Moda SOCIEDAD

MODA. El pret-a-porter nupcial desfila en Feboda. Por Mónica Ledesma

Elblogoferoz / Mónica Ledesma.- Hay novias modernas, bohemias, sofisticadas y clásicas. Un universo de amor que se tiñe de blanco, crema, champán o nude para vestir de elegancia el día más importante en la vida de una mujer. Trajes que reflejan tendencias, que definen estilos y que se alejan del atelier tradicional para ofrecer una opción personalizada, y más económica, con el fin de que cualquier novia pueda sentirse igual de guapa luciendo el llamado pret-a-porter nupcial.

Moda de catálogo que enamora, seduce y deslumbra y cuyo mercado sigue en contante auge, por lo que también era merecido que tuviera la oportunidad de presentar sus colecciones en la Pasarela Profesional de Feboda que se celebró este pasado fin de semana en el Recinto Ferial de Tenerife.

Cuatro boutiques canarias especializadas en novia y fiesta fueron las encargadas de abrir el pasado sábado la segunda sesión de desfiles, en una pasarela vespertina que acogió los diseños de Clara Novias, La Suite 17, Popo Import y Geyma. Creaciones que gustaron por su sencillez y puesta en escena, a pesar del escaso público que acudió a la cita.

Vestido de volantes de Clara Novias / Foto: Carlos M. Anglés.
Vestido de volantes de Clara Novias / Foto: Carlos M. Anglés.

Clara Novias

La firma nacional Clara Novias fue la encargada de abrir los pases, presentando una línea nupcial en la que las líneas rectas se fusionan con los volúmenes princesa. Largos vestidos y el blanco puro marcan una propuesta en la que destacan los corpiños, los fruncidos a la cadera, las faldas con volantes o las transparencias.

Gasas brocadas, encajes y cintas de raso en color burdeos o rosas suaves visten a la novia más clásica y romántica, alejándose de detalles suntuosos o excesivos brillos para centrar la atención en el movimiento de las texturas.

Traje de corte romántico de Clara Novia. / Foto: Carlos M. Anglés.
Traje de corte romántico de Clara Novia. / Foto: Carlos M. Anglés.
Transparencias para las novias femeninas. / Foto: Carlos M. Anglés.
Transparencias para las novias femeninas. / Foto: Carlos M. Anglés.

Como complementos, la marca apuesta por boleros de encaje o estolas de piel, haciendo un guiño a aquellas divas de los años 50 que cubrían sus hombros desnudos con la elegancia más cálida. Una opción que gustó y que, además, puede ser utilizada para otras ocasiones.

La Suite 17 presentó sus novias adlib. / Foto: Carlos M. Anglés.
La Suite 17 presentó sus novias adlib. / Foto: Carlos M. Anglés.

La Suite 17

Las novias más hippies y bohemias llegaron de la mano de La Suite 17 con sus diseños adlib, ese estilo ibicenco que va ganando adeptas entre las novias más informales. Una colección fresca y original que gustó por su estilo atemporal, en base a unos diseños que se mantienen fiel a las raíces de la isla pitiusa.

Firmas nacionales e internacionales como Pepa Bonett, Piluca Bayarri y Charo Ruiz dan forma a la nueva colección nupcial, en la que predominan los vestidos cortos y largos, el color blanco y las texturas de algodón.

Algodón y bordados para los vestidos más coquetos. / Foto: Carlos M. Anglés.
Algodón y bordados para los vestidos más coquetos. / Foto: Carlos M. Anglés.
Cómoda elegancia. / Foto: Carlos M. Anglés.
Cómoda elegancia. / Foto: Carlos M. Anglés.

Un tejido natural que seduce a la piel y al corazón más puro, el cuales confeccionado con encajes de bolillos que se van entremezclando con puntillas exquisitas y bordados exclusivos para marcar la silueta femenina.

Novias cómodas y elegantes que se cubren con mangas pájaro, faldas de capas, vestidos palabra de honor o fruncidos para seducir y divertir. Mujeres sensuales que complementan su look con coronas de flores, pañuelos zíngaros o tocados florales, creando una explosión de elegancia desenfadada e informal.

Vestido nupcial de Popo Import. / Foto: Carlos M. Anglés.
Vestido nupcial de Popo Import. / Foto: Carlos M. Anglés.

Popo Import

Con sede en el municipio tinerfeño de La Orotava, Popo Import fue la única marca que presentó sobre la pasarela una línea nupcial y de fiesta, pensada para las madrinas o invitadas que también tienen su importancia en cualquier ceremonia.

Vestidos largos que juegan entre líneas rectas y volúmenes a vestir a las novias más clásicas, coqueteando entre un universo de pequeños detalles en base a pedrería, cristal, corpiños y transparencias. Blancos y vainillas que bordan de pequeñas flores las faldas, fruncidos que adornan las siluetas o volantes que adornan el romanticismo más femenino.

Los vestidos de fiesta, protagonistas de Popo. / Foto: Carlos M. Anglés.
Los vestidos de fiesta, protagonistas de Popo. / Foto: Carlos M. Anglés.
Novias románticas y sencillas. / Foto: Carlos M. Anglés.
Novias románticas y sencillas. / Foto: Carlos M. Anglés.

Por su parte, la colección de fiesta se vuelve más colorida y brillante, pensada para esa mujer que busca llamar la atención entre sedas y organzas, espaldas al descubierto y cinturas entalladas.

Geyma subió a pasarela moda para el novio y la novia. / Foto: Carlos M. Anglés.
Geyma subió a pasarela moda para el novio y la novia. / Foto: Carlos M. Anglés.

Geyma

El broche final a este carrusel de fantasía llegó con Geyma, tienda especializada en el sector ceremonia que desfiló con sus principales firmas en mercado, entre ellas Rosa Clará. Una colección rica en diseños en la que destacó la elegancia y el glamour y que enamoró por su romántica puesta en escena

Modelos masculinos y femeninos desfilaban cual pareja de novios posando con carantoñas ante los ojos de los asistentes, a la par que lucían las diferentes propuestas nupciales. Para ellos, esmoquin, chaqué o frac en tonos claros -como el gris perla- pasando a tonalidades más oscuras como el gris plomo, azul marino o al clásico negro. Solapas ribeteadas con brillo, chalecos a juego y corbatas anchas que sustituyen a las pajaritas.

Diseños de la boutique Geyma. / Foto: Carlos M. Anglés.
Diseños de la boutique Geyma. / Foto: Carlos M. Anglés.
La elegancia reinó en la pasarela. / Foto: Carlos M. Anglés.
La elegancia reinó en la pasarela. / Foto: Carlos M. Anglés.

Mientras, la casa propone para ellas vestidos rectos o de faldas princesa, trajes palabra de honor, polizones a la cadera que hacen el efecto de cola o cuellos halter que impregnan a la novia de un aire más bohochic. Feminidad que resalta entre lazadas florales, transparencias y tocados sencillos, en una paleta cromática en la que predomina el blanco puro y roto.

Un espectáculo de seducción con el que Geyma tuvo el honor de clausurar la Pasarela Profesional dedicada a la moda más romántica, confiando en que vuelva a repetirse en una próxima edición de esta gran feria de las bodas.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Comentarios recientes