FIRMAS

El Bar de Pepe ¿Dónde está Willy? Por Joaquín Hernández

Acabo de escuchar la entrevista de Cesar Rodriguez Placeres, en Radio S. Borondón, a Willy Toledo. El mimetismo que se produce entre entrevistado y entrevistador es conmovedor, falta darse un morreo y una declaración de amor eterno para que esto acabe en romance apasionado digno del libro 20 poemas de amor y una canción desesperada del admirado Neruda.

Pero claro, el quid de la cuestión está en que mientras Willy se esconde detrás de su profesión de actor en paro, Cesar va a pecho descubierto y eso le hace más vulnerable a los “encantos” de tamaño bribón (lo de bribón sin acritud y con todo cariño, se sepa) que dice la mitad de la verdad, que no dudo que sea su verdad pero  los que tenemos cierta edad y hemos conocido lo que él dice conocer bien, no nos cuadra la mitad de su “película” de actor “políticamente incorrecto”.

Toledo habla del partido político PODEMOS y si escuchan entre palabras se delata en lo verdaderamente esencial; que  no es otra cosa que su ambición por tener un “asiento de primera fila” un “papel de estrella” de “primer actor” en PODEMOS. Lo ha intentado y le ha salido mal el tiro, tan mal que el retroceso de su ambición política le ha dado en el ojo y se ha quedado tuerto, o medio cegata. Willy habla de PODEMOS y lo hace bajo la perspectiva del desilusionado, del que esperaba su oportunidad, quizás el tren de su vida para montarse en el pasteleo político que él tanto critica y parece tan necesitado.

Pablo Iglesias es, como todos sabemos, un oportunista que ha sabido conectar con la necesidad de millones de personas que esperaban su discurso, no otro discurso más, sólo su discurso, el de él.

 Pablo Iglesias ha dicho lo que millones de oídos estaban esperando oír, igual que le ocurrió a los alemanes en plena recesión y hecatombe de la economía alemana, cuando Hitler les lleno de ilusiones de un cambio profundo del sistema al que todos creyeron y  votaron. Igual que sucedió con Mussolini y su Facio. Igual que ha sucedido con Obama. El pueblo oprimido necesita de palabras que le ilusionen y no de bufones con el mismo discurso que a fuerza de repetirlo ya nadie cree. He sido el primer crítico de PODEMOS, no soy afiliado y creo que si tengo otras alternativas no le  votaré pero no dejo de valorar que ha sido el único, y digo el único, que ha sabido sacar partido a un medio de comunicación  que precisamente no es el más valorado por la audiencia, la 6ª. Pero aun es más chorra el discurso contra el mediático  Pablo Iglesias cuando dice que ha estado apoyado por esa cadena de tv durante años, y eso me hace pensar que o los españoles somos tan gilipollas que por el  hecho de salir en la tv estamos dispuestos a elevar a Presidente del Gobierno  a un ganador del Gran Hermano, o bien ha sido el discurso certero de Pablo Iglesias el que le ha hecho ganar el voto de millón y medio de electores a las elecciones al Parlamento Europeo.

No me extraña el boicot que tiene  el actor en los medios de comunicación españoles. En España no perdonan los que se asociacian con los parias, con los que no cuentan sus votos, los saharauis no votan ni en España ni, por desgracia, en su tierra.

Cuando habla de Cuba se parece a Marhuenda, en lugar de pringao por el PP, parece está pringao por Raúl Castro, y yo, uno, que conoce Cuba desde los años 80, cuando vendí a Fidel Castro unos forjados para construir 500 búngalos en la playa de Varadero, que, a propósito, nos abonaron desde un banco en Puerto Rico, que he visto al Comandante como decía a su pueblo que las flores tenían vitaminas y les recomendaba su consumo para paliar el hambre, mientras que desde España Juan Rodriguez (empresario español con la única empresa distribuidora de sanitarios en La Habana) le traía lechazos de Tudela, Vega Sicilia y Angulas de Aguinaga con algún que otro pata negra de Jabugo, no se traga la historia de Cuba según la versión de Willy Toledo.  Los que conocemos Cuba, desde el pueblo, desde la perspectiva del pueblo, sabemos muy bien el hambre de carencias que padecieron los cubanos, el hambre de saber qué es lo que había más allá del horizonte, Por mucho que quieran disfrazar la historia, solo hace falta bucearla un poco para encontrar decenas de cadáveres de cubanos muertos en el fondo del mar Caribe, ahogados por salir de una isla de miseria y tanto o más dictadora que la España de Franco. Por mucho que quiera disfrazar la historia, Fidel Castro quedara a la altura de Franco, de cualquier dictador bananero pero en este caso del comunismo más rancio y antiguo del mundo, la prueba la tenemos en el pequeño cambio que Raúl quiere darle a Cuba. Los cubanos que yo conocí odiaban el régimen de Castro y los mayores se sintieron traicionados por aquel barbudo revolucionario que bajaba de Sierra Maestra rezando el rosario y que acabo con las cabronadas y corrupción de Batista, pero que al mismo tiempo terminó con las posibilidades de crear en Cuba un sociedad libre y democrática para ejemplo del mundo. Los cubanos empiezan a saber algo de lo que ocurre más allá de su horizonte ahora, hoy, porque en 50 años no han sabido más allá de lo que leían en Granma y lo que veían por aquella tv oficialista, en blanco y negro, y con la figura del padre de la patria Fidel Castro como ejemplo de hombre entregado a su pueblo, al jamón de jabugo, al lechazo de Tudela o Traspinedo, las angulas de Aguinaga y el buen Vega Sicilia único.

Por otro lado, claro que estoy de acuerdo con la Revolución Bolivariana, de hecho he defendido al malogrado Presidente Chávez hasta sentirme amenazado por la ultra derecha venezolana y los seguidores de Capriles en Canarias. Pero eso no es óbice para no dejarme ver la realidad que no es otra que Maduro está inmaduro para seguir el proyecto de Chávez, que no es capaz de seguir el camino abierto por el Chavismo, por el Socialismo Reformado Bolivariano. Que no puede ni tiene la capacidad de un liderazgo como Chávez. Si es ahora cuando se lo está currando por defender a Maduro, oiga amigo Willy que usted se lo coma bien y le den 18 películas y 48 culebrones en la Tv  pública venezolana, incluso por su físico puede actuar representando la figura de Simón Bolívar, todo es posible pero no intente engañar a nadie con milongas del pasado que no existen en la actualidad venezolana, para muestra observe el resultado de las últimas elecciones y comprenderá el peligro que conlleva Maduro para el proyecto del Comandante Chávez. Chávez se equivoco al elegir como sucesor a un personaje más cercano a las telenovelas que a presidir una gran nación que se me antoja totalmente dividida y al borde de una guerra civil.

Pero usted de la cara hombre!! Muéstrese cuál es, deje de actuar y cuando actué que sea en el teatro, en el cine, y si quiere y ama cambiarlo todo… ya sabe monte su chiringuito al estilo UPYD o PODEMOS o quien sabe un tándem con los Barden y p´a lante…

Un abrazo y sin acritud chavalote. ( Lo siento por Cesar que no le va a gustar na de na publicar este largo artículo, pero que se le va hacer, uno es lo que es y anda siempre con lo puesto “que diu el noi de Poble Sec”)

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario