la peste diarreica a su jefe, ahora es cuando las ratas empiezan abandonar el barco papero, que sin rumbo parece ir a una deriva eminente.

Todos, excepto ellos, sabíamos que la política económica de la Troika, impuesta por la dama de hierro teutona a su lacayo Mariano Rajoy, nos traería numerosos problemas. Problemas que tardaremos años en solucionar y que han dado lugar a la explosión de millones de españoles indignados con una política del absurdo donde se premiaba a los corruptos, políticas económicas que beneficiaba a los poderosos en contra del pueblo. Mucha gente ha muerto en estos últimos 4 años por culpa de esas medidas que nos han llevado a pedir un rescate de 100 mil millones de euros a la Unión Europea no para ayudar a mantener nuestra sanidad o educación, no para crear tejido empresarial y por ende la lucha contra el desempleo, no, no ha sido para nosotros para nuestro bienestar, ha sido para salvarle el culo a 40 ladrones pertenecientes a la banca corrupta y carroñera. Que nadie piense que nosotros, los que tendremos que pagar esa cuantiosa deuda, los españoles que hemos avalado el pago de ese rescate, nos vamos a olvidar de los 23 mil millones que le dimos a Bankia, o los otros miles de millones que fueron entregando a otras tantas cuevas de Ali Baba. Estaremos muy pendientes de que los nuevos inquilinos de la Moncloa pasen la factura con los correspondientes intereses y cobren, lo contrario sería ver como se reparten beneficios riéndose en nuestra cara.

La noche de los cuchillos largos ha llegado a la sede del Partido Popular, navajazos traperos se empiezan a dar entre unos y otros, curioso el caso del ministro Soria un verdadero desastre y más que mediocre todo un tonto esférico, un gilipollas integral que fue criticado por todos por su funesta gestión y que ahora, cuando todo se va al garete, aquellos que le aclamaban como a un torero, piden su cabeza y no será sólo la cabeza de Soria la que ruede por el suelo de la madrileña calle de Génova, no, no será la única.

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario