FIRMAS

El bar de Pepe. Venezuela vs Venezuela. Por Joaquín Hernández

La ciclogénesis provocada por las declaraciones del Presidente Obama era de esperar. Normalmente y desde el 1945 en adelante, con la fuerza mostrada por los Estados Unidos de América en la segunda guerra mundial, a partir del lanzamiento de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki donde fallecieron, y aun están falleciendo, directa e indirectamente más de 1 millón de personas los yanquis han sabido que el poder de las armas serviría, al igual que lo pensó Stalin en la Unión de Republicas Socialistas Soviéticas, para dominar el mundo y colonizar a los países más ricos del mundo para provecho propio. Los unos, los otros y los del medio, se repartieron el mundo de tal forma que no se enfrentarían jamás y en pro de salvaguardarse mutuamente firmaron los tratados de Yalta, Malta y Potsdam que sirvieron para repartirse el mundo a la carta. No es de extrañar que tanto los norteamericanos como los rusos en cuanto tienen temor de perder el poder del dinero resuelvan el caso a tiro y bombazo limpio.

Desde el año 1999 fecha en la que accede al poder Hugo Rafael Chávez Frías, Venezuela ha estado en el punto de mira de la Central de Inteligencia norteamericana. La CIA ha instigado constantemente en contra del proyecto de socialismo reformado Bolivariano que el Comandante Chávez logró llevar a cabo en Venezuela y pretendía extenderlo a toda América del Sur. Países como Bolivia y Ecuador siguen el sendero marcado por el difunto presidente de Venezuela. No hay duda que Chávez supo conectar con la gran masa del pueblo venezolano y lo hizo demostrando que su programa social “por y para el pueblo” era posible, que no era la demagogia a la que estaban acostumbrado el pueblo por adecos y copeyanos, que no era una utopía erradicar la pobreza endémica, desterrar el analfabetismo, terminar con el chabolismo y crear millones de viviendas sociales, emprender formulas novedosas para que el pueblo participara activamente en su futuro desarrollando asambleas populares que se convirtieron en la voz del pueblo soberano. El desempleo junto con la educación fueron los objetivos primordiales del gobierno del Presidente Chávez que sabía muy bien que un pueblo inculto era un pueblo fácil de vencer por la oligarquía del capital neoliberal carroñero que utilizando todas sus armas y artes mafiosas intentó, en más de una ocasión, atentar contra aquel personaje que no eran capaces  vencer democráticamente en las urnas. Los logros de lo que se ha llegado a denominar “el chavismo”, fueron innegables, otra cosa es analizar la actualidad, y desvirtuarla basándonos en el pasado.

Es cierto que el Partido Socialista Unido de Venezuela ha sido el ganador por mayoría absoluta en toda su etapa con el Comandante Chávez al frente, no ha ocurrido igual con su sucesor el Sr. Maduro que consiguió la victoria en las últimas elecciones con un escaso margen de triunfo a su opositor el Sr. Capriles, apenas un escaso 2%. He criticado la política del Gobierno Socialista Bolivariano del presidente Maduro y le achaco culpas importantes en cuanto ha gobernado más pensando en asegurar su poltrona que en continuar los programas de su admirado y difunto antecesor, pero eso no puede ser óbice para no condenar a los Estados Unidos de América en sus amenazas al pueblo venezolano. Ya sabemos que si las reservas petroleras de Venezuela estuvieran situadas en Costa Rica el objetivo a batir por el pentágono sería, sin lugar a dudas, ese país. Los yanquis no actúan por el bien del pueblo que invaden, con armas o con golpes de Estado,  ni siquiera lo hacen por temor a un peligro inminente hacia ellos; invaden, asesinan, destruyen sin piedad por asegurarse el poder energético obteniendo la primacía mundial en el petróleo.

Por mucho menos de lo que está ocurriendo en la Venezuela del 2015 al Presidente Chávez le montaron un golpe de Estado que a punto estuvo de convertirse en una autentica guerra civil y el propio Chávez de terminar dando con sus huesos en la prisión militar de la Isla de Orchila allá por el año 2002. La patética situación de los venezolanos con una falta de productos básicos, largas colas para conseguir un rollo de papel higiénico desmontan cualquier interpretación que quiera dar el Gobierno de Maduro para disculpar el descontento generalizado a su gestión. No me sirve que digan de la injerencia de USA, no me sirven las excusas de presuntos terroristas golpistas para encarcelar, en un Estado de Derecho, a la oposición al Sr. Maduro. Si las imágenes del programa de Antena 3 tv, no están manipuladas y lo que pudimos ver es real como la vida misma, cuestión de la que no me cabe la menor duda porque  coinciden con las informaciones que yo tengo, Venezuela está luchando contra la propia Venezuela; esperpéntico el show de unos reporteros gráficos que para poder desarrollar su labor tienen que estar escondiendo las cámaras de video, camuflando el contenido de las grabaciones para sacarlas del país sin peligro a la integridad de los periodistas y del contenido de los videos, para recoger el material en la frontera de Colombia con Venezuela. Todo parecía pertenecer a una película de los años 50, rodada  detrás del telón de acero, en la zona soviética del Berlín oriental, con la única salvedad que en la URSS la delincuencia organizada no la ejercía ningún tipo de mafia o camorra ciudadana, los secuestros a la carta no existían y el único “capo de la cosa nostra” era el propio Stalin.

Con una inflación cercana al 70%, Venezuela está al borde de la quiebra porque no existe país en el mundo que soporte tamaña locura inflacionista. Pero lo más preocupante, aún más preocupante que la falta de alimentos básicos, la inflación, la inestabilidad política, es la inseguridad del ciudadano venezolano que llega a unos niveles de tragedia nacional. El toque de queda no ha sido impuesto por Maduro, ha sido impuesto por la mafia que, instalada en Caracas, advierte a la población del peligro que corre si está dispuesto a salir a partir del anochecer sin que se arriesgue a un secuestro a la carta, o a dos disparos a bocajarro para robarle “la poca plata” que lleve encima. La policía venezolana es participe en esta especie de silencio siciliano, el asesinato de un venezolano, supuestamente, tiene el mismo valor que el asesinato de un negro de Ruanda, o Nigeria, nadie investiga su muerte.

Venezuela vs Venezuela, una confrontación totalmente injusta que está llevando, a menos que se actúe rápidamente, a uno de los países más ricos del mundo a una confrontación civil con dramáticas consecuencias. La solución la tiene Maduro en sus manos, sólo basta con aplicar el art. 72 de la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela:

Artículo 72

Todos los cargos y magistraturas de elección popular son revocables.

Transcurrida la mitad del período para el cual fue elegido el funcionario o funcionaria, un número no menor del veinte por ciento de los electores o electoras inscritos en la correspondiente circunscripción podrá solicitar la convocatoria de un referendo para revocar su mandato. Cuando igual o mayor número de electores y electoras que eligieron al funcionario o funcionaria hubieren votado a favor de la revocación, siempre que haya concurrido al referendo un número de electores o electoras igual o superior al veinticinco por ciento de los electores y electoras inscritos o inscritas, se considerará revocado su mandato y se procederá de inmediato a cubrir la falta absoluta conforme a lo dispuesto en esta Constitución y en la ley.

La revocación del mandato para los cuerpos colegiados se realizará de acuerdo con lo que establezca la ley.

Durante el período para el cual fue elegido el funcionario o funcionaria no podrá hacerse más de una solicitud de revocación de su mandato.

 

 

 

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario

  • BASTA DE ECHAR LA CULPA AFUERA:MADURO HABLA CON LOS PA’JAROSY OTRAS INCOHERECIAS QUE LE HE ESCUCHADO DECIR LO QUE LES OCURRE ALA POBRE SOCIEDAD VENEZOLANA ES CONSECUENCIA DE SU PROPIO PROCEDER ENCARCELANDO A OPOSITORES GRACIAS POR TU ARTi’CULO