FIRMAS

El «canario-godo» sobre la alfombra verde. Por Ale Hernández

Hoy me siento como la Pantoja, sin imputación ni delito pero sí con los barrotes a cuestas. Hoy entono una de sus coplas, «yo soy esa… Esa que no tiene nombre y que a nadie le interesa».

Así me ha hecho sentir la organización de los Premios Dial 2014. La misma organización que me acreditó en los Premios Dial 2010. Hoy me siento cual Beneharo ante los conquistadores. Hoy me sale la «vena guanche».

Hoy me siento como una extranjera en mi propia tierra.

Como periodista experta en el ramo musical, hoy Cadena Dial y el Cabildo de Tenerife me han dejado sin acreditación para su entrega de premios anual, simplemente porque, palabras literales de los representantes de dicha organización: «Viene un avión plagado de prensa nacional». En definitiva «no hay cama pa’ tanta gente.

¿Cómo se puede permitir una empresa como el grupo Prisa, en dar prioridad a los medios nacionales, dejando a los medios locales colgados como si de basura se tratase?

¿Cómo el Cabildo de Tenerife, que colabora directamente con la organización de dicha entrega de premios, permite que se maltrate y se ignore a su gente?

¿Cómo se puede utilizar un lugar que hemos pagado todos los tinerfeños, como es el Auditorio Adán Martín, para organizar un evento de tal magnitud y dejar a la prensa local al margen de ello?

¿Cómo seguimos permitiendo que nos pisoteen nuestra labor profesional?

Ahora es cuando deben entender, queridos sres organizadores la diferencia entre un «Godo» y un peninsular. El «Godo» es aquel que cree que estamos aún en taparrabos y que estamos todo el santo día tirados en la playa. El peninsular es un ser humano más proveniente de la península ibérica.

Dicho ésto y haciendo alusión a los sres. dirigentes del Cabildo de Tenerife, que permiten éste tipo de actos deleznables donde los haya…. ¡Queda claro que no hay nada peor que un «canario-godo.»!

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario

  • Al margen del atropello, los premios se entregan este año en el Recinto Ferial.