FIRMAS

¡La juventud! Ese difícil territorio a conquistar por los partidos políticos. Por Eduardo Guerra

La juventud sabe lo que no quiere antes de saber lo que quiere.

Jean Cocteau (1889-1963, Poeta y Novelista Francés)

Es un hecho cierto que en todos los países del mundo, la juventud es un segmento de la población difícil de atraer por los partidos políticos. Las razones pueden ser muchas, pero dada su capacidad de motivar e influenciar en la opinión pública, los votos de los jóvenes son vitales para cualquier candidato que quiera ganar su elección.

La baja participación juvenil está más ligada a la falta de integración al sistema democrático, que a la desvalorización por parte de los jóvenes al sistema mismo. De aquí que nos preguntemos, ¿Por qué no votan? ¿Por qué su escaza participación?

Cuando se les ha preguntado, la mayoría de ellos responde que sienten que los políticos no se preocupan por los problemas de la juventud, y que no se identifican con el discurso político de la mayoría de los candidatos. Estas razones dan a entender que existe una especie de abismo que separa al mundo político, del mundo de la juventud, lo que genera un círculo vicioso, en el cual los candidatos no les hablan a los jóvenes porque éstos no votan, y la juventud no participa porque no los toman en cuenta.

¿Y a cuantos jóvenes hay que conquistar? ¿Cuántos son?

Según datos del padrón electoral de España, para las elecciones europeas 2014, estas eran las cifras:

-Jóvenes ubicados entre los 18 y los 29 años, total España: 5.084.035 (14,74% del total de electores España).

-Jóvenes ubicados entre los 18 y los 29 años, total Canarias: 253.040 (16,68% del total Canarias).

-Jóvenes ubicados entre los 18 y los 29 años, total Las Palmas: 134.625 (17,08% del total Las Palmas).

-Jóvenes ubicados entre los 18 y los 29 años, total Sta. Cruz de Tfe.: 118.415 (16,24% del total Sta. Cruz de Tenerife).

Viendo las cifras, podemos concluir que los jóvenes son en promedio el 15% del total del padrón electoral. Y si es así. ¿Por qué son tan importantes para los partidos y los candidatos en tiempos de campaña?, ¿Si hay otros grupos etarios de mayor volumen poblacional?

Porque son los jóvenes los primeros en salir a pegar los carteles, son los que están destinados a realizar las campañas puerta a puerta, porque para ellos es tan importante la ideología como lo material, porque la decisión de su voto es más emocional que racional y porque son la bujía que inicia los cambios de ciclos, los cambios de era, son los que inician las revoluciones y los cambios profundos, así lo demuestra la historia.

Pero para convencer a los jóvenes no basta con hacerse una cuenta en Twitter y otra en Facebook, por el solo hecho que ellos manejan bien las redes sociales y les encanta la tecnología y los teléfonos inteligentes. No basta con usar coleta, vaqueros y una mochila.

Los estrategas de la campaña deben acercarse lo más posible a su lenguaje, al argot propio de la juventud. Saber cuáles son sus expectativas de futuro, que hoy por hoy, ya no es solo poder estudiar y formarse en la universidad.

Dado los altos índices de desempleo, es más convincente ofrecerles un trabajo con un salario digno que les permita seguirse labrándose el futuro.

Es verdad, las redes sociales son imprescindibles para llevarles el mensaje, pero la música, los actos proselitistas, las grandes concentraciones son de vital importancia porque generan ese espíritu de equipos que crea sinergias. Actividades recreativas, deportivas, culturales y formativas los estimula a participar en la campaña y sentirse parte de ella. Saberse actores importantes y determinantes en los resultados finales, los motiva más allá de sus capacidades, y eso es la gasolina de cualquier campaña.

Finalmente, las recomendaciones de librito para cualquier candidato que aspire el voto joven, podrían resumirse en estos consejos:

a)     No aparente ser más joven de lo que es. Muéstrese de acuerdo a su edad real.

b)     No trate de mimetizarse con los jóvenes ni en lenguaje, ni en ropa, ni en aspecto personal, ni en estilo de vida. Gánese el respeto por ser quien es realmente.

c)      Abra espacios de fuerte protagonismo juvenil en su partido. Que ellos sean protagonistas con su propio estilo.

d)     Escuche a los jóvenes de su entorno. Dedíqueles tiempo y atención. Seguramente tienen mucho que decirle.

e)     Olvide la frase hecha de que los jóvenes son el futuro. Es cierto que lo son, pero en realidad ellos viven hoy. Sus problemas, sus necesidades y sus deseos son del presente más presente.

f)      Estudie en profundidad cuales son los 2 o 3 problemas más importantes que viven los jóvenes de su país, ciudad o región. Más importantes para ellos, no para Ud.

g)     Dele a la gente joven lugares de responsabilidad en su partido, su campaña, su gobierno. No los confines a las “políticas juveniles”. Abra el campo para que jueguen en primera división.

h)     Se necesita un enemigo claro. Algo o alguien que sea un obstáculo en el desarrollo de su país, ciudad o región. Algo o alguien hacia donde canalizar el espíritu crítico del electorado joven.

 

Eduardo Guerra B., es Analista político y representante de la empresa Estudios y Organización Eugenio Escuela

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario