FIRMAS

TORMENTA, ¡SILENCIO! Por Manuel Herrador

Tras una sobresaltada madrugada con cientos -quizá miles- de truenos y relámpagos envolviendo Santa Cruz de Tenerife, parecía que el día iba a tornarse menos severo. Pero, no. Se cumplieron las previsiones oficiales.

Era media mañana del 19 de octubre de 2014. Al poco de iniciar mi tradicional caminata dominical de 20 kilómetros, para quemar esas grasas desobedientes y rebeldes, comenzó a llover, y a llover, y a diluviar.

Santa Cruz silenció sus calles, su gente y su rutina

Tras los fallidos intentos por evitar que las botas de deporte y los pantalones se humedecieran, gustoso decido empaparme bien, hasta las rodillas y más allá, sin límite, como si hubiera ido de pesca pero con el equipo de un simple principiante. Reconozco que es una sensación muy agradable. No es solo pisar charcos -aquellos que no me dejaba mi madre-, es muchísimo mejor, es enchumbarse hasta los huesos (con ‘s’, no con ‘v’). Y ya puestos, qué mejor que activar el reportero gráfico que todos llevamos dentro y empezar a grabar imágenes y sonidos de una ciudad diferente a la habitual. Un lugar irreconocible.

Agua veloz hacia el mar, ríos accidentales, truenos

cercanos y sonidos que estimulan el silencio

El resultado, a continuación, haciendo clic en el enlace; escenas insólitas y ecos que invitan a la contemplación más silenciosa. Momentos para el recuerdo de una inoportuna borrasca fugaz, de una tormenta no deseada.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario