Sin categorizar

La escultura de La Aguadora vuelve a funcionar en la plaza de Santo Domingo

Elblogoferoz.- El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, en su afán por recuperar el patrimonio histórico de la ciudad, ha culminado la rehabilitación de la escultura de La Aguadora, localizada en la plaza de Santo Domingo. Esta fuente se encuentra ubicada en los terrenos que formaron parte del antiguo huerto del convento de los Dominicos, hasta que, en 1893, el Ayuntamiento encargó al arquitecto Antonio Pintor la construcción en la zona de una nueva.

El alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez, fue el encargado de accionar el mando que dota nuevamente de agua esta instalación, junto a la tercera teniente de alcalde y concejal de Cultura, Clara Segura; el cuarto teniente de alcalde y concejal de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga; el cronista oficial de la ciudad, Luis Cola; y el presidente de la Tertulia de Amigos del 25 de Julio, José Manuel Ledesma.

Bermúdez significó que el Consistorio “está haciendo un esfuerzo por poner en valor lo bonito que tiene Santa Cruz y prueba de ello son las rehabilitaciones de espacios ligados a la historia del agua en nuestra capital como la fuente de Morales, ésta de Santo Domingo o la de la plaza Isabel II, en la que también estamos trabajando”. De igual manera, incidió en que se actuará con contundencia “contra la minoría que sigue empeñada en vandalizar y romper nuestro patrimonio, ya que lucharemos contra ellos desde el punto de vista policial y de las sanciones económicas”.

El manantial donde hoy se erige la plaza de Santo Domingo fue utilizado como fuente pública de abastecimiento de la ciudad durante finales del siglo XIX y principios del XX. Posteriormente, en 2000, el Ayuntamiento encargó una escultura al artista Medín Martín, quien realizó su particular homenaje a las aguadoras para dejar constancia de una de las profesiones que existían en la ciudad hasta hace casi un siglo. El trabajo de estas mujeres consistía en recoger el agua de las fuentes públicas de las que disponía la ciudad para trasladarlo, normalmente sobre su cabeza, hasta los hogares que les encargaban dicha tarea a cambio de una remuneración.

Su papel fue muy importante, especialmente durante los periodos de sequía, ya que el servicio de abastecimiento de agua no estaba regularizado y muchas de las viviendas no contaban con este recurso de forma particular.

Los trabajos de rehabilitación que se han desarrollado consistieron en la eliminación de todos los desperfectos que había producido la falta de mantenimiento, así como determinados actos vandálicos. Los trabajos de limpieza de la piedra bajo los chorros para devolverle la tonalidad original corrieron a cargo del restaurador especializado Regis Chaperon. También se ejecutaron obras de desmontaje para colocar las nuevas instalaciones de saneamiento, abastecimiento y se ejecutó una nueva canalización entre el foso de la bomba y la fuente, acometiendo la misma por la parte inferior y repavimentando con los adoquines ya existentes en la canalización.

Por último, se repararon todas las juntas de la fuente como paso previo a la puesta en marcha nuevamente de la instalación, que contará con agua no potable, y cuyas obras comenzaron hace unos tres meses aproximadamente.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario