FIRMAS

Desempleo: lo que hay. Por Salvador García Llanos

En un informe elaborado por la Fundación 1 de mayo, de la central sindical Comisiones Obreras, se señala que, actualmente, hay 3.842.438 personas que no perciben prestaciones por desempleo. Toma como base el registro más reciente de la Encuesta de Población Activa (EPA) que contabiliza 5.616.011 desempleados. Si el número de parados que recibe alguna prestación es de 1.773.573 personas, la tasa de protección se eleva al 31,6%, que desciende 0,9 puntos con respecto al primer trimestre y 2,9 en relación al año anterior.

Esta es la otra cara de las estadísticas del desempleo, anticipadas a conveniencia por miembros del Gobierno, incluido el propio Rajoy, para argumentar el discurso de la recuperación económica basada en sus políticas, reforma laboral consignada, por supuesto. El cruce de datos, como se señala en el informe, al consignar como beneficiarios de prestaciones a personas que no se contabiliza como parados, favorece el resultado final. Y destaca el ejemplo: los demandantes ocupados a tiempo parcial que compatibilizan su trabajo con una prestación aparecen en el total de beneficiarios pero no entre los parados registrados.

Las cifras y los porcentajes, pues, son aún elevados, lo que significa que, independientemente de la legítima alegría que supone el acceso al mercado laboral de miles de personas, hay que ser cautos y nada triunfalistas a la hora de interpretar las estadísticas.

Que no extrañe, por tanto, la iniciativa parlamentaria de los socialistas en forma de Proposición No de Ley, consistente en una ayuda de 426 euros para parados sin prestaciones con hijos, extensible a otros colectivos que se hallen en situación de vulnerabilidad, como las víctimas de la violencia machista, personas con discapacidad y mayores de 45 años.

La medida, de prosperar, tendría carácter coyuntural por un período de seis meses prorrogables mientras la tasa de desempleo supere el 15%. La partida económica para financiar este subsidio saldría, según los promotores de la iniciativa, del ahorro de más de dos mil seiscientos millones de euros respecto a la cifra presupuestada para prestaciones por desempleo en los servicios públicos de empleo estatal. Este ahorro podría sumar seis mil millones de euros a finales del presente año.

Lo que hay: el problema del desempleo lo sigue siendo pese a las cifras que lo han mitigado a lo largo de los últimos meses.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario