Sin categorizar

Thor Heyerdahl, creador de Pirámides de Güímar, navega en el ‘doodle’ de Google

AGENCIAS.– Thor Heyerdahl fue un explorador, biólogo y aventurero noruego, nacido el 6 de octubre de 1914, que alcanzó la fama después de cruzar el océano Pacífico en una balsa de troncos en una expedición conocida como Kon-tiki. El objetivo de Heyerdahl era demostrar que la Polinesia podría haber sido colonizada desde Sudamérica y no desde Asia, como piensa la comunidad científica. Con motivo de su onomástica, Google le ha dedicado su doodle.

La expedición estaba conformada por Heyerdahl y otros cinco tripulantes: Knut Haugland, Bengt Danielsson, Erick Hesselberg, Torstein Raaby y Herman Watzinger. Durante 101 días recorrieron 4.700 millas desde Perú hasta la Polinesia francesa, lograron todo un éxito, tanto científico como comercial. Por ese motivo, cien años después de su nacimiento, Google le dedica a éste héroe noruego uno de sus famosos’doodle’.

La teoría de Heyerdahl sobre el proceso migratorio no se puede descartar, ya que tras recorrer el viaje lo realizaron con elementos precolombinos (excepto un equipo de comunicación), pero la comunidad científica sigue apostando que fue Asia el continente desde donde se colonizó la Polinesia.

El documental que realizaron sobre la expedición, llamado también Kon-tiki, se alzó con el Oscar en 1951, lo que le dio más repercusión tanto a su protagonista como a la hazaña. Tanto fue así que en 2012 hicieron un ‘remake’ con una película sobre la expedición.

Pero a pesar de la fama y de los peligros vividos durante 101 días, Thor no se quedó quieto el resto de sus días. También quiso demostrar que desde Egipto se podrían haber comunicado con América. Por ello, junto al  antropólogo mexicano Santiago Genovés, el 17 de mayo de 1970 partió desde Marruecos destino la tierra prometida en un barco de papiro, llamado Ra II. Con estas expediciones, que denominó ‘The RA Expeditions’, logró otra nominación a los Oscar, aunque esta vez como productor.

Su última gran expedición tenía como objetivo recorrer el río Tigris, para, de nuevo, demostrar que los pueblos que vivían en la actual Pakistán podrían haberse comunicado con los pueblos de la antigua Mesopotamia.

Sus teorías no están demostradas, aunque gracias a sus ‘viajes’ no se pueden descartar del todo. Lo que está claro es que Heyerdahl era un todoterreno: aventurero, escritor, científico… y sobre todo amante del planeta, ya que al final de su vida se inclinó por los movimientos ecologistas a la vez que predicaba: «¿Fronteras? Nunca he visto una. Pero he oído que existen en las mentes de algunas personas».

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario