FIRMAS Salvador García

Contradicciones de encuestas. Por Salvador García Llanos

Ya se sabe: en las encuestas, todo es relativo. Los expertos en manipularlas, que los hay, lo tienen cada vez más difícil, dada la volubilidad de la población consultada, pero siguen interpretando a su conveniencia. De aquí a mayo del próximo año, mes de elecciones autonómicas y locales, van a proliferar esos estudios demoscópicos, unos más creíbles que otros y todos con la intención de marcar tendencias, además de agradar a clientes que los han encargado. O sea, que preparémonos para unas cuantas entregas en las que no van a faltar contradicciones.

La reciente publicación del barómetro de julio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) nos sitúa frente a una de ellas. A la pregunta de cómo calificaría la gestión que está haciendo el Gobierno del Partido Popular, un 90,7% de respuestas sumaría las consideraciones de 23,7 (regular), 27,2 (mala) y 39,8 (muy mala), frente al 8.1 resultante de 7,5 (buena) y 0,6 (muy buena).

Sin embargo, cuando preguntan a qué partido votaría si mañana se celebrasen elecciones legislativas en nuestro país, un 12,8% se decantaría por el PP, es decir, el mismo partido cuya gestión al frente del Gobierno le inspiraría, sumadas las variables, más de un 90% de rechazo. Habrá explicación pero también, desde luego, contradicción.   

En la entrega del CIS, por cierto, aparece la intención de voto de Podemos que, con un 11,9%, se sitúa en segundo lugar, por encima del PSOE (10,6%) y ¡a menos de un punto! del partido gubernamental (12.8%). Llama la atención, por cierto, que la mayoría de los medios destaque el primer hecho y no el segundo.

Los registros de la encuesta del CIS correspondiente al pasado mes de julio, en fin, contradicciones interpretativas al margen, ponen de relieve que la política en España, en general, evoluciona de forma poco favorable y ha dejado de entusiasmar.    

No extrañen, pues, las contradicciones.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario