Sin categorizar

Más del 57% de las empresas colabora con la Universidad a través de contrataciones directas o prácticas

Elblogoferoz.-La movilidad laboral de estudiantes (periodos de prácticas, pasantías, acuerdos para contratar recién graduados) es la forma de cooperación más habitual que se da en España entre universidades y empresas. La colaboración en materia de I+D también es importante, especialmente entre las empresas de los sectores industrial y de nuevas tecnologías. Así se pone de relieve en el estudio: “Nuevas formas de cooperación Universidad-Empresa”, que ha realizado la Cámara de Comercio de España, a partir de una encuesta a empresas y asociaciones empresariales con experiencia en el ámbito de la cooperación con universidades, que se desarrolla en el marco de un proyecto europeo denominado Emcosu,financiado por el  Lifelong Learning Programme 2007-2013 de la Comisión Europea.

Según los datos del informe, un 57,6% de las empresas encuestadas afirma haber tenido un nivel elevado de cooperación con la universidad a la hora de contratar recién titulados o cubrir plazas de prácticas en la empresa. En este último caso, es frecuente que los estudiantes pasen a formar parte de la plantilla, una vez finalizado el periodo de prácticas, dependiendo de las necesidades de la empresa y de su desempeño. Las empresas valoran de forma muy positiva este tipo de colaboración ya que facilita la gestión de los recursos humanos.

Por sectores, aunque esta práctica es utilizada por todos ellos, destaca el sector servicios, donde el 60,0% de las empresas encuestadas utilizan este mecanismo de manera frecuente.

El 49,3% de las compañías que participó en el estudio confirma tener una relación con la universidad en materia de I+D, la cual se materializa en proyectos conjuntos que cuentan con financiación pública, ya sea nacional o internacional, o en colaboraciones para el desarrollo de productos o mejoras de procesos, por ejemplo. Este mecanismo de cooperación es utilizado especialmente por el sector industrial (66,7% de las empresas encuestadas afirma tener un elevado nivel de cooperación en este ámbito) y por el de nuevas tecnologías (52,6% de las empresas).

Aunque otras modalidades de cooperación no alcanzan tanta importancia, destacar que en algunos casos las empresas pueden participar activamente en el desarrollo de planes de estudios universitarios, en la organización de seminarios, en la docencia de asignaturas,…. Así, cerca del 30% de las empresas participantes en el estudio que pertenecen al sector servicios tiene un elevado nivel de cooperación con la universidad en este campo. Mientras, el 24% de empresas industriales mantiene líneas de colaboración para favorecer la estancia de profesores universitarios en la empresa con objeto de realizar actividades de formación o investigación.

Entre las actividades en las que participan las empresas relativas al ámbito universitario cabe destacar la participación del staff técnico y directivo de la empresa en estudios, docencia y actividades de investigación (el 52% de las empresas analizadas participa habitualmente en este tipo de actividades), o la colaboración con incubadoras para el desarrollo de nuevos negocios (el 41,3% de las empresas encuestadas).

Según el informe, la actividad de cooperación entre la universidad y las empresas se ve potenciada por una serie de circunstancias que benefician a ambas instituciones. Entre ellas, son de destacar la existencia de confianza y compromiso mutuo, el interés de las instituciones de educación superior en tener acceso al conocimiento práctico o la existencia de objetivos compartidos.

Pero también existen barreras a las que este tipo de colaboración tiene que hacer frente. Entre las más importantes para las empresas encuestadas se encuentran las diferencias entre universidad y empresa en cuanto a motivaciones y valores, el problema de tener horizontes temporales distintos o la burocracia asociada a este tipo de cooperación, en el ámbito universitario, sobre todo.

En este sentido, las empresas consultadas consideran que las universidades deberían modificar en gran medida la forma en la que se plantea la cooperación estratégica con empresas, mejorar y aumentar las prácticas que hay en sus programas académicos, potenciar su orientación internacional y facilitar la puesta en valor de la investigación aplicada.

Beneficios para la sociedad

Los beneficios de la cooperación universidad-empresa no se circunscriben únicamente al ámbito de las organizaciones interesadas. La sociedad en su conjunto se beneficia de este tipo de relación. De acuerdo a la opinión de las empresas encuestadas, la cooperación universidad-empresa mejora, entre otras cosas, la capacidad de innovación del tejido empresarial en su conjunto, las habilidades de los estudiantes que son relevantes para el mercado de trabajo o el desarrollo regional y la cohesión social.

Para las empresas encuestadas, el futuro de la cooperación universidad-empresa debería orientarse de modo preferente hacia la I+D y el impulso de los programas compartidos de prácticas y contrataciones de estudiantes en las empresas.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario