FIRMAS

Sería el mejor alcalde. Por Miguel Ángel García Brera

Según va acercándose la fecha para las próximas elecciones, aumenta mi preocupación ante el gran número de personas que se presentan como aspirantes a los cargos que deben ser cubiertos, entre las cuales hay, a mi juicio, bastantes que, por falta de preparación o inexperiencia, no van a poder desempeñar con mucho éxito lo tarea de gobierno u oposición en los entes para los que sean elegidos. Y, como no soy hombre de partido, sino absolutamente independiente, son estas elecciones locales y regionales las que considero más de mi gusto – aunque haría reformas, pues, como todo español, llevo mi propia Constitución en el bolsillo – por ser las más cercanas; aquellas en las que será difícil no conocer a los candidatos o, al menos, no poder informarse sobre ellos con más facilidad y confianza. Cuando se trata de elegir nombres, amparados en un Partido que los propone, la elección me resulta mucho más lejana y complicada; ahora bien, cuando se trata de elegir entre varias personas, por lo general conocidas en cada municipio o Comunidad donde hay que votar, al margen de que sean de un Partido o de otro, la posibilidad de decantarse por alguien conocido, y de quien nos consta su honradez, es mucho mayor. Se puede confiar en los Partidos, necesarios desde luego, pero, sin duda, más en uno mismo y eso es lo que permiten las elecciones municipales, que, incluso teniendo inclinación a votar a un determinado grupo político, se decida uno a hacerlo por otro en función de la persona que consideramos mejor, sea del Partido que sea.

Como tengo antigua relación con Tenerife, y desde que  visité gran parte de la isla y su capital por primera vez, la considero una de las tierras españolas que más me gustan, -hasta el punto de que quizá sea la que suma en mi haber más visitas, pese a que no hay ninguna provincia o capital española a la que no haya viajado menos de tres veces-, ante estas elecciones me veo en la íntima necesidad de echar una mano a los chicharreros que no tengan todavía muy claro a quién votar.

Sería muy pretencioso por mi parte proponer a uno de los  candidatos ya en liza, como consecuencia de un interés personal o un afán partidista; pero no se trata de nada de eso, sino de manifestar mi cariño a Tenerife, recordando la figura de uno de los candidatos a la alcaldía de Santa Cruz, que me parece formidable. Anticipo que pertenece a un partido al que nunca he votado y en el que, actualmente, me ha incomodado saber que se establecían ciertas actitudes en algún modo inelegantes, como las de un artista que se metió a político, y parece que no se conformaba con ser número dos. Pero, como ya anticipaba, para elegir un buen alcalde hay que mirar a los ojos de los candidatos y examinar con lupa su biografía, sin dejarse llevar por la sigla del Partido que lo haya propuesto.

En fin, es hora de decir que si Santa Cruz quiere tener un alcalde de fiar, a mi me parece que el mejor se llama Miguel Ángel González Suárez, porque en él confluyen virtudes, formación, experiencias y trabajos ya hechos, que permiten juzgarlo sin tener la menor duda  de que se vaya a apartar de un magnífico modo de ser, mantenido durante toda su vida; o, al menos, desde que yo le conozco, hace ya bastantes años, y sé de su inteligencia, su preparación y su bonhomía.

Miguel Ángel es un periodista de primera clase, Director General de Onda CIT, donde hace gala de gran profesionalidad, aunque no mayor que el amor que profesa  a su tierra, para él muy bien conocida y estudiada. Domina los entresijos de una industria muy incardinada en la política y con dimensión global, como es el turismo, en cuyo sector, no sólo preside el Centro de Iniciativas Turísticas de San Cruz de Tenerife y edita las revistas internacionales “Turismo Canarias” y “Turiscom”, sino que ha sido Profesor invitado durante muchos años en la Universidad de la Habana; no precisamente por otros méritos que no fueran sus conocimientos, ya que él es un liberal. Además ha publicado varios libros sobre turismo donde ha dado muestras de su buen conocimiento de ese mundo, respecto al cual sus análisis pueden calificarse de modélicos.

En las últimas elecciones a la Junta Ejecutiva de la World Federation of Travel Journalist and Writers (FIJET) le pedí que se presentara a elecciones para cubrir una vacante. Sin temor a que su adscripción reciente, le dejara sin plaza, aceptó mi ruego – que hice como Vicepresidente de FIJET y pensando únicamente en el bien de esa Federación; no en el mío, pues pensaba, como hice, no presentarme a la reelección – y consiguió un buen número de votos, por encima de los necesarios para cubrir una vocalía, en la que está desarrollando actualmente una importante labor.

Como persona, y debería haber empezado por aquí, pero como en la formación de los periodistas se nos hace notar que hay que reservar lo mejor para un buen final, siguiendo ese aprendizaje de mis tiempos de estudiante destacaré la amabilidad y la cercanía con que Miguel Ángel se mueve con la gente, lo que augura por su parte, si, como sería bueno para Santa Cruz, es elegido, una atención a sus conciudadanos como seguramente no ha tenido precedentes en esa bellísima ciudad que espero llegue a gobernar.

 

Miguel Ángel García Brera

Presidente de la Federación Española de Periodistas y Escritoris de Turismo, FIJET

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario