Sin categorizar

El II Foro ASSAP apuesta por la bajada de impuestos y la eliminación de la burocracia

Elblogoferoz.- El ajuste de la economía española ha finalizado y la recuperación se afianzará si el Gobierno no sube los impuestos y se controla la deuda pública y de las familias. Así lo aseguraba el economista liberal, Carlos Rodríguez Braun, en el marco del II Foro de ASSAP sobre Economía, Derecho y Empresa, que se celebró en la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife.

Este foro contó con la participación además de los presidentes de Ashotel y de la Confederación Canaria de Empresarios, Jorge Marichal y Agustín Manrique de Lara, quienes coincidieron también en resaltar la buena marcha de la economía al mismo tiempo que criticaban el actual marco legislativo porque es “absolutamente hostil” a la inversión empresarial.

Asimismo, lamentaron cómo la burocracia está impidiendo el desarrollo de proyectos que supondrían una importante dinamización de un mercado laboral que arroja una de las tasas de paro más altas de España. Ambos dirigentes empresariales señalan a la Cotmac como “el mayor enemigo de Canarias” y apuestan por el refuerzo del insularismo para generar “una competencia sana” que se traduzca en un mayor crecimiento y competitividad.

En la inauguración del II Foro de ASSAP también participó el director general de la Cámara de Comercio, Vicente Dorta Antequera y los socios promotores de esta firma canaria de auditoría de cuentas, consultoría legal y fiscal y gestión de proyectos, David González, José Ramón Barrera y Roberto Morell.

Durante su intervención el catedrático de Historia del Pensamiento Económico de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Rodríguez Braun, insistió en la necesidad de bajar los impuestos para afianzar la recuperación económica. Dijo que una “economía golpeada por varios años de castigos tributarios, con una política fiscal que no ha acabado con el déficit y que a cambio ha engordado la deuda pública por encima del PIB, difícilmente podrá salir de la crisis”.

Este economista liberal también señaló que el discurso sobre la austeridad es una pura ficción porque “los únicos austeros, a la fuerza, han sido los ciudadanos, mientras que el famoso ajuste no se ha realizado por el lado del gasto sino por el de los ingresos”.

En cuanto al anuncio del Gobierno de Canarias de subir la presión fiscal a las clases más altas, Rodríguez Braun respondió que es pura demagogia porque “subir a los ricos es un señuelo” porque su aportación frente al conjunto es pequeña. Para este economista la clave está en controlar el gasto público, ya que el Estado representa el 50% de la actividad económica.

Burocracia e Insularismo

Por su parte, la intervención del presidente de Ashotel en el II Foro de ASSAP se centró fundamentalmente en denunciar las trabas burocráticas que están bloqueando grandes proyectos de rehabilitación como el del Puerto de la Cruz. “Es incomprensible que con un sector turístico como el que tenemos tirando del carro de la economía canaria, las administraciones públicas sigan boicoteando un modelo de calidad y excelencia como el que estamos defendiendo los hoteleros, poniendo pegas donde lo que tiene que predominar es la inversión y la dinamización del mercado de trabajo”.

En esta misma línea se expresó el presidente de la Confederación Canaria de Empresarios quien tachó directamente de “hostil” el entorno regulatorio en el que se mueven los empresarios. Agustín Manrique de Lara dijo que el “mayor enemigo que tiene en estos momentos Canarias es la COTMAC”, que es la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias.

El presidente de la patronal de los hoteleros dijo también que no se podía dejar de lado la crisis sino se apuesta por una mayor presencia del sector privado y por recuperar un mayor protagonismo del sector de la construcción.

Jorge Marichal consideró que “lo importante no es crecer a cualquier precio, sino crecer en calidad”. En ese sentido, advirtió de que no se deben cometer errores del pasado, “sobrecargar el sector construyendo nueva planta sin preocuparnos por renovar los establecimientos obsoletos, ya que que en el futuro, tal vez en un plazo de tres o cuatro años, podríamos caer en la dinámica de no ser competitivos”. Consideró también que “crear empleo no es difícil, lo difícil es mantenerlo”.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario