FIRMAS Juan Velarde

Rajoy se fuma un puro mientras el PP se desangra como la UCD. Por Juan Velarde

Mariano Rajoy puede seguir tranquilamente en su despacho fumándose un puro y leyendo el Marca sin que nadie le importune. Total, ¿para qué vas a molestar a alguien que cree que las elecciones del 24 de mayo de 2015 han sido un respaldo a las políticas del Partido Popular? Se jacta el ‘Pontevedro’ de haber logrado casi seis millones de votos y de haber superado al PSOE. Sí, en términos cuantitativos es así, pero el problema es que ayer por la noche no se puso en juego la presidencia del Gobierno, sino 13 autonomías y miles de alcaldías donde el PP ha recibido un hostión de campeonato.

Pero para Rajoy no pasa nada y si pasa, se le saluda. Esa es la peculiar filosofía que se aplica a sí mismo este político gallego para quien la pachorra es su modus vivendi, al menos a la hora de actuar en situaciones de tsunami electoral como el acaecido el 22 de marzo de 2015 en Andalucía o el 24 de mayo de 2015 en el conjunto de todos los ayuntamientos españoles y en 13 autonomías.

En cualquier país normal, hoy Mariano Rajoy debía haber anunciado que no sólo se hace responsable de los pésimos resultados obtenidos por el Partido Popular, sino que además no se presentará a las elecciones generales que tendrán lugar a finales de 2015 y dar paso a un candidato con ilusión, a alguien con fuerzas para darle un cambio a la organización, para que el PP sea un partido que conecte con los ciudadanos, que defienda y aplique las promesas electorales. Pero mucho me temo que no, que Rajoy es duro de oídos e insensible a las peticiones de las bases.

Quizá Rajoy debería tomar nota de lo que sucedió con la UCD. Así empezó a descomponerse el partido del tristemente malogrado Adolfo Suárez. Tenía el poder y poco a poco, por la acción de la izquierda socialista, el terreno sobre el que pisaba fue carcomido hasta prácticamente desaparecer y hacer del partido no sólo algo residual, sino un muerto viviente que desapareció a principios de los años 80. Su refundación en el CDS duró apenas una década (y eso sin entrar a comentar el intento de resucitarlo por parte del manguta de Mario Conde).

Hay quienes defienden que al PP no le pasará como la UCD…pero de momento hoy, como mucho, sólo gobernará (y siempre con apoyos) en cuatro comunidades autónomas y en las principales ciudades españolas ha sido desalojado. ¿Necesita más pistas el señor Rajoy o, mejor dicho, precisará que le venga este descalabro en modo de resultados deportivos en la última página del Marca?

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario