FIRMAS

PERIODISMO RETROSPECTIVO. Fidel Castro. Aniversario con fastos. Por Miguel Leal Cruz

El pasado día 13 tuvo lugar el aniversario del 88 cumpleaños  del líder cubano de ascendencia hispana (que no china ni rusa) Fidel castro. De su nacimiento nos habla él mismo que “tuvo lugar durante una noche de fuerte huracán” allá en Macanas, la finca familiar en el oriente cubano. De tal evento se constata la profusión mediática de muchos medios de comunicación del Orbe, digitales, televisados, o impresos, que han resaltado el acontecimiento en especial los de ideologías progresistas de izquierda, revolucionaria o próxima.

Por lo expuesto resulta apropiado recordar los avatares conducentes a la famosa revolución y de su principal valedor: un descendiente de español nacido en Cuba.

Es el protagonista principal para comprender la Cuba de la segunda mitad del siglo XX. Fidel Castro Ruz era hijo de un soldado español más, reclutado para la guerra contra los “mambises” cubanos, que, terminó con enfrentamiento y desigual guerra entre España y los Estados Unidos. Si bien, es el mismo que, en otro enfrentamiento más reciente (octubre de 1962) casi lleva al mundo al borde de una guerra nuclear, pero que hoy perdura por aplicación de un sistema utópico y dictatorial al frente de los designios de la isla cuyas estructuras puso de «patas arriba» desde 1959 y la que muy poco han variado más bien han decaído, a pesar de la vieja teoría revolucionaria y marxista que alimentó el proceso y que mantiene.

Este líder tan vinculado a la historia de Cuba desde los años cuarenta del pasado siglo ya apreciaba, según su discurso político, que la sociedad cubana estaba compuesta por unos pocos ricos poderosos y por una gran mayoría de desarraigados. Entre los primeros se encontraba su padre y la mayoría pobre en su mayor parte eran negros descendientes de esclavos importados por los criollos cubanos que habían trabajado en las plantaciones de azúcar desde los tiempos de la colonia española, pero donde no era extraño encontrar una gran cantidad de “isleños” o naturales de las Islas Canarias, con status a veces similar.

Fidel Castro (posiblemente, el segundo apellido Ruz, sea  desvío caligráfico en origen del de Ruiz, error tan típico en la caligrafía de los archivos y registros) es otro cubano-criollo más de entre aquellos descendientes españoles producto de ancestral emigración. De padre gallego y de madre de origen canario, según manifestó con orgullo en la visita efectuada a esta isla de Tenerife en 1997, así como a destacados investigadores y periodistas españoles, los canarios Zenaido Hernández, Carmelo y Martín Rivero, entre otros.

En mayo del 2000, en visita a este Archipiélago, el Ministro cubano de Asuntos exteriores recordó los orígenes maternos canarios de la madre de Fidel Castro, al propio Presidente del Gobierno de Canarias durante una visita oficial a este Archipiélago, e igualmente su hermano Raúl en Bahía en declaraciones a Efe durante encuentro internacional en la ciudad brasileña años ha. Sin embargo, en aras de la objetividad histórica,  y como precedente para entender las buenas intenciones (en principio) del proceso revolucionario que tendrá lugar a partir de la década de los años 50 pasados, consideramos como artífice que ha sido un cubano de pro como así se constata en su larga y atareada vida política, con aciertos y errores, siempre dedicada a su país desde la época de estudiante universitario hasta la actualidad.

La inmigración de gentes procedentes del norte de España, Andalucía y Canarias principalmente hacia Cuba, tienen lugar desde los mismos inicios de las colonias, establecidas en el Mar de las Antillas, pero que fue paulatinamente incrementada a lo largo de los cuatro siglos de dominación española en la Isla de Cuba. En una de las grandes oleadas de emigrantes gallegos a Cuba, la que tiene lugar en 1853, fue motivada por una terrible sequía que afectó a los cultivos de patatas (papas) y maíz (millo) que a su vez diezmaron los rebaños de la siempre verde Galicia.

Pero en la Gran Antillana, la más rica y cercana isla del Caribe, se necesitaba braceros para el interminable cultivo de caña en las haciendas azucareras. Los grandes detentadores del campo cubano, españoles y criollos, a más de algún que otro extranjero, continuaban importando esclavos negros, principalmente a través del puerto de Nueva Orleáns. Hasta que los mercados se abolieron, como consecuencia del triunfo de los nordistas, antiesclavistas, en la contienda civil yanqui-confederada, la economía, bajo el duro trabajo, continuó sin que con ello hubiera acabado tan terrible injusticia humana y social en la isla tropical, hasta casi treinta años después, ya próximo a la emancipación de España como colonia de ultramar. Estas circunstancias motivaron la gran afluencia de emigrantes gallegos, y de otras regiones de España, Canarias entre ellas, hacia Cuba, considerándose la llegada de un total de 800 mil entre 1853 y 1898.

El padre de Fidel Castro se asentó en el último cuarto del siglo. Ángel María Castro Arguiz, aparece nacido, según la partida de nacimiento registrada en el ayuntamiento de Láncara (Lugo) el 8 de diciembre de 1875, si bien el bautizo aparece el día 6, y que la anotación en el registro se demorara por los inconvenientes de la época. Otra causa, posiblemente, sea la costumbre de las familias por llevar a cabo las inscripciones cuando hubiera suficiente constancia de que el hijo se desarrollaba sano y con esperanza de vida, una vez superadas las primeras infecciones. En aquellos momentos los Castro eran gente humilde, dedicados al cultivo del campo como campesinos sin tierra, ya que se alquilaban como braceros, viviendo a expensas de los tenderos de las localidades cercanas, endeudados y sin porvenir. De ahí el alto número de emigrantes a toda América, especialmente a Cuba…

Aspectos del libro Canarias Cuba. Perspectivas.

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario

  • Son avatares propios de la decadencia biológica de nuestra propia existencia. Son 89 años de azarosa e intranquila por revolucionaria vida «al servicio del socialismo…», y por tanto se habrá de esperar declaraciones oficiales desde el mismo Gobierno cubano cuando proceda y llegue el momento. Pero los indicios apuntan a previsibles consecuencias en breve según dice algún que otro cubano residente fuera de Cuba. Parece. Opinión como autor de «Revolución Cubana y Prensa. Tres años decisivos» Ebook y en papel…