FIRMAS

Un chiringuito en El Hierro. Por Wolfman

El Instituto Geográfico Nacional (IGN) con la inestimable colaboración del Cabildo de El Hierro con su díscolo presidente al mando como cómplice necesario, pretenden «crear» el Instituto de Volcanología de Canarias en la isla del meridiano, sin tener en cuenta por supuesto que dicha institución ya está creada con anterioridad desde hace unos cuantos años, el Instituto Volcanológico de Canarias (INVOLCAN) dedicada precisamente a este cometido, bajo el amparo del Cabildo de Tenerife en el seno del ITER y con la dirección del Doctor Nemesio Pérez, afamado geoquímico y vulcanólogo mundial que ni sabe ni tiene idea de semejante proyecto, que solo puede ser tildado de broma pesada por no hablar del plagio científico que supondría fundar este engendro funcionarial.

El IGN intenta construir y establecer una infraestructura en la isla de El Hierro para que sus funcionarios (que no científicos o investigadores) puedan hacer su «trabajo” que no es otro que atender al funcionamiento de unas estaciones sísmicas y una red de ordenadores y servidores informáticos, una tarea exclusiva más que evidente porque en los más de tres años desde que empezó el interés volcánico del IGN por la isla más joven y alejada de Canarias no se han realizado por parte de este organismo del Ministerio de Fomento otra cosa que resúmenes estadísticos sobre lo que ya ha sucedido, distinto de la investigación científica o elaboración de pronósticos con recogida de datos previos, actividad que la ciencia volcánica o geológica requiere para el mejor conocimiento de la realidad volcánica de Canarias.

Todo esto se desprende de la información de varios medios de comunicación como el artículo de la periodista Rosa Rodríguez en la edición digital de hoy viernes del periódico Canarias 7 http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=363886.

Sin título

Esta barbaridad que se pretende costará por supuesto una considerable cantidad de dinero público, es decir, ese capital económico que los ciudadanos solemos aportar en forma de impuestos que en muchas ocasiones como en la presente ciertos organismos de la administración del Estado malgasten de forma arbitraria y caprichosa en algún proyecto surgido de un calentón o en el mismo momento de encontrarse varios dirigentes políticos en una feria después de tomar unas copitas de buen vino español o malvasía herreño, según los casos, justo en esa fase previa a la de exaltación de la amistad que suele suceder inmediatamente después de las consumiciones.

Y digo caprichoso porque duplicar esfuerzos en medio de una situación de crisis económica, o incluso fuera de ella, cuando ya hay una institución creada y en funcionamiento que atiende a la investigación y seguimiento de la realidad volcánica de  Canarias a pesar de las continuas zancadillas y el ninguneo insoportable a que es sometida por las autoridades públicas de Canarias o el Estado, es además una temeridad.

Solo recordar por añadir un detalle más a esta madeja, que recientemente han sido imputados por presunto delito de prevaricación varios técnicos y gestores de otro organismo del mismo ministerio, en este caso el IGME, relacionados con la trama documental de autorizaciones del proyecto de El Castor; no vayamos a volver a tropezar con un tema parecido, que todos sabemos que hacen los funcionarios, que hacen los políticos y que saben hacer los científicos.

Esperemos que este anuncio se quede solo en eso, en un volador postrero en la fiesta del turismo, causado por la euforia etílica sin más razonamiento que la fútil inconsistencia de la vanidad humana, que en Canarias ya tenemos muchos chiringuitos que no funcionan para que vengan a montar otro desde Madrid.

Canarias necesita de la suma de esfuerzos, o cualquier día el volcán nos va a poner a cada uno en su sitio.

Y si no es así, yo me borro de esto, oiga.

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario