FIRMAS

Los de cincuenta y tantos, lo tenemos jodido. Por Manuel Herrador

¡Cuántas veces nos habrán dicho aquello de “estudia, para que seas alguien en la vida, para que tengas futuro, ya verás cómo me lo agradeces”!

¡Una mierda! Pero grande. Al menos aquí, en España, para varios millones de personas.

Resulta que cuando te haces una persona mayor, de esas que por haber estudiado y por haberse preparado suficientemente y ser un gran profesional de lo tuyo no deberías tener ningún problema, es justo cuando más dificultades te abordan.

¡Cuántas veces habremos dicho eso de “yo, a los cincuenta, voy a procurar retirarme”! ¡Qué ilusos, por Dios!

Tenemos una torpeza de gestión y una ineptitud social tan profunda que ni siquiera nos permite alcanzar el mínimo de egoísmo necesario para proteger nuestros propios proyectos vitales. Amigos míos arquitectos, ingenieros, abogados, aparejadores, geógrafos, historiadores, filólogos, periodistas (¡no digamos!), empresarios, hosteleros, publicistas, locutores, administrativos y de un sinfín de actividades laborales más, no tienen un solo cliente, ni un solo proyecto, ni un solo presupuesto, ni una sola factura que hacer, ni un solo euro que cobrar.

En España, estamos sin trabajo casi tres de cada 10 ciudadanos en edad de ello, seis de cada 10 jóvenes y un millón doscientos mil desempleados tienen más de 50 años. Estas cifras son una verdadera vergüenza. Una sociedad que no es capaz de incorporar y mantener trabajando a personas con la experiencia, el conocimiento y la profesionalidad que poseen los mayores de 50 años, y con la fuerza y el espíritu innovador y creador de sus jóvenes, es una sociedad fantasma, insolidaria, descerebrada y abocada a la ruina.

Mucho han de cambiar las cosas para corregir este rumbo errático que hemos dejado marcado a la generación de nuestros hijos.

La tasa media de desempleo en Europa es de, apenas, el 10 %. Nosotros, los españoles, casi la triplicamos. En Estados Unidos es del 6 %, seis veces menos que en algunas comunidades autónomas españolas. ¿Qué coño estamos haciendo? ¿Es que no sabemos ni siquiera copiar? ¿Es que, de verdad, somos tan tontos que van pasando los meses, los años, y no hay nadie capaz de enderezar de una puñetera vez este desaguisado social?

Hay momentos que te dan ganas de mandar todo a la mierda pero, menos mal que las pocas neuronas que no han sucumbido a la crisis global de valores (y de parné), nos mantienen esperanzados e ilusionados con que, en un futuro, esto cambie.

Alguien dijo una vez “El hombre maduro es aquel que ha sabido reconciliarse con su pasado”. ¡Joder, pues a mí me está costando un huevo!

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario