Sin categorizar

Carlos Goñi rompió estereotipos en un concierto a modo de mitin

Su única reflexión fue un disparo, con su «Revólver», directo al corazón de su público tinerfeño

Elblogoferoz/Ale Hernández.- He de reconocer que tras tantos años dedicándome al periodismo musical, pensaba que ya nada podría sorprenderme al respecto pero anoche Carlos Goñi, durante el concierto que celebró en el auditorio Teobaldo Power de La Orotava, me sorprendió con su magnífica puesta en escena donde dio rienda suelta a su talento musical inigualable y a su dialéctica propia del literato que siempre quiso ser.

Puntual a su cita con su público tinerfeño Goñi comenzaba su concierto a la hora pactada. Afirmando que: «En pocos lares me siento tan a gusto como en Tenerife», Goñi emuló a Groucho Marx y arrancó su concierto con una alternativa revolucionaria a la jornada de reflexión electoral. Goñi declaró rotundamente que: «Si yo fuese productor y tuviese que contratar a un cantante para que diese un concierto durante la jornada de reflexión electoral, jamás me contrataría a mí mismo«.

Con dichas declaraciones, ‘la parte contratante de la primera parte’, comenzó su particular concierto con la canción que da nombre a su nuevo trabajo discográfico Babilonia.

La velada se convirtió en un repaso por la carrera musical de éste rockero, a la par que en un diálogo continúo con un público total y absolutamente entregado a su ídolo.

Temas como «Entre las Nubes», «La moral mora en la moneda», «En blanco y negro»,» Como único equipaje», «Mi rendición» y «Si es tan sólo amor» consiguieron  que el público asistente rememorase su etapa juvenil, durante la cual  dichas míticas canciones formaron parte de las bandas sonoras de su adolescencia.

El momento culmen de la velada fue cuando Goñi bajó del escenario y se fundió con su público siendo, de ese modo, un miembro más de la multitud que rebosaba anoche el auditorio Teobaldo Power.

Con «el roce de tu piel» y «el dorad» el cantante dio el broche de oro final, haciendo que su público se levantase de sus asientos, a un concierto plagado de diálogo, buena música y la clara moraleja que confirma la leyenda: «Los viejos rockeros nunca mueren.»

Agradecimientos: Makaron S.L.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario