FIRMAS

En la estrategia electoral ¿Quién es más importante? ¿El candidato o las siglas del partido? Por Eduardo Guerra

“El que no aplique nuevos remedios debe esperar nuevos males, porque el tiempo es el máximo innovador”

             Sir Francis Bacon (1561-1626, filósofo, político, abogado y escritor inglés.)

 

El ambiente crispado de la política española, y el alto grado de desafección política que demuestra la gente, esta haciendo reflexionar a los partidos políticos españoles, de cara a las próximas contiendas electorales de mayo y noviembre de 2015.

Y es que la tendencia en las formaciones políticas es presentar caras nuevas, relativamente caras jóvenes; como es el caso del PSOE, que en las primarias para elegir el Secretario General, eligieron a Pedro Sánchez; él que posiblemente sea también elegido como candidato a la presidencia del Gobierno de España.

Más cerca, en nuestras Islas, el principal partido de Canarias, Coalición Canaria, eligió recientemente como candidato a la presidencia del Gobierno de Canarias a, Fernando Clavijo, un joven y exitoso político que tiene el reto de mantener a su partido en el poder. También en Canarias, el PSOE se prepara para unas reñidas elecciones primarias para elegir al candidato a presidente del gobierno canario, en la que los tres candidatos son jóvenes con ganas de liderar su partido, Patricia Hernández, Carolina Darias y Gustavo Matos. A todas estas, si el Ministro, J.M. Soria, no decide ser el candidato, entonces el PP seguramente escogerá al joven, Asier Antona, Secretario General del PP en Canarias. Finalmente todo indica que, Pablo Iglesias, de PODEMOS, estará en la contienda por la presidencia del Gobierno de España.

¿Y es casualidad que sean todos caras jóvenes? ¿Será que la imagen/marca de los partidos es débil y necesitan candidatos carismáticos para ganar? ¿Cuál será la estrategia electoral más acertada? ¿Basar la campaña en el candidato, o en las siglas del partido? ¿Quién vende más? ¿Cuál es mejor marca?

Aunque todas las respuestas a estas preguntas son relativas, definitivamente la mejor estrategia sería vender las dos marcas, pero dependiendo de la coyuntura.

-Si el partido está en el gobierno y ha realizado una buena gestión, el candidato se apoya en las siglas, y la estrategia es ofrecer la continuidad de la gestión.

-Si el partido está en el gobierno, pero ha realizado una mala gestión, la estrategia es vender al candidato, su carisma, juventud y sus deseos de cambio.

-Si el partido esta en la oposición, y el gobierno contrario ha realizado una buena gestión, se debería ver quien es más fuerte entre el candidato o las siglas, y potenciar al que tenga más fuerza.

-Si el partido esta en la oposición, y el gobierno contrario ha realizado una mala gestión, entonces lo lógico es potenciar por igual ambas marcas y dar la pelea en todos los terrenos.

¿Por qué se ha dado el bipartidismo PP/PSOE en España? En principio porque solo hay dos marcas hegemónicas de ámbito nacional. ¿Por qué solo hay tres marcas gobernantes en Canarias, PP/PSOE/CC? Porque solo hay tres marcas bien definidas.

Tan simple como que el grueso del electorado, solo conoce estas marcas y no tiene muchas ganas de conocer más partidos, lo que se conoce como polarización y la economía del voto.

Su elección se basa más o menos en:

-¿Lo hicieron bien? Les sigo votando.

-¿Lo hicieron mal? Voto a otros.

La mayoría de los votantes, en su mente, no diferencian tanto a una marca de la otra, tan solo son dos o tres siglas. Si el votante decidió comprar al PSOE y le salió mal, en las próximas elecciones comprará PP, o a Coalición Canaria, alternativamente. Los electores regularmente no leen, ni comparan los programas que los partidos y candidatos ofrecen. ¿Y por qué? Porque se dejan llevar por el valor de la marca que le ahorra tiempo (Comparando diferentes opciones) y quebraderos de cabeza. Me atrevería a decir que el elector prefiere muchas veces “malo conocido que bueno por conocer”

En definitiva, los estrategas tienen muy presente una máxima del marketing electoral, esa que reza “Los productos se pueden copiar, sin embargo las marcas NO”.

Posiblemente la aparición de nuevas marcas como la de, PODEMOS, está amenazando a las marcas de los partidos tradicionales, y todo hace pensar que estas perderán una parte de su mercado, viéndose obligados a compartir sus electores. Y están tan claros los dirigentes de PODEMOS que deben cuidar su marca, que no participarán en las elecciones municipales de mayo 2015 con sus siglas, por no estar bien preparados; pero si potenciando una nueva sub-marca como “GANEMOS”.

No sería nada extraño que en el 2015, se repita con varios partidos políticos, lo que paso en la campaña electoral del 2011, en la que varios candidatos del PSOE no usaron el nombre, ni los colores del partido, por temor a ser arrastrados por la mala gestión del Gobierno. Casi seguro, veremos una campaña 2015, en la que los candidatos sean más importantes propagandísticamente que las siglas de su partido.

Eduardo Guerra B. Es analista político y representante en España de la empresa Estudios y Organización Eugenio Escuela.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario