FIRMAS Salvador García

San Telmo, punto y seguido. Por Salvador García Llanos

En un cuarto de millón de euros se ha incrementado el presupuesto de la actuación de mejora y acondicionamiento del paseo San Telmo, un factor más que añadir a la controversia que acompaña al proyecto.

Las oquedades descubiertas y la subsiguiente necesidad de rellenarlas para dotar de la necesaria seguridad a una vía peatonal muy transitada durante las veinticuatro horas del día han determinado que las previsiones presupuestarias pasen de 1.2 millones a casi 1.5. O sea, que si éramos pocos, parió el modificado.

No es la primera vez y, además, ya se sabe que las obras en dominio marítimo-terrestre suelen acarrear contingencias que hay que solventar sobre la marcha. Recordemos que la financiación se repartía entre Gobierno de Canarias, Cabildo Insular de Tenerife y Ayuntamiento.

El segundo es el responsable de actuación. La decisión -en realidad, casi ninguna de las adoptadas al respecto- no contenta a la Plataforma Ciudadana Maresía, la más involucrada y la más activa en el afán de que el proyecto no se materializara.

Ha sido coherente, en el sentido de que no era solo el muro -siempre el muro- lo único que importaba y que había que salvar. Siguen esperando alguna respuesta de las administraciones implicadas, a las que reclaman garantías de lo que se hace en el bajío, naturaleza pura de acantilado, en las proximidades de El Penitente.

En realidad, una declaración de impacto a los efectos que proceda, se supone que para salvaguardar su carácter. A la espera, verán cómo el próximo miércoles ya no lucirá la “Pasarela a El Boquete”, es decir, aquel acceso con justicia tachado de adefesio que sirvió para que los fieles del lugar, pese a las incomodidades y las limitaciones, pudiesen disfrutar en el verano que se agota de los encantos de esta zona de baño.

Es decir, el baño volverá a estar prohibido, se supone que ya hasta que terminen las obras cuya prolongación empieza a preocupar a los comerciantes de la zona que intentan mantener el tipo en medio de las vallas, carteles, desvíos y entradas o salidas provisionales. No se sabe si van a ser compensados vía fiscal, siquiera por un ejercicio.

Porque queda aún pendiente alguna ejecución costosa y molesta como es el saneamiento. O sea, que la controversia continuará, a la espera de resoluciones administrativas y también judiciales. Lo más triste es comprobar que la actuación no era tan prioritaria.

Ya se verá el resultado final: si realmente compensa tanto desaguisado. 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Comentarios recientes