FIRMAS

In English, please. Por Ce Castro

La Unión Europea y Estados Unidos continúan negociando el Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (TTIP), un documento que, sin resquicio a la duda, se presenta fundamental para nuestro futuro y del que lamentablemente poco se sabe. El desconocimiento es tal que un grupo de eurodiputados ha demandado que los documentos publicados en las web oficiales sean accesibles en las diferentes lenguas de la UE y no sólo en inglés como ha ocurrido hasta ahora, dejando así en evidencia el poco grado de integración alcanzado por la ciudadanía.

Lo cierto es que la mayoría de los europeos no alcanza los tan deseados niveles B2 o C1 en inglés, que supondrían la llave maestra para desenvolverse con soltura y sin problemas entre el papeleo administrativo de la Unión. Ante esta fatídica realidad, la tan deseada «transparencia» se queda en simple papel mojado.

Justo en el Debate general sobre el estado de la nacionalidad canaria celebrado en el Parlamento de Canarias el 25 de marzo de 2010, hace cinco años, el actual presidente del Gobierno regional, Paulino Rivero, afirmó que su Ejecutivo estaba haciendo «una apuesta decidida, sin referencia en Canarias, porque Canarias fuera una sociedad, un pueblo bilingüe». Según explicó entonces, 348 centros impartían enseñanza bilingüe. La fecha fijada para alcanzar esta singular meta era 2020. Parece obvio que en estos años se ha avanzado en las Islas en materia idiomática, ya que era del todo «incomprensible» que siendo el turismo motor económico, la población tuviese estos claros déficits formativos.

Pero aunque el progreso está, aún queda un largo trecho por recorrer. Hace justo un año, en febrero de 2014, sólo un 3,2 por ciento de los desempleados en las Islas «manifestaba» tener un nivel alto de inglés. Porcentaje pírrico que contrastaba con el 74,1 que reconocía carecer de conocimientos de inglés. Esto viene a significar que de cada cuatro parados, tres no sabe este idioma y entre los que lo sabe la mayoría tiene una noción baja. A nadie se le escapa que teniendo las actuales tasas de desempleo, que superan el 33 por ciento, el desconocimiento de otros idiomas se torna en escollo casi insalvable para mejorar la empleabilidad de la población más vulnerable al paro.

Más halagüeño sin embargo es el resultado obtenido por el Archipiélago en el último «Informe EF EPI» que estudia el nivel de inglés. Las Islas se sitúan como la sexta comunidad autónoma con mejor nivel de inglés al obtener 57,13 puntos, ligeramente por debajo de la media estatal que es de 57,18 puntos. Independientemente de los números, este documento desvela que en España las mujeres hablan mejor este idioma que los hombres y, curiosamente, que los adultos de entre 35 y 44 años, son quienes mejor lo hablan. También destaca los avances llevados a cabo.

Parece que en este camino ya no cabe el punto de retorno. Por eso es imprescindible la concienciación de todos para apostar por la educación idiomática. Inglés, alemán o francés son lenguas que nos ayudarán a relacionarnos con nuestros vecinos; pero también debemos estar pendientes de los países con economías emergentes. Y claro está, saber más es «conditio sine qua non» para acrecentar nuestras opciones de encontrar un empleo, pero también y sobre todo para «empoderar» a la ciudadanía para que pueda tener voz y voto en la Unión Europea del presente.

@cecastroramos

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario