Cine SOCIEDAD

CINE. «Mortdecai». Un bigote falso no hace un chiste

Elblogoferoz/Manuel Díaz Noda/Adivinaquienvienealcine.- Con el paso del tiempo acabaremos dándonos cuenta que el despegue de popularidad de Johnny Depp con “Piratas del Caribe. La Maldición de la Perla Negra”, más que una bendición ha acabado siendo una losa no sólo para el actor, sino también para los sufridos espectadores. Lo que en 2003 resultaba fresco y novedoso, un nuevo icono cinematográfico con el que la rebeldía indie se integraba en el mainstream de Hollywood, junto con sus últimas colaboraciones con Tim Burton, se ha convertido en un patrón exasperante y cansino a base de pura reiteración. Tras las tres secuelas de “Piratas…”, “Charlie y la Fábrica de Chocolate”, “Alicia en el País de las Maravillas”, “Sombras Tenebrosas” o “El Llanero Solitario”, los histrionismos del actor han dejado de tener gracia, y lo que es peor, la propia estrella (otrora recelosa de la fama) ha acabado creyéndose su personaje y olvidando su faceta de actor. Hijo de todo esto es “Mortdecai”, un personaje grotesco, excesivo, y sin inspiración, cuyo show en pantalla produce esa incomoda sensación del que va a ver un espectáculo cómico y se encuentra ante un humorista incapaz de despertar la risa en la platea.

mortdecai-02

No es justo depositar toda la responsabilidad del fracaso de la película en su estrella (aunque en él se resuman las mayores fallas de la película). El guion de Eric Aronson busca sin éxito impostar el humor de la productora británica Ealing, del gran Blake Edwards, o incluso del legendario Louis de Funès, mientras que el director, David Koepp, naufraga a la deriva en un género que le es ajeno. Ni siquiera la presencia de otros actores de caché como Gwyneth Paltrow o Ewan McGregor salva la función y únicamente Paul Bettany aporta algún atisbo de comicidad con su papel del guardaespaldas Jock. Y es que uno se pregunta qué diablos se le ha perdido a ese grupo de americanos (salvo por la presencia del escocés McGregor y el londinense Bettany) en el Reino Unido, intentado mofarse de la flema británica con sus acentos impostados y sus ademanes de manual y produciendo uno de los estrenos más insípidos del año.

mortdecai-04

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario