FIRMAS

Así se elige un ángel. Por Armando Pinedo

El casting de Victoria’s Secret es el más deseado y duro del mundo, pero para las elegidas supone participar en el desfile con mayor impacto mediático del año. Se celebra el próximo 2 de diciembre en Londres.

 

Son los treinta segundos más importantes en la carrera de una modelo porque es el tiempo que la organización de Victoria’s Secret destina a cada una de las chicas que se presentan a la selección de los ángeles que podrán aspirar a estar en Londres en pocas semanas para presentar la nueva colección de esta marca nacida en San Francisco con el objetivo de vestir a un público que acude a sus tiendas buscando, además de una prensa de lencería o baño, alguna similitud con las supermodelos que lucieron prendas de la marca. Se trata, en definitiva, de vestirte por dentro mientras vives el sueño de ser un ángel de Victoria’s Secret unos pocos segundos de tu vida. Algo tan habitual en el aspiracional mundo de la moda y la belleza

Fuente: D.R.

Ed Razek, director creativo de Victoria’s Secret, afirmaba al diario The New York Times que cada año este casting se “vuelve más y más competitivo, pero también es verdad que el show ha alcanzado con el tiempo un grado de perfección que lo hace único en el mundo”. A su vez, apunta que esta edición “sea vuelto mucho más dura porque tenemos chicas de edades muy diferentes, lo que complica aún más la selección, aunque todas están trabajando fuerte  para ser seleccionadas”.

Por su parte, Mónica Mitro, productora del desfile, aseguraba en la misma publicación  que buscan “una chica con buena piel, con personalidad, con unas buenas proporciones físicas… Sin embargo, creo que es el primer año que sentimos que hay tantas buenas opciones, lo que nos hace el trabajo más complicado”. En este punto coincide John Pfeiffer, director de casting, quien asegura que “hay chicas que cuando entran en el casting te dejan sin palabras. Muchos nos quedamos alucinados, fascinados por ese detalle que la hace cautivadora y que logra que decidas que ella deba estar en el show

Heather Huggs, de la agencia de modelos Women Management, cuya central está en Nueva York, afirma que “desfilar para Victoria’s Secret es el juego más competitivo que puede existir… Es incomparable con Cualquier otro porque ninguno logra una exposición tan grande para una modelo. Conseguir estar ahí es muy grande porque el proceso es duro, largo y muy difícil. Es una auténtica y una única combinación de sueños para una chica”. Con Huggs coincide la modelo Daniela Braga: “Este es una meta lograda para mí carrera y supone vivir algo donde lo que más me impresiona es la gran energía que desprende todo el equipo. Ya he participado en otros desfiles y es algo inimaginable”.

Pfeiffer continúa asegurando que “cuando aparece una chica valoramos algo más que el aspecto; detectamos la energía que la hace única y que consigue esa conexión con el cliente, con el fotógrafo, con el público… Eso es lo que buscamos en este casting porque es lo que perdura en el tiempo”. Durante el casting, cada miembro pide a cada chica algo diferente, que sonría más, que camine deprisa, que pose, que se presente… Todo ello para conseguir estar en lo que Mónica Mitro define como “el panel definitivo, es decir, aquel donde aparece la relación final de chicas que han logrado estar en el show”.

Blanca Padilla, única española que este año participa en el show como antes hicieron Esther Cañadas, Eugenia Silva o Clara Alonso, asegura que “estar en este desfile significa sentir mucha fuerza en tu carrera, verte guapa y sexi, algo que estoy deseando vivir el próximo día 2 en Londres”. Esta misma mañana, en el programa Anda Ya, en los 40 principales, la española aseguraba a su conductor Dani Moreno que “la competencia en el casting había sido feroz y que el secretismo que rodea el desfile es muy grande porque la expectación aumenta cada día. He trabajado muy duro en el gimnasio y estamos todas deseando que llegue el día”.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario