FIRMAS

El bar de Pepe. Dime con quién andas y te diré quién eres. Por Joaquín Hernández

No soy muy dado al refranero español pero tengo que reconocer que hay veces que tiene “más razón que un santo”. Digo esto a colación con la charla – tertulia que mantuve en Radio San Borondón, al alimón (Dicho de torear: Asiendo dos lidiadores un solo capote, cada uno por un extremo, para citar al toro y burlarlo, pasándole aquel por encima de la cabeza) con el maestro en las lides políticas, Pedro Anatael Meneses que, como siempre, estuvo certero a la hora de entrar al descabello. Dicho esto en temas taurinos parece que la “corrida” fue interesante,  desde luego y por lo menos la “vuelta al ruedo” la dimos.

En esta España que dicen es nuestra, los aires de cambio son cada día más ciertos. El personal, acostumbrado al poder omnímodo al Partido Socialista Obrero Español y al Partido Popular, al bipartidismo que ha dominado los cuatro puntos cardinales del Estado democrático, está nervioso y ve como se les va de las manos tanto chollo y chupeteo  que pretendían conservar por los siglos de los siglos.

Los partidos políticos emergentes, Podemos, Ciudadanos y Unión Pueblo y Democracia aspiran a poner la pica en la Moncloa o cuando menos asegurarse un asiento en la lumbre del Gobierno de España en las próximas elecciones generales y existen muchas posibilidades que lo puedan conseguir si pasan con nota los comicios Autonómicos. La prueba de fuego la van a tener en Andalucía, en las elecciones andaluzas se va a dilucidar lo que sucederá en buena parte de la vieja piel de toro en el mes de mayo, fecha prevista para dar el pistoletazo de salida para la conquista de las Comunidades más emblemáticas como Madrid, Valencia y posteriormente, en setiembre, Cataluña.

Las encuestas partidistas, o sea aquellas  que se realizan por encargo  da como ganador al partido paganini dependiendo de la pasta gansa si son lo mejor de lo mejor o se conforman con ganar por estrecho margen, o sea las encuestas por menú es una fórmula que adoptan las agencias de marketing en plan catering y con formula aplicadas al bolsillo del consumidor; hacer caso a este tipo de sondeos que aparecen, sobre todo y frecuentemente, antes de los periodos electorales es lo mismo que confiar en las ofertas y promesas de sus representantes, en el mejor de los casos debes creer sólo la mitad de la mitad.

Porque seamos sinceros, una cosa es Pablo Iglesias, Albert Rivera o Rosa Diez y sus allegados y otra los personajes con los que confeccionan las listas para Gobiernos Autónomos, Ayuntamientos, Diputaciones o Cabildos, donde se colaran personajillos de toda la fauna trepadora nacional. En las islas Canarias como en el resto del país algunas formaciones, con inmaculado aspecto de lavado con Ariel, incorporan a sus listas una serie de gánster de cuello y guante blanco de todos conocidos que intentan meterse en el mangoneo de las instituciones públicas para chupar de la teta autonómica.

 La estupidez con la que rellenan las planchas es tan supina que la mayoría de las veces se forman las candidaturas a través de consejos de amigotes del “encargado” del partido en la región, incluso por la verborrea del presunto candidato más que por su catadura moral se elijen individuos que sin el más mínimo pudor han declarado públicamente y según publica en Internet la revista digital BlancaHari (http://blancahari.com/tag/tenerife/) sobre un candidato de UPYD a la alcaldía del Ayuntamiento de  Santa Cruz de Tenerife,  “cuando el entrevistador le comenta que todo el mundo sabe que ha habido sobres y que los empresarios han sustentado a políticos (untadas, compra de favores,…), respondió todo flower:

“Si yo fuera empresario haría lo mismo. Si tú fueras político Jorge  y yo te pudiera comprar yo  iba y te compraba. Mira para conseguir esta obra o la otra. Hombre… está mal que yo lo diga, pero  yo lo haría como empresario”.

Lo bueno del personaje es su sinceridad, o sea que nadie se llamará a engaño si una vez votado al candidato de UPYD llega a Alcalde del municipio capitalino de la isla de Tenerife y un promotor constructor le quiere “comprar un favor” para conseguir esta obra o la otra que no se preocupe y vaya preparando la “untada” que el favor lo tiene concedido de antemano.

Y Ciudadanos y Podemos van a ir por el mismo camino, tal y como decíamos ayer “ya sabemos a los que no vamos a votar, ahora hay que ver a quien votamos” porque votar por votar mejor me quedo en la playa con una cañita de cerveza y unos camarones o me voy a Gibraltar a descapullar monos que creo se está pagando bien y cobras en libras esterlina. ¡¡ Menuda mierda de cambio !!

 

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario