FIRMAS

Podemos y Ciudadanos, ¿Los revulsivos para desbancar al bipartidismo en España? Por Eduardo Guerra

Nuestro ánimo se inclina a confiar en aquellos a quienes no conocemos por esta razón: porque todavía no nos han traicionado”.

Samuel Johnson.

Me preguntaba hace unos días un buen amigo, si no me parecía raro que con la que está cayendo en la política española, sigan apareciendo nuevas organizaciones políticas, y al parecer algunas de ellas con bastantes posibilidades de figurar.

Le contesté que no, que esto era propio de la democracia cuando las marcas hegemónicas van perdiendo fuerzas y se desgastan en el ejercicio del poder. El electorado deja de confiar en sus marcas de toda la vida, y se aventura a buscar un cambio a pesar de los riesgos.

Ése podría ser el escenario que viviremos este año 2015 con la variedad de contiendas electorales que se avecinan. Toca admitir que aunque crezcan las opciones de siglas políticas, bajo el punto de vista de los bloques ideológicos (derecha e izquierda), sí creo que éstos se mantendrán en equilibrio.

Es indudable que PODEMOS es el partido revelación, que ha crecido con mucha fuerza en el bloque de izquierda, y sobre todo crece a expensas del PSOE. Mientras más crece PODEMOS, más decrece el PSOE. Completando el cuadro del ámbito de izquierdas, me atrevería a asegurar que, Izquierda Unida, ya fue fagocitada. Vale recordar la sentencia del Coordinador Federal de IU, Don Cayo Lara, cuando dijo  “PODEMOS necesita los votos del electorado del PSOE y la estructura de Izquierda Unida”.  Si nos ponemos a sumar los votos que le dan los sondeos a PODEMOS y al PSOE, podríamos decir que resulta la misma cantidad de votos conseguidos por Felipe González en sus mejores tiempos, de tal manera que los bloques se mantienen en cifras similares al año 1982, que la relación entre bloques es casi la misma, sólo que con más partidos.

Por otro lado, es un hecho cierto que en todas las encuestas está apareciendo de forma significativa el partido Ciudadanos, de Albert Rivera. Joven líder catalán, que desde el año 2005 ha ido subiendo poco a poco en el gusto del electorado catalán, y que ahora se prepara para subir al ámbito nacional, incluso en las próximas elecciones andaluzas.

Todo hace pensar que el electorado que se ubica en el bloque de derechas, posiblemente se estará preguntando, que así como el votante de izquierda tiene ahora otra marca por quién votar,  ellos también estarían dispuestos a probar con otras siglas de centro derecha. De ser así, los votantes de centro derecha pueden aspirar conseguir una alternativa que se califique como un competidor creíble frente al PP.

Esta situación viene a complicar un poco más el escenario electoral, porque por primera vez, Mariano Rajoy, se enfrentará  a un competidor serio que les está hablando a los  votantes españoles que quieren políticas de mercado. Para muestra un botón, Albert Rivera presentó con mucho éxito, hace unos días, su programa económico de manos del profesor de la London School of Economics, Don Luis Garicano.

Según sondeos recientes de la firma Metroscopia, el  22% de las personas que votaron por el PP en las últimas elecciones de 2011, podrían apoyar esta vez a Ciudadanos.

Si todo esto es cierto, entonces parafraseando a Cayo Lara, tendríamos que decir que Ciudadanos, necesita los votos del PP y posiblemente la estructura de UPyD.

En este panorama nos preguntamos ¿Es el éxito de PODEMOS, que por emulación,  está impulsando hacia arriba a Ciudadanos? ¿Se fracturarán los bloques ideológicos? ¿Se romperá la hegemonía de los dos grandes partidos con la irrupción de PODEMOS y Ciudadanos? ¿Qué le queda a Izquierda Unida y a UPyD? ¿Les robarán votos estos nuevos partidos a los partidos nacionalistas?

Son muchas las incógnitas… amanecerá y veremos, la pelea es pelando y faltan sólo unos meses…

Eduardo Guerra B.

Analista Político y representante en España de la empresa Estudios y Organización Eugenio Escuela.

 

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario