FIRMAS

Ayúdame a hacer política. Por Antonio Alarcó

Siempre se le ha achacado a la mal llamada “clase política” un distanciamiento del electorado en general. Quizás esa sea la razón de la creciente “desafección” de la ciudadanía con sus políticos de la que tanto habla el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y que ha convertido en un problema a los que tenían que ser una esperanza. Esto es muy grave y frustrante: hay que cambiarlo.

Siempre hemos creído en la política como la forma de mejorar la vida de las personas, desde las pequeñas cosas hasta los grandes proyectos e inversiones. Y precisamente en ese deseo de hacer más por los demás, nació esta iniciativa que ya llevaba tiempo cociéndose.

Desde que empezamos la andadura de la política activa siempre he querido darle la misma impronta que me ha enseñado la medicina: la cercanía como bien indispensable. No concebimos una manera de hacer política sin estar pegado a los principales receptores de nuestra actividad: los ciudadanos. Ésta era una buena oportunidad para ello.

De ahí surge la campaña Ayúdame a hacer política, una iniciativa del Grupo Popular del Cabildo de Tenerife que presentamos públicamente esta semana y que pretende dar protagonismo a las personas, poder acercarnos a sus problemas reales y ofrecer posibles soluciones. De lo que se trata es que dejemos de escribir nuestro libro y el de los medios de comunicación y empezar a escribir el libro de los ciudadanos con sus palabras y vivencias.

Las redes sociales pueden ser muy útiles y éste es un buen ejemplo de ello. Para arrancar estos encuentros pedimos a nuestros seguidores de Facebook y Twitter su ayuda, con el hashtag #ayudameahacerpolitica. Tenemos que decirles que la campaña despertó la curiosidad de muchos, por lo que hubo que hacer una selección porque de lo que se trataba no era de llenar una sala sino de poder escucharlos a todos.

Un grupo de personas que no se conocían entre sí y que no tenían ningún guión ni orden del día han querido ayudarnos. Durante más de tres horas hablamos de tú a tú acerca de sus inquietudes, sus preocupaciones, sus sueños, sus sentimientos… Y es que la política es también eso: sentimientos. Mucho más que ideología.

En esa cita tuvimos la oportunidad de debatir libremente. Sobra decir que unos estaban de acuerdo con nuestras políticas y nos daban ideas de cómo enfocarlas mientras que otros se mostraron críticos con las medidas adoptadas por los diferentes gobiernos del Partido Popular y la forma de los partidos llamados clásicos.

Pero precisamente ahí está el sentir de esta campaña. No se trata de reunirnos con personas para que nos halaguen y nos den una palmadita en la espalda. Se equivoca quién piense esto. Creemos necesario aceptar la crítica razonada, que es siempre más útil que el halago y se aprende más. Nosotros lo que pretendemos es situar al ciudadano en el centro de nuestra actividad y abogamos por explicar cada medida que tomemos con total transparencia y rigor, como la mejor forma de poner en valor el ejercicio de la política, una noble actividad que supone entrega total hacia los demás.

El político asume una responsabilidad voluntaria, un verdadero compromiso con la sociedad, con el deber cumplido como recompensa, que bien merece que trabajemos por recobrar la credibilidad perdida. Debemos dejar las discusiones sobre líderes y candidatos, y centrarnos en lo verdaderamente importante para intentar volver a ser una esperanza en vez de ser un problema.

Para lograrlo, nos ponemos a disposición de todos pues seguiremos organizando estos encuentros por la Isla. También puedes escribirnos a nuestro mail (alarco@tenerife.es) o a través de nuestro Facebook y Twitter, pues las ideas que nos hagan llegar, si bien puede que alguna no tenga cabida en nuestro ideario, les aseguro que al menos serán analizadas, estudiadas y aceptadas.

Siempre hemos pensado que el fin primero y último de esta noble actividad, que es la política, debe ser el compromiso con la sociedad y la dedicación a las personas que tienen que ser el eje principal de nuestras acciones y, por ende, de nuestras decisiones.

Ahora somos nosotros los que les pedimos que se involucren en su proyecto y que aprovechen esta oportunidad de participar en la vida pública.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario