FIRMAS

Con Verónica, ¡Todos los días toca! Por Manuel Herrador

Temprano, en la mañana, recién levantados, activando ya en nuestras mentes los primeros malos rollos con los que nos vamos a encontrar el resto de la jornada y con los músculos de nuestras caras todavía sin estar preparados para esbozar una ligera sonrisa. Así salimos a la calle. Pero, afortunadamente, hay maravillosos encuentros casuales.

Vero y yo

En una esquinita, frente a mi casa, sentada o de pie, aparece en ese momento activada la cara de felicidad de una mujer muy singular. Se llama Verónica, es vendedora de la ONCE y, aunque una discapacidad le impide hablar, ella no precisa de signos convencionales para comunicarse, ni de códigos, ni de sonidos aprendidos. En absoluto. Compres o no compres el cupón, seas cliente o no, vivas en la zona o llegues de visitante casual, a Verónica le da lo mismo. Al pasar junto a ella -o al verla desde la acera de enfrente- Verónica te detecta con su radar mágico y te apunta para, con precisión milimétrica, dispararte dos rayos de felicidad, de positivismo, de alegría y de ternura, impulsados por la energía angelical de sus lindos ojos y la bondad de una limpia sonrisa en su boca. ¡Ya estás bendecido!

Verónica nos da el premio cada día. Con ella, siempre toca. Es un ejemplo a seguir, por su sencillez, por aguantar hora tras hora en su incómoda silla plegable, por su brillante y pura sonrisa, por ese bello regalo que nos entrega cada día a coste cero.

Gracias Verónica, en mi nombre y en el de mi mujer, en el de mis hijos y en el de mis amigos, en el de los vecinos de mi barrio y en el de miles de personas que tenemos la suerte de recibir esa preciosa sonrisa tuya con la que, nada más salir de casa, nos envuelves el corazón. La providencia ha querido que nos enseñes la importancia de un gesto de cariño, de una mirada de ternura, de una sonrisa de amistad.

Verónica, contigo ya nos ha tocado el más grande premio, que nos dejes mirarte y devolverte el saludo. No te vayas de esa esquinita.

Gracias.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario