FIRMAS

El bar de Pepe. Los nuestros. Por Joaquín Hernández

Las Fuerzas Armadas españolas están de moda, la televisión con un serial donde se nos muestra la mejor cara del ejercito de España y la dura realidad donde se nos está mostrando la cara amarga y hostil de esa parte de la sociedad española, que parece insertada dentro de la misma y no lo está, por lo menos tanto como desearíamos.

Después del caso de la capitana Zaida Cantera y el acoso sexual de su jefe y la sentencia efectuada por la jurisdicción militar de dos años y diez meses de prisión, y las constantes presiones a  la que se ha visto sometida la victima por parte de compañeros del delincuente, abusador sexual, el asunto seguirá y  traerá más cola ya que el propio ministro del ejercito ha tenido que dar explicaciones en el Congreso a petición de la Diputada de UPYD.

El tema que les voy a relatar es real como la vida misma y dramático por la indefensión del ex soldado del ejército de tierra español D. Sergio Gonzalez:

Los hechos, que constituyen la pesadilla de Sergio, empezaron el 11 de setiembre de 2006, cuando el soldado Sergio Gonzalez en una instrucción, a primera hora de la mañana y en pleno ejercicio, a la entrada de un pequeño pantano sintió un tirón desde la planta del pie hasta la rodilla de la pierna derecha, quedando la rodilla inmovilizada. Fue trasladado en ambulancia al hospital de Ceuta de la Cruz Roja, donde le hicieron radiografías y pruebas pertinentes, con ordenes de ir al día siguiente al traumatólogo en un principio se le diagnosticó esguince de rodilla. A partir de ese momento el largo calvario y travesía del desierto ha sido la constante del soldado del ejército de España D. Sergio Braulio Gonzalez Martín.

Al  principio le diagnosticaron esguince de rodilla con rotura de menisco, dándole la baja para el servicio activo, luego todo sucede como en una película de terror; le operan en Noviembre y siguen los dolores con tanta fuerza que acude varias veces al especialista ante la poca progresión y mejoría de su lesión. Continúan las molestias y aun así empieza la rehabilitación entre analgésicos y anti inflamatorios, el día 14 de febrero de 2007 y por el Hospital Militar de Ceuta, llegan a la conclusión que es apto y útil para el servicio “pero si no remiten los dolores tiene que volver en 20 días”, o sea súper cojonudo, el tema es como si te dicen “te duele pues te jodes, pero si en 20 días no te has muerto de dolor pásate por aquí a ver qué podemos hacer”. Como no se muere de dolor, pero si está las 24 horas del día sedado y anestesiado el día 27 de junio de 2007 se le declara “No Apto, incluido en el art. 194 letra A coeficiente 5T”.

Después de 8 años, dos operaciones, multitud de visitas a especialistas, dolores increíbles, utilizando muletas y ayuda de su mujer para poder caminar dos pasos; el tribunal, una vez terminado el expediente de condiciones Psicofísicas le otorga un 2% de invalidez, área funcional 1, Apartado 194, letra b, coeficiente 4. Sergio no conforme con tamaña injusticia recurre al acta y el 9 de noviembre de 2012 contestan diciendo “Se le declara apto para el servicio militar, con limitación para ocupar destinos (limitado para: esfuerzos físicos intensos, cargas de objetos pesados, bipedestación y deambulación prolongadas, marchas, carreras y posiciones forzadas). La lesión o enfermedad si  guarda relación con el servicio BOD del día 29 de noviembre de 2012”. Reconocen que la lesión se la produjo en actos del servicio.

El 1 de febrero de 2013 causa baja en las FAS, notificado por teléfono. BOD del 31 de enero 2013.

Actualmente:

Reconocido un 59% de grado de resolución de reconocimiento de discapacidad, una vez terminado las prestaciones por desempleo, este mes de marzo se acabaron las ayudas de todo tipo, viviendo con su mujer y dos hijos en casa de su padre y a expensa de su modesta pensión.

Diagnostico: Agodistrófia, Condromalacia rotula, Lumbalgia NE., Ostecondropatías  y trastorno adaptativos, dolor agudo y deterioro de la integridad cutánea y desequilibrio nutricional.

De la medicación mejor ni mencionarla.

La cuestión sangrante es la siguiente: El soldado Sergio Braulio Gonzalez Martín es dado de baja por el ejercito con una invalidez que ellos califican del 2%, aun así le dan de baja por no poder realizar los servicios mínimos exigidos para su profesión, sin embargo no le reconocen la invalidez permanente, absoluta y total cualificada por culpa del bajo porcentaje de minusvalía que sin embargo el Servicio de Salud Público califica y clasifica de una discapacidad del 59%.

El problema de las FAS es el sistema de Reino de Taifas por la que se rigen sus estamentos, o sea un círculo cerrado donde, como siempre, el pobre soldado raso es el que nunca tiene derechos, o si los tiene se lo pasan por el forro de las entretelas de las estrellas y barras de altos mandos, jefes y oficiales. O sea que mientras el teniente coronel acosador y machista, condenado por asedio sexual a la capitana Zaida se le condena a 2 años y 10 meses al objeto de no llegar a los 3 años que hubiera supuesto la expulsión del ejercito y se le asciende al grado de coronel, al pobre invalido del Soldado Sergio Braulio Gonzalez Martín se le niega la baja por incapacidad física para prestar su servicio militar, con lo que, aun reconociendo que el accidente que  ocasiona la lesión, por la que ha sido dado de baja del ejercito, fue en acto de servicio no se le concede la invalidez para el ejercicio de su profesión de soldado.

Todo es una mierda tan grande que ahora en vía judicial, podrá tardar tantos años en fallar la justicia en hacer justicia que posiblemente el soldado Sergio habrá fallecido muerto de hambre y miseria, él y su familia. Menudo asco de JUSTICIA MILITAR!! ¡¡Perro mundo!!

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario