FIRMAS

PODEMOS pasar de victimarios a víctimas, o cómo ganar votos usando el victimismo electoral. Por Eduardo Guerra

“Quien a hierro mata, a hierro muere”   

Ley del Talión

 

El victimismo es una estrategia política bastante usual y en muchas ocasiones efectiva. Me atrevería a decir que no hay un político en el mundo, o partido político,  que no se haya visto tentado a usar el victimismo para defenderse de cualquier acusación, o peor aún, para tratar de ganar votos. Si se maneja con gracia, habilidad, descaro y sin la mínima vergüenza, junto a los medios adecuados, los resultados pueden ser espectaculares.

En tiempos de campaña electoral como los que estamos viviendo, el desarrollo estratégico de campañas negativas, que se mimeticen con campañas sucias o negras es ya una realidad.

Lo curioso en el caso del partido PODEMOS, es que con toda agilidad y facilidad han crecido como la espuma, desarrollando una campaña durísima contra todos los partidos del Status Quo. Hasta ahora se han mostrado como si fueran una especie de autoridad moral, que al no haber mandado todavía, dan la sensación de no tener rabo de paja…

Pero… al recibir los primeros cuestionamientos, críticas y denuncias en su contra, están reaccionando como los miembros de la casta que ellos denuncian. Frases como “Nos están atacando porque aparecemos de primero en las encuestas”, “Todas esas denuncias son calumnias que se inventan los de la casta para tratar de destruirnos”,  “Hoy los ataques fueron contra mi compañero fulanito, ayer fue contra menganito  y mañana vendrán por mí”, son ya comunes en boca de sus principales dirigentes.

Yo no niego la posibilidad, que en efecto, desde los laboratorios de opinión que manejan los partidos del status, se esté cocinando una o varias campañas sucias o negativas contra PODEMOS; pero ése no es el problema, la cuestión está en que Pablo Iglesias, Iñigo Errejón, y Juan Carlos Monedero, no han dado respuestas firmes y concretas a las denuncias de las que les acusan, sólo se han limitado a balbucear las frases hechas de la casta. Claro está, lo matizan, tal como lo declaró Iñigo Errejón hace unos días, cuando decía que “en tiempos de Bárcenas”,  por sólo un papelito, la Universidad de Málaga le revocaba el contrato, dando a entender que 1.800 € mensuales, no son nada al lado de lo de Bárcenas.  Y en efecto las cantidades no son las mismas, pero ser un pícaro y un pillo, es más de lo mismo.

Los volveremos a oír diciendo que la Casta está reaccionando, al igual que los nacionalistas catalanes, que ante la descarada corrupción de los Pujol, solo dicen que son mentiras, que todo es un ataque del Estado Español a la soberanía independentista.

La gente de PODEMOS debe saber que en democracia se está para criticar, pero también para ser criticados.

Creo que PODEMOS es un revulsivo que innegablemente está ayudando a depurar el sistema de muchas cosas, sobre todo la corrupción, pero sabiendo sus orígenes castro-chavistas-comunistas y viéndolos actuar ante las primeras denuncias en su contra, no me queda más que recordar a Hugo Chávez, y su desastre de gobierno.

Señores de PODEMOS no olvidar que  “El que a hierro mata, a hierro muere” y tratar de ganar votos haciéndose pasar por víctimas también es corrupción.

 

Eduardo Guerra B.

Analista político y representante en España de la empresa “Estudios y Organización Eugenio Escuela”

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario